Medición de audiencias debe ser realizada por una institución independiente: expertos
El académico Gabriel Sosa Plata y Aleida Calleja, coordinadora de la organización Observacom, hablaron sobre el conflicto de radiodifusoras contra Radio Centro.

La medición de las audiencias de los diferentes grupos radiofónicos debería ser realizada por una institución independiente para garantizar que la información tenga credibilidad, afirmaron especialistas en comunicación.

En un desplegado Grupo ACIR, Imagen Radio, MVS, NRM Comunicaciones, Televisa Radio y Grupo Radiofórmula acusaron que Radio Centro, a través de su locutor Antonio Esquinca, ofreció dinero en efectivo “por contestar favorablemente encuestas de audiencias de Radio… recalcando que entre más escriban en esos diarios que escuchan dicha emisora, más dinero recibirán”.

Ante esto, el presidente de Radio Centro, Francisco Aguirre, los retó a someterse juntos a una auditoría de sus estudios de audiencia, llevada a cabo por un auditor independiente, con una metodología transparente y con la participación de la sociedad civil especializada en el tema de radiodifusión.

En entrevista para #AristeguiNoticias, el académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Gabriel Sosa Plata, recordó que actualmente las audiencias de los grupos radiofónicos son medidas por empresas privadas como INRA o Nielsen IBOPE, lo que ha dado lugar a conflictos como el de Radio Centro. 

“Tienen metodologías distintas y eso adquiere un sesgo distinto. Por ejemplo, Nielsen IBOPE se basan en un diario donde los miembros de familia anotan qué estación de radio escucharon”. En cambio, INRA se basa en encuestas que hacen en hogares y zonas de afluencia”, explicó.

Sosa Plata recordó que la “compra de audiencias” por parte de Radio Centro y otras empresas ha sido una práctica que se ha dado desde hace muchos años, a través de un mecanismo en el que los radioescuchas se registraban en una lista, con un papelito elegían a la persona, le llamaban y al contestar se hacían acreedores a un premio. “Es como la compra de votos”.

“¿Qué conductor tiene posibilidad de destinar dinero como si fuera suyo? Esto no se hace sin la autorización del grupo radiofónico, así que pongo en duda que haya sido iniciativa de Toño Esquinca”, como dijo el presidente de Radio Centro, añadió.

Ante esto, el analista de medios consideró que sería muy bueno el reto que lanzó Aguirre para que los grupos que dominan la radio lo asuman como una manera de defender sus propias mediciones.

Me parece que debería ser una institución independiente, que fuera una universidad pública como la UNAM, IPN y UAM, no lo dejemos a las consultoras que cobran enormes cantidades de dinero. Esto fortalecería la credibilidad en la industria radiofónica”, aseguró.

En este sentido, Aleida Calleja, coordinadora de Advocacy del Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia (Observacom), coincidió en que el estudio de las audiencias se realice por instituto independiente.

“En México esas mediciones las debería estar haciendo la UNAM o alguna otra universidad pública, de tal manera que eso permitiera regular el mercado y no ver lo que estamos viendo con este pleito de la industria”, dijo.

Sin embargo, añadió, habría que plantear que no es solamente un problema entre empresas sino del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

“Deberíamos de tener los mexicanos información confiable, cierta, de la medición de las audiencias, porque eso implica una información necesaria para la política pública, realmente el órgano regulador, el que tiene en sus manos toda la regulación de la radiodifusión, debería estar haciendo públicas las mediciones porque eso implica cuestiones de competencia, de repartición del mercado, incluso, cómo se establece la publicidad oficial“, abundó.

El gran problema, notó, es que el IFT le compra la información a las empresas que le hacen los estudios a sus regulados.

“Es un problema mayor que no tengamos claridad de la medición de las audiencias, de hecho casi es un secreto de Estado”, agregó.

Sosa Plata anticipó que el conflicto entre Radio Centro y las otras radiodifusoras no irá más allá. “No creo que vaya a ocurrir nada relevante”.

“Los grupos radiofónicos sí son competitivos en ciertos horarios, con ciertos conductores, en ciertos formatos pero sí se protegen mucho cuando alguna situación de riesgo pudiera afectar los intereses en general de la industria.

“Como aquí se trata de medir las audiencias, que es un tema muy importante, y que si hay algunos que quizás han levado prácticas que no son éticas pues a ver quién tira la primera piedra. Muchos de ellos también tienen prácticas muy similares y no quisieran entrar en esa dinámica porque los desgastaría”, detalló.

A continuación la entrevista completa con Gabriel Sosa Plata:



Temas relacionados:
IFT
México
Sociedad



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]