opinión*
Obispo Salvador Rangel: dejar de rezar y dialogar con el narco (Artículo)
El mundo al revés por Ernesto Villanueva
Foto: José Hernández/ Cuartoscuro

Por @evillanuevamx

Nadie en su sano juicio podría defender lo indefendible: el crimen organizado, los cárteles de la droga. No obstante, al margen de este principio básico, existen otros valores fundamentales: la vida, la integridad física y psicológica de los seres humanos.

El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, ha decidido dejar de rezar y pedir a su dios que la razón de la existencia del Estado (la convivencia pacífica y armónica de las personas en sociedad) tenga asideros en la realidad. No hay duda, debe tener fe, pero ha dado pasos que lo alejan de su zona de confort (¿se imagina alguien al impresentable Onésimo Cepeda, también miembro destacado de la Iglesia Católica, hacer algo por el interés público?) y lo colocan en el centro de un debate que debe estar alimentado de realidades objetivables y de una mirada más allá del simplismo formalista del derecho.

En efecto, el obispo Rangel Mendoza ha entrado en comunicación con una organización del crimen organizado (me imagino que la más importante de su diócesis) para generar viabilidad fáctica al proceso comicial. Un análisis inmediatista sostendría que el obispo Rangel Mendoza entra en una zona gris que podría cruzar la frontera de la legalidad al llevar a cabo las acciones que ha compartido con la opinión pública. Quizá esa reflexión podría tener sentido en Suiza o en los países nórdicos. No en México donde el Estado de Derecho se expresa en pequeñas islas en un mar propio del Estado de naturaleza de Hobbes. Vamos, hasta el propio secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, ha reconocido esta lamentable circunstancia por la que atraviesa el país. En sus labores de distensión, el obispo Rangel Mendoza ha informado que el cartel del crimen organizado acepta provisionalmente dar las garantías mínimas para que [email protected] y autoridades electorales puedan desplegar sus funciones en estos tres meses de cara a las elecciones del 1 de julio.

El cartel pone tres condiciones, a decir del obispo Rangel Mendoza: a) No ofrecer ni dar dinero a los electores; b) Destinar esos recursos a mejoras en las comunidades y c) Que [email protected] [email protected] cumplan sus promesas de campaña. Es increíble. Esos tres requisitos, que comparto plenamente, deberían ser parte de la experiencia cotidiana. Tan no lo son que se expresan ahora como demandas en un mundo al revés, donde lo obvio es en México razón y motivo de negociación. Resulta que el cartel tiene más sentido común y aprecio por la comunidad que [email protected] polí[email protected] y sus autoridades electorales que están en el sótano de la credibilidad y el reconocimiento público.

El obispo Rangel Mendoza deja la fuerza de su fe como único recurso y hecha mano de su capacidad de convocatoria. Es de suponer que su preocupación es la seguridad de la gente, en particular de su diócesis. Al mismo tiempo, empero, deja al descubierto la simulación de la narrativa política: a) No hay Estado de Derecho; b) las autoridades no garantizan nada y c) [email protected] [email protected] y [email protected], con las honrosas excepciones de siempre, tienen compromisos, pero no con los electores. Habrá que apoyar esta iniciativa pragmática del valiente obispo Salvador Rangel Mendoza. Aquí y ahora es una bocanada de aire puro en una comunidad contaminada por la corrupción, la simulación y la impunidad.

[email protected]

Ernesto Villanueva

Ernesto Villanueva hizo un postdoctorado en derecho en la Universidad Complutense de Madrid. Es doctor en derecho y doctor en comunicación pública por la Universidad de Navarra. Tiene un master en salud mental por la Universitat de Valencia y otro en Neurociencias con énfasis en psiquiatría por la Universidad Europea Miguel de Cervantes. Es licenciado en derecho por la Universidad Autónoma Metropolitana. Es Investigador titular C por oposición definitivo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Es miembro nivel 3 del Sistema Nacional de Investigadores de Conacyt. Su obra más reciente es "El derecho de armarse. Lo que todo mexicano debe saber sobre posesión y portación legales de armas de fuego en México”. Ediciones Proceso, 2017.

*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.


Temas relacionados:
Guerrero
Opinión
Sociedad


    Contenido Relacionado


  1. “La ley no se negocia”: Navarrete Prida ante reunión de obispo con narco
    abril 2, 2018 8:29 pm
  2. Guerrero: Matan a dos sacerdotes en ataque armado
    febrero 5, 2018 2:06 pm
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]