Arqueólogos mexicanos y norteamericanos estudian fenómenos culturales en frontera con EU
Por primera vez se exploran tres sitios del periodo intermedio de la Tradición Trincheras, cuya antigüedad va de 700 a 1300 de nuestra era.

Valle de Altar es un rincón de desierto en los tres mil 185 kilómetros que mide la frontera entre México y Estados Unidos. Ahí, donde se dividen Sonora y Arizona, investigadores mexicanos y norteamericanos exploran sitios como parte de un proyecto enfocado a conocer los fenómenos culturales ocurridos entre los dos estados desde hace unos 3 mil años.

El estudio “Movilidad, conectividad y etnogénesis en la Tradición Trincheras” lo dirigen arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de la Universidad de Binghamton, se informó en un comunicado.

Se trata del octavo proyecto arqueológico del equipo binacional en el desierto de Sonora. El primero se realizó en 1985 y estuvo enfocado al reconocimiento de sitios previamente registrados por otros arqueólogos en los tres valles (Magdalena, Altar y Concepción), con el propósito de seleccionar un área para posteriores investigaciones intensivas.

Foto: INAH

Foto: INAH

La arqueóloga del INAH-Sonora, Elisa Villalpando, explicó que se halló cerámica decorada de la Tradición Trincheras, ornamentos elaborados con conchas marinas procedentes del Golfo de California, lapidaria, fogones, hornos, casas en foso, tres entierros femeninos adultos y un cascabel de cobre.

Foto: INAH

Esos hallazgos podrían ser el indicador de un intercambio con poblaciones de las culturas de Occidente, tal vez vía las aldeas de Tradición Casas Grandes.

De acuerdo con Villalpando, la investigación binacional propone una nueva hipótesis para explicar la presencia de la cultura Trincheras en el Valle de Altar, a partir de una relación con las culturas de Occidente.

Las hipótesis manejadas antes del nuevo estudio plantean que Trincheras fue rama de la Tradición Hohokam, mucho más rural, empobrecida, de baja calidad de vida, resultado de una migración ocurrida pocos siglos antes de nuestra era y que llevó la vida aldeana desde Mesoamérica a la Cuenca de Phoenix.

Foto: INAH

Especialistas plantean que la migración introduce en las comunidades novedades culturales como creencias o convicciones, conocimiento y relaciones sociales.

A su vez los cambios establecen nuevas jerarquías, intensifican conflictos, alteran necesidades económicas y debilitan o fortalecen otros aspectos de las relaciones sociales.

De ahí que la investigación pretende conciliar dos formas de abordar un pasado común: la visión mexicana y la estadounidense.

(NTX-INAH)



Temas relacionados:
Cultura



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.