‘El punto flaco de todos los programas de lectura ha sido la escuela’: Juan Domingo Argüelles
El escritor asegura que el sistema educativo se ha cerrado de promover la lectura desde el aula.
(Redacción AN).

Por Héctor González

El pasado 27 de enero, el gobierno federal anunció la Estrategia Nacional de Lectura. El proyecto presentado por Andrés Manuel López Obrador se sostiene en tres ejes: reforzar la lectura en niños y adolescentes; brindar mejor y mayor acceso a los libros; y lanzar una campaña de promoción en medios comunicación.

Paco Ignacio Taibo II, actual encargado de despacho de la dirección del Fondo de Cultura Económica, precisó que como parte de la Estrategia realizará libros baratos y regalará títulos en sitios donde no necesariamente hay acceso a estos materiales.

Para el escritor Juan Domingo Argüelles, faltó precisión y detalles sobre la forma en que se trabajará. El autor de títulos como ¿Qué leen los que no leen?, Historias de lecturas y lectores y Antimanual para lectores y promotores del libro y la lectura, ediciones económicas no es suficiente y menos aún obsequiarlas. “Todo programa de lectura que no tome en cuenta a las escuelas y a las bibliotecas está destinado al fracaso”, advierte el especialista en entrevista.

¿Cuál es tu opinión sobre la presentación de la Estrategia Nacional de Lectura?

Esperaba algo más que los enunciados de una Estrategia que se sostiene en tres ejes vinculados a lo que se lee, la educación y la comunicación. Siendo sinceros esto ya se ha dicho antes. Cada sexenio se anuncia un programa de lectura y al final de cada administración nunca se informa sobre los logros alcanzados. Al hablar de una estrategia me imaginaba que serían más específicos, pero la verdad se habló de generalidades. El más concreto fue Paco Ignacio Taibo, quien adelantó la publicación de colecciones baratas y que llegarán a los sitios más recónditos del país, él sabe de esto y tiene experiencia. Pero el presidente parecía en otro mitin. No me parece muy trascendente hablar de lectura y poner como ejemplo la edición de la Cartilla Moral, de Alfonso Reyes, es más, recordemos que el mismo libro lo publicó y obsequió en 1982 la Asociación Nacional de Libreros.

¿Publicar libros a bajo costo qué tan efectivo es como parte de una estrategia de lectura?

El problema de la lectura es multifactorial y no necesariamente tiene que ver con el precio de los libros. Por muy baratos que sean, incluso si los regalas a personas que no están habituadas a leer, no conseguirás lectores. A lo más inundarás al país de publicaciones. Quien tiene dinero no necesariamente tiene la costumbre de comprar libros y mucho menos de leerlos.

¿Y regalar libros?

Regalar libros es un riesgo, es como la propaganda. Interesará a algunas personas, pero muchos terminarán en la basura. Taibo sabe de esto y es de ideas contundentes, pero cuando declaró que el Fondo de Cultura Económica no era una verdadera editorial me preocupé. Lo estimo mucho, pero entonces ¿qué es una verdadera editorial? El Fondo ha educado y ha iniciado en la lectura a mucha gente, el hecho de que antes no regalara sus libros no le resta mérito. Desde luego es plausible hacer ediciones baratas, pero regalarlas tampoco conseguirá que más personas lean.

¿Qué te hubiera gustado encontrar dentro de esta estrategia?

Menos generalidades y más precisión. Lo único que quedó claro fue lo dicho por Taibo, no está mal, pero no resuelve el problema.

Taibo se comprometió a abrir 130 librerías en el corto plazo. De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, existen en el país 1204 puntos de venta, lo que equivale a que no hay ni uno por municipio a nivel nacional.

Las librerías de barrio han desaparecido. Quedan las grandes cadenas, que son muy buenas, pero Gandhi, El Sótano o El Péndulo están hechas para quienes ya tienen un vínculo con la lectura. Sucede lo mismo con las de Educal y el Fondo de Cultura Económica. Por lo mismo, están ubicadas en donde existe clientela, es un asunto de mercado. Ahora, si de lo que se trata es de abrir librerías con materiales a precios populares, está muy bien, porque no veo que las existentes cambien su política comercial.

Bueno, Taibo ha declarado que Educal está quebrada y que cuando la adquiera el FCE se revitalizará.

Esa es una cuestión importante desde el punto de vista administrativo, pero no olvidemos que, en gran medida, la cultura estatal siempre se ha subsidiado. El FCE no se llama así por vender libros económicos, sino porque buscaba difundir títulos de economía que hasta entonces no llegaban a México, posteriormente diversificó sus intereses y temas. A partir de lo dicho por Taibo entiendo que los libros producidos por el Estado serán baratos, incluyendo las coediciones con los sellos privados, esto me parece perfecto, pero un gobierno tampoco puede instaurar el precio por decreto. Por otro lado, entiendo que habrá diversidad de intereses y temas en las publicaciones más accesibles, sería grave que estos títulos tuvieran una sola perspectiva ideológica o política.

¿Te preocupa que pueda haber una hegemonía ideológica en las publicaciones del Estado?

No, porque las instituciones perduran más allá de las personas. Confío en que Taibo creará una nueva forma de hacer libros. No creo que se pueda acotar la gran variedad de intereses que maneja el Fondo de Cultura Económica. Ojalá todos los libros pudieran ser más baratos, pero no es posible.

¿Se puede conciliar la crítica de Taibo al carácter elitista del FCE con el planteamiento de ediciones populares y accesibles?

Cuando se habla de cultura hay que distinguir entre diversos niveles. En sus Notas hacia una definición de la cultura, T. S. Eliot distingue que el concepto antropológico de la cultura abarca todas las posibilidades de creación del ser humano, pero que obviamente en todo país existe una cultura más sólida, hoy denominada elitista y que implica la máxima aspiración del ser humano. No puede dar lo mismo Stephen King que Flaubert o Tolstoi. Por supuesto hay libros de todo tipo, pero es innegable que todas las culturas aspiran a un refinamiento. No se trata de empobrecer a nadie, sino de conseguir que las personas de niveles más bajos lleguen a esa cultura. Creo que esa debería ser la aspiración de una política de lectura. Como decía Daniel Pennac, la lectura es una afición de minorías, pero una minoría a la que todos podemos pertenecer. No se trata de alcanzar la equidad haciéndonos pobres a todos, sino al revés, conseguir la equidad haciendo que todos alcancemos la riqueza.

¿Consideras benéfico que el Fondo de Cultura Económica agrupe a Educal y a la Dirección General de Publicaciones?

Creo que cada cual tiene una vocación diferente y en este sentido veo más factible la cohesión o sinergia entre Educal y la Dirección General de Publicaciones, que entre el FCE y las otras dos. La vocación del Fondo es la de una editorial que atiente a públicos diversos en gustos e intereses y con un refinamiento superior a lo que sucede con la Dirección General de Publicaciones, cuya vocación incluye títulos buenos, pero incluso menos especializados. En este sentido, Educal surgió con la idea de dar salida a la producción de la DGP, que no siempre llega e interesa a las grandes librerías. En cualquier caso, ni éstas ni las librerías del FCE se podrían sostener sin los materiales de las editoriales privadas.

La Estrategia Nacional de Lectura necesita pasar por el sistema educativo, ¿qué pendientes ves en esta área?

Desde hace tiempo he hecho un llamado para que los promotores de lectura lleguen a las aulas. Históricamente el punto flaco de los programas de lectura ha sido la escuela. Hay bastantes profesores a quienes les gusta la lectura, pero también hay muchos a los que no. Me preocupa ver cómo el sistema educativo se ha ido cerrando a la posibilidad de que se promueva la lectura desde el aula. Si se le van a regresar los privilegios al SNTE y a la CNTE no podremos ser optimistas sobre lo que a partir de las escuelas se pueda hacer por la lectura. Todo programa de lectura que no tome en cuenta a las escuelas y a las bibliotecas está destinado al fracaso.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.