Nuevas revelaciones sobre el fatídico vuelo del Chapecoense
Bolivia suspendió el jueves los permisos de operaciones de la aerolínea Lamia. Un informe revela que a la tripulación se le advirtió que el combustible no era suficiente.

Se reproduce un fragmento de la nota de J. C. Salinas / C. Peña y Lillo, publicada por El Deber de Bolivia:

Por 5 observaciones avión de LaMia no debía volar
Tragedia. La nave solo tenía la cantidad de combustible suficiente para llegar hasta su destino y no había previsto posibles demoras durante el vuelo

El plan de vuelo presentado por la aerolínea LaMia Corporation –cuyo avión se estrelló el lunes en Medellín acabando con la vida de 71 personas-, tenía observaciones que debieron haber evitado que la nave salga del aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz y termine provocando una tragedia que todavía sacude al mundo.

Antes de que el avión partiera, el documento que entregó el despachador de la empresa LaMia, Álex Quispe (uno de los siete tripulantes del avión que fallecieron), tuvo al menos cinco observaciones hechas por Celia Castedo Monasterio, funcionaria de Aasana Viru Viru, que estaba de turno en las oficinas donde se revisan todos los planes de vuelo. La encargada indicó que la autonomía de vuelo no era la adecuada, que faltaba un segundo plan alterno, que el informe fue mal llenado y que era necesario hacer cambios.

EL DEBER accedió al informe que presentó Castedo, donde hace conocer las observaciones que hizo al plan de vuelo de LaMia. Allí describe sus cuestionamientos y las respuestas que le dio Quispe una hora antes de que el avión decolara de Viru Viru, transportando 22 periodistas, 22 dirigentes y acompañantes del equipo de fútbol, 22 integrantes de la plantilla del Chapecoense y nueve miembros de la tripulación.

La principal observación que hizo la funcionaria de Aasana tuvo que ver con el tiempo de vuelo previsto entre Santa Cruz y el aeropuerto de Medellín, que era igual a la autonomía de combustible que tenía la aeronave.

De acuerdo con los documentos, el tiempo estimado en ruta era de 4 horas y 22 minutos. El mismo tiempo que se registró para la autonomía de vuelo de la nave, aspecto que nunca debería ser igual.

Un comandante de aviación, con 31 años de experiencia, dijo que este es un error que no lo debe cometer nunca un piloto, ya que esta información equivale a decir que el avión volará con la cantidad justa de combustible para llegar al destino programado, ni un minuto más, ni un minuto menos.

“Cuando se hace un plan de vuelo, se debe contemplar la carga de combustible que alcance para llegar desde nuestro punto de despegue hasta el punto de destino. Además, se debe contemplar el tiempo que demoraría llegar a un aeropuerto alterno en caso de emergencia o recarga de combustible, sumado a 45 minutos de autonomía en el aire ante cualquier eventualidad”, apuntó el experimentado piloto, que calificó lo ocurrido como una cadena de errores que comenzaron desde el momento en que la nave estaba parada en la pista de Viru Viru e hizo un plan de vuelo imposible de aprobar.

El documento de Celia Castedo describe la conversación que tuvo con el despachador de LaMia con respecto a este tema y asevera en su redacción que Quispe le dijo que el capitán del vuelo, Miguel Quiroga (fallecido en el accidente), le había dado esa información y que el tiempo les alcanzaría.

Incluso la operadora de Aasana coloca en su informe una respuesta textual de Quispe a sus observaciones sobre este punto y dice: “No señora Celia, esa autonomía me han pasado, nos alcanza bien… Así nomás lo presento, lo hacemos en menos tiempo, no se preocupe. Es así nomás, tranquila, eso está bien, ahí nomás déjemelo”.

(Leer completa en El Deber)



Temas relacionados:
Accidente Chapecoense
Colombia



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]