Millonarios sobrecostos y probable corrupción, halla ASF en contratos de universidades y gobierno
300 mil pesos terminaron en la bolsa de un funcionario de la Sagarpa gracias a un convenio que firmó la dependencia con una casa de estudios.
(Foto: Facebook/Universidad Autónoma de Zacatecas).

Sobrecostos millonarios, probables hechos de corrupción y pagos injustificados son algunas irregularidades encontradas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en contratos firmados entre universidades públicas y dependencias federales.

En su segunda etapa del Informe de Resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública de 2016, la ASF reveló anomalías por montos que van de los 106 mil 900 pesos que pagó la UNAM por computadoras que no usa, hasta los 300 mil pesos que terminaron en la bolsa de un funcionario de la Sagarpa tras una triangulación con empresas y una casa de estudios.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) firmó un contrato con una universidad -cuyo nombre no menciona la ASF- para dar cumplimiento al Programa de Productividad Rural.

Sin embargo la universidad subcontrató el 76.4 por ciento de los servicios y efectuó retiros de su cuenta bancaria a favor de dos personas físicas por 3 millones 800 mil pesos para el pago de materiales de oficina, alimentos, combustibles, pasajes terrestres y honorarios, entre otros,  sin acreditar que estos gastos estuvieran vinculados con lo pactado en el contrato con la Sagarpa.

“Además, se comprobó que una vez pagados los servicios subcontratados, las empresas realizaron transferencias por 9 millones 217 mil 900 pesos a un beneficiario que coincide con una de las dos personas físicas a las que también la universidad emitió cheques a su favor y éste a su vez transfirió 300 mil pesos y 2 millones 720 mil 800 pesos a un servidor público adscrito a la Sagarpa y a dos servidores públicos de la universidad, respectivamente”, afirmó la ASF.

Sobrecostos, mentiras y viajes al extranjero

La Sagarpa, junto con la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) firmó también contratos con la Universidad Politécnica del Sur de Zacatecas (UPSZ), pero ésta no contó con la capacidad técnica, material, humana ni financiera para cumplir con ellos por lo que subcontrató el 100 por ciento de los servicios pactados. Los servicios subcontratados por la UPSZ ascendieron a 154 millones 796 mil 500 pesos.

Se identificó un sobrecosto de 37 millones 452 mil 500 pesos, determinado entre el monto que la universidad cobró y lo que se comprobó que pagó a los prestadores de servicios y otros gastos incurridos.

Además la universidad pagó 8 millones 692 mil 100 pesos a 78 prestadores de servicios que no se vinculan con ninguno de los Convenios, Anexos Técnicos ni Contratos suscritos con la Conapesca y la Sagarpa.

La Universidad Tecnológica de Salamanca (UTS), en Guanajuato, suscribió nueve convenios y contratos con el gobierno federal y estatal para la prestación de diversos servicios por los que recibió un monto total de 639 millones 741 mil 900 pesos y se declaró con la capacidad técnica, humana y financiera para cumplir con ellos.

Posteriormente contrató a 17 prestadores de servicios, 7 empresas, un organismo descentralizado y a 59 becarios, lo que representó el 78.5% de subcontratación.

La ASF confirmó que la UTS pagó a los prestadores de servicios y empresas subcontratadas, sin embargo la universidad no presentó la documentación que acreditara la realización de los servicios y se verificó que los terceros contratados transfirieron los recursos obtenidos a otras personas físicas y morales.

La Universidad Autónoma de Zacatecas “Francisco García Salinas” (UAZ) fue contratada por la Secretaría de Desarrollo Social y no sólo pagó a un tercero 6 millones 623 mil 900 pesos por servicios que ya no eran necesarios, sino que gastó 31 mil 700 pesos en viáticos al extranjero y 16 mil 300 pesos en boletos de avión internacionales sin que el convenio firmado con la Sedesol incluyera actividades fuera de México.

También la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) estuvieron involucradas en anomalías, de acuerdo con los hallazgos de la ASF. Ambas fueron contratadas por la Comisión Nacional del Agua, pero no acreditaron tener la capacidad para cumplir con los servicios requeridos.

La casa de estudios michoacana subcontrató más del 49 por ciento de los servicios con ocho empresas y no realizó las contrataciones de acuerdo con la ley. Pagó 10 millones 79 mil 200 pesos por productos de los que no se tiene evidencia de su elaboración ni de su entrega.

Entre otras cosas las empresas elaboraron  manuales, pero sus textos coinciden con los de diversas obras, libros y compilaciones, editados y publicados en otros países y en años anteriores.

Sobre la UNAM la ASF detectó 30 equipos de cómputo, asignados en seis planteles, los cuales no se utilizan y por los que se estiman pagos injustificados por 106 mil 900 pesos.

Irregularidades reiteradas

La ASF detectó que durante 2016 las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal persistieron en la práctica de celebrar contratos y convenios con universidades públicas, para no hacer licitaciones públicas, donde tendrían que competir varias empresas.

Este esquema permite a las dependencias simular contratos con terceros, lo que ha provocado el desvío de recursos públicos y el incremento de los gastos.

La Auditoría Superior de la Federación determinó que, por las irregularidades detectadas en los convenios y contratos suscritos entre dependencias federales y las universidades ya mencionadas, podrían recuperarse al menos 113 millones 621 mil 900 pesos.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]