Condonaciones 2007-2015 demuestran un acuerdo sistémico entre la élite política y económica en México: Fundar 
"Las amnistías fiscales no pueden ser política de Estado, no pueden ocurrir cada seis años y así ocurrieron durante tres sexenios", dijo el abogado Iván Benumea.

Hace 10 años el equipo del Centro de Análisis e Investigación Fundar cuestionó el “secreto fiscal”, una figura dentro de las leyes fiscales mexicanas que permitía al SAT no revelar la información sobre los contribuyentes. “Cuando detectamos ese rasgo de opacidad en la política fiscal, iniciamos un litigio estratégico en el que exigimos que la información sobre las personas a quienes se les condonaban impuestos se hiciera pública“, señaló el abogado Iván Benumea. 

En entrevista para Aristegui En Vivo, Benumea y la directora Ejecutiva de Fundar, Haydeé Pérez, informaron que a pesar de que la batalla de Fundar llegó incluso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y que durante el proceso surgieron algunas reformas legales que comenzaron a limitar el significado de “secreto fiscal”, fue hasta 2014 que éste se modificó con el fin de dar a conocerla información sobre las personas a quienes se les condonan impuestos y se les cancelan otros tipos de deudas fiscales de 2007 a 2015. 

Con base en la información revelada el pasado martes, Fundar concluyó que durante ese periodo, se entregó una amnistía fiscal equivalente a $172,335,775,366 a 7,884 contribuyentes. Sin embargo, Benumea describió el litigio como “complicado”, pues a pesar de que un juez falló a su favor hace un par de años, “el sector empresarial y los grandes contribuyentes del país se comenzaron a amparar en contra de la resolución que nos dio la razón”.

Actualmente hay 201 contribuyentes amparados. Lo que ellos buscan, detalló el abogado, es “que no se revelé cuánto fue lo que se les condonó a estas grandes empresas. Sabemos que en promedio a estas empresas se les condonó 500 mdp y estos montos son muy grandes, por lo que si estuvieran en la lista que ayer se nos entregó, entrarían entre los 40 contribuyentes con las mayores condonaciones”.


Haydeé Pérez explicó que hay dos motivos por los que 201 contribuyentes se ampararon y el primero está relacionado con que consideran que su información debería estar protegida por el secreto fiscal. Mientras que “el otro grupo lo hizo por considerar que no les fue garantizado su derecho de audiencia. Es decir, que el INAI no les dio la oportunidad de escuchar sus argumentos sobre la afectación que la revelación de esta información pudiera tener para su prestigio, negocios, etcétera”.

Expuso que de ese segundo motivo, ya se resolvió una contradicción de tesis en la que se señala que no hay necesidad de garantizar derecho de audiencia a los contribuyentes para revelar este tipo de información. “La contradicción de tesis resuelve que no es necesario garantizar derecho de audiencia, que la información por el interés público que tiene, debe ser información conocida por la ciudadanía”, señaló Pérez.

La directora Ejecutiva de Fundar aseguró que con ese fallo, el grupo de contribuyentes que a la fecha están amparados “en realidad lo perderían y eventualmente conoceríamos la información“. Haydeé Pérez  agregó que por ende, parte del acuerdo alcanzado con el Servicio de Administración Tributaria incluye que “nos enviarán cada primer día del mes la información relativa a los amparos que se queden sin sustancia o terminen, nos entregarán como esta base de datos“.

Respecto a los dichos del expresidente Felipe Calderón, quien señaló no estar relacionado con las condonaciones y cancelaciones fiscales realizadas durante su administración, Iván Benumea explicó que la Ley de Ingresos 2007, en la que efectivamente se estableció un programa de condonación masiva o amnistía fiscal, “fue presentada por Calderón y aprobada por las Cámaras”. 

“Las amnistías fiscales han sido una política de Estado, es decir, no importa qué gobernante esté en el poder, todos lo hacían hasta este sexenio que ya va a concluir. Lo que sucede con las amnistías es que son complicadas de entender pero al final del día benefician a quienes no pagaron impuestos o no los declararon“, agregó.

A pesar de que casa amnistía resulta distinta, el abogado de Fundar explicó que el impacto a las finanzas públicas ha sido muy importante. “Las amnistías fiscales no pueden ser política de Estado, no pueden ocurrir cada seis años y así ocurrieron durante tres sexenios”, dijo. Benumea agregó que al ocurrir de esta manera, los contibuyentes, al saber que se les perdonarán los pagos, no pagaban las deudas acorde a su esquema fiscal.

“Creo que la administración actual ha tomado una posición clara y contundente respecto a este tipo de figuras fiscales usadas de manera masiva y sin transparencia ni rendición de cuentas en gobiernos pasados”, aseguró Haydeé Pérez. Agregó que lo que actualmente se hizo público es una política de Estado que no escapa a ningún sector, hay artistas, clubes deportivos, empresas, políticos, que realmente lo que vemos es un acuerdo tácito, sistémico, de la élite económica y la política para beneficiarse mutuamente a cambio de algunos privilegios que no conocemos.








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.