Tiroteo en Texas intensifica presión en el Congreso por un mayor control de armas
El presidente Trump desestimó que la medida de revisión de antecedentes hubiera hecho algún cambio en el tiroteo registrado en Odessa, Texas.
Foto: Reuters

Luego del tiroteo en Odessa, Texas, en donde siete personas murieron y 22 más resultaron heridas el pasado 31 de agosto, los demócratas urgieron al presidente Trump y a los republicanos en el Congreso por lograr un mayor control de armas en Estados Unidos.

La presión de la bancada demócrata llegó luego de que el mandatario calificó al atacante como “una persona muy enferma” y desestimó que la verificación de antecedentes, una de las opciones para fortalecer el control de armas en el país, hubiera hecho alguna diferencia.

“Si se toman en cuenta los últimos cuatro o cinco años, incluso retrocediendo hasta siete años, medidas tan fuertes como la verificación de antecedentes no habrían detenido los hechos”, dijo Trump frente a la prensa.

El tiroteo en Odessa tuvo lugar a pocas semanas de la tragedia ocurrida en El Paso, Texas, en donde 22 personas murieron y 24 más resultaron heridas; también surge a días del ataque en Dayton, Ohio, en donde nueve personas perdieron la vida.

En aquel periodo, Trump expresó disposición a considerar la verificación de antecedentes como una de las primeras medidas para tener mayor control de armas en el país. Al respecto, el senador Mitch McConnell, el líder republicano, prometió un debate en el Senado una vez que se reanudaran las actividades luego del periodo vacacional.

La fecha de llamado para el Senado está programada para el próximo 9 de septiembre. A raíz de los tiroteos en El Paso y Dayton, los funcionarios de la Casa Blanca han estado en silencio en conversaciones bipartidistas con senadores que apoyan la ampliación de las verificaciones de antecedentes y las llamadas leyes de bandera roja.

Durante una reunión informativa sobre huracanes en la sede de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias el domingo por la tarde, Trump agradeció a los elementos de seguridad que participaron en detener el ataque en Odessa.

“Fue una situación muy triste y mala, pero siempre pudo haber sido peor“, dijo el presidente de Estados Unidos. No obstante, aseguró que su administración está “comprometida a trabajar con el Congreso para detener la amenaza de ataques masivos”.



Temas relacionados:
Estados Unidos
Mundo
Seguridad





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.