Publicidad oficial se volvió mecanismo perverso; discusión de la ley, una burla: Artículo 19
Hay medios de comunicación que dependen hasta en un 80% de publicidad oficial y "nadie muerde la mano que le da de comer": Ana Cristina Ruelas.

La publicidad oficial “se ha vuelto un mecanismo perverso” que se utiliza para hacer proselitismo, y la supuesta discusión que se realizó en el Congreso para aprobar una ley que la regule “fue una simulación”, afirmó Ana Cristina Ruelas, directora de la organización Artículo 19.

“Nadie fue avisado con tiempo para participar en estas audiencias públicas. Fue una simulación, una burla para la sociedad civil“, dijo.

En entrevista para #AristeguiEnvivo, recordó que una de las promesas de campaña de Enrique Peña Nieto fue generar un órgano autónomo para regular publicidad oficial.

Sin embargo, la iniciativa impulsada por el PRI, que podría ser aprobada este martes por diputados, no sólo no recupera el análisis de las 17 iniciativas que se encuentran en el Congreso ni cumple con ningún estándar internacional en materia de regulación de publicidad oficial y libertad de expresión sino que podría regularizar las malas prácticas.

“La publicidad oficial se utiliza para implantar narrativas oficiales en el imaginario colectivo, el debate público no es un debate real porque al final el Estado está haciendo que los medios repliquen lo que ellos quieren que la ciudadanía conozca. La publicidad oficial lo que genera es información sesgada, información parcial hacia el Estado”, explicó.

De acuerdo con Ruelas, actualmente la publicidad oficial “es utilizada para promover figuras públicas, ‘yo pago a los medios para que utilicen la narrativa del gobierno’, y en esta narrativa es el proselitismo… Esto es lo que hace la publicidad oficial y al final la ciudadanía no puede reconocer las opiniones de las columnas o de los articulados, si hay o no dinero detrás”.

Desgraciadamente en México los medios dependen hasta en un 80 por ciento de la publicidad oficial y realmente nadie muerde la mano que le da de comer. Si sabemos que el mayor ingreso de los medios es la publicidad oficial, pues entonces sabemos que quien realmente dicta las líneas editoriales es precisamente el gobierno, y en ese sentido, lo que es muy preocupante dentro de esta iniciativa es que se reconoce que en las campañas de comunicación social pueden hablar de los logros del gobierno, es decir, hacer proselitismo, tal cual, que es exactamente lo que dice la Constitución que no se puede hacer”, añadió.

Sin embargó, la directora de artículo 19 consideró que la publicidad oficial es muy necesaria, ya que es un mecanismo de rendición de cuentas y de comunicación entre el gobierno y los ciudadanos.

“Por ejemplo, necesitamos saber en una zona mazateca cuándo va a haber una campaña de vacunación y a dónde acudir para vacunar a nuestros hijos. El problema es que actualmente en lugar de decirnos a dónde acudir para vacunarlos, nos dicen que se vacunaron a 50 mil personas y que erradicó la enfermedad más extraña del planeta”, expuso.

“Ese es el tipo de cuestiones por las cuales la publicidad oficial se vuelve un mecanismo tan perverso, y que al final termina impactando en la contienda electoral, porque durante 6 años se genera una sobre exposición de funcionarios públicos” que pone en desventaja al resto de los candidatos, observó.

Ruelas lamentó que el tema de la publicidad oficial no esté siendo debatido, ya que eso sería clave para alcanzar una verdadera democracia.

No se puede hablar de democracia mientras los medios se encuentren sujetos a una coptación y censura sutil, constante e indirecta, y de esa manera, es que al final cada uno de los funcionarios públicos que aspiran a crecer saben que pueden utilizar la publicidad oficial para llegar a sus aspiraciones políticas”, agregó.

A continuación la entrevista completa:



Temas relacionados:
México
Partidos Políticos
Sociedad



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.