‘Inminente el debate y la regularización de los contenidos en redes sociales’: especialista Carlos A. Jiménez
El autor de ‘Neointeracción. Cómo funcionan las redes sociales’, precisa que el ciudadano debe tomarse tiempo para analizar y corroborar la veracidad de los contenidos que circulan en internet.
(Lectorum).

Guste o no, las redes sociales se han convertido en un censor de la manera en que nos relacionamos, así lo piensa Carlos Augusto Jiménez Zarate (1977), autor de Neointeracción. Cómo funcionan las redes sociales (Lectorum). El investigador y académico, ubica al #MeToo como un movimiento red al que le recomienda pasar a otro escenario, una asociación formal por ejemplo, para que no se desvirtúe.

Para el también autor de Redvolución, estamos en la antesala de un debate sobre la regulación de los contenidos que circulan en redes sociales, pero advierte que este diálogo deberá ser consensuado para evitar caer en la censura.

¿De qué manera las rede sociales están marcando nuestra relación con la realidad?

Las redes sociales reflejan una nueva interacción social. Además de ser un termómetro o un censor, marcan nuestra manera de relacionarnos. El caso de Armando Vega-Gil es significativo, aunque no es el primero de alguien que anuncia su suicido en redes. Las redes reflejan también la forma en que respondemos ante los retos y ciertas situaciones límites. Por otra parte, el #MeToo es un movimiento red y este tipo de movilizaciones son cada vez más frecuentes. Sin embargo, aquí el punto a revisar desde una perspectiva comunicativa es la denuncia anónima. Cuando se trata de una manifestación contra el abuso de poder de un gobierno, la mayoría de las denuncias son anónimas, aunque poco a poco esta tendencia va cambiando.

Pero en una era donde abundan las fake news, ¿deben controlarse?

Hay estrategias de marketing que se sostienen en fake news o en hechos que parecen verdad. Me parece que los ciudadanos necesitamos una posición más crítica. A la hora de hacer surfing digital debemos verificar hechos y fuentes, de lo contrario abonamos a conceptos como la posverdad. No podemos subirnos al tren de la tendencia así no más, hay que detenernos y pensar. Un retuit o un “compartir” es celebrar la importancia del contenido.

¿Las denuncias anónimas desacreditan a los movimientos red?

Los primeros movimientos red, como la Primavera árabe o los indignados, se hicieron de manera anónima y posteriormente los participantes dejaron ver su rostro. Es interesante que las personas se tomen tan en serio las denuncias anónimas, cuando lo válido sobre todas las cosas es el uso de los canales de la justicia. Aunque no se confíe en el sistema judicial es necesario sentar el antecedente de la denuncia legal.

Aunque la mayoría de los movimientos red son una reacción a la desconfianza en la autoridad o a un vacío de poder.

Desde luego. Una de las principales características de los movimientos red es la autoorganización. Las personas dejan de lado a las instituciones públicas tal y como sucede con las autodefensas. Está claro que el movimiento #MeToo ha optado por esta vía, pero creo que como ciudadanos necesitan ir más allá. Los movimientos red después de una primera fase de autoorganización deben pasar a una instancia formal como una asociación u organización. Si no encuentran eco a nivel nacional se de puede hacer llamados a instancias internacionales. Me parece que el debate en este sentido en inminente.

¿Te refieres a regular las denuncias anónimas a fin de detectar la difamación?

Twitter y otras redes trabajan en la detección de cuentas de trolls o bots, pero es tal su cantidad que es difícil combatirlas. Incluso, evolucionaron a lo que se llama cybertrolls, cuentas semi automatizadas que pueden generar discusiones de tipo real para después viralizarlas y convertirlas en tendencia.

¿Se pueden/deben controlar vía legal?

Ya hubo una ley Twitter en la época de Duarte en Veracruz, pero la Suprema Corte la desechó por inconstitucional. En Monterrey se promovió una ley contra el cyberbullying, pero los activistas detectaron que había una intencionalidad de censura. Antes de pensar en legislar se necesita un debate social para llegar a un acuerdo consensuado porque lo que sí es un hecho es que se necesitan regular tanto las cuentas falsas como los contenidos falsos porque de un momento a otro migraremos a una ciudadanía digital, donde nuestra información estará en una cédula digital ligada a nuestras redes sociales. No podemos perder tiempo y necesitamos debatirlo, porque las leyes actuales ya quedaron rebasadas.

¿Cuál es la línea de separa la regulación de la libertad de expresión?

Es muy difícil marcar y controlar esa línea. En la red podemos encontrar a millones de personas y no a uno o dos grandes medios como sucedía en la época de Díaz Ordaz.

¿Hay algún país que tenga algún tipo de regulación adecuada en este tema?

En Estados Unidos, la Universidad de Indiana ha desarrollado aplicaciones para que los ciudadanos puedan verificar noticias, incluso en México ha habido ejercicios, pero al final corresponde a la gente tomarse el tiempo para hacerlo. Nuestro país es uno de los lugares insignia de Facebook. Lo que se hace viral en esa red social es visto por millones de personas. Antes de una regulación, necesitamos una autorregulación fundada en la educación. A los niños incluso, habría que enseñarles que no todo lo que ven en el celular es real y antes de asumirlo como verdadero deben corroborarlo. Sin educación, un celular es un arma de destrucción informativa.

¿Nos guste o no es inminente la regulación?

Nos guste o no es inminente, por eso es mejor comenzar un diálogo y un debate para llegar a un verdadero acuerdo social porque la finalidad no debe ser la censura, sino la emisión de contenidos documentados y verificables. Se necesita eliminar el acoso y el cyberbulling, pero es verdad que es una línea muy delgada la que divide la censura de la libertad de expresión.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
Redes sociales
Sociedad





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.