“No tengo derecho a fallar”
El presidente aseguró que durante su administración, los delitos electorales se castigarán con cárcel, sin derecho a fianza y la corrupción será un delito grave.

Este sábado, minutos después de las 11 de la mañana, Andrés Manuel López Obrador llegó a la sede de la Cámara de Diputados donde rindió protesta como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

“No tengo derecho a fallar. Nada material me interesa ni me importa la parafernalia del poder, siempre he pensado que el poder se debe ejercer con sabiduría y humildad. Estoy concierte de la gran expectativa que existe entre los mexicanos. Soy optimista y creo que vamos a salir bien, vamos a enfrentar bien los grandes problemas nacionales porque creo en mi pueblo”, dijo.

Tras saludar al presidente Enrique Peña Nieto, el nuevo mandatario tomó protesta ante los legisladores.

Porteriormente, Peña Nieto entregó la banda al presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz-Ledo, para que le fuera colocada al nuevo mandatario.

En su discurso, López Obrador reiteró su agradecimiento al expresidente por respetar la voluntad del pueblo al no intervenir en las pasadas elecciones del 1 de julio.

Señaló que a partir de este sábado se llevará a cabo una transformación pacifica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical, “porque se acabará con la corrupción y la impunidad que impiden el renacimiento de México”.

Recordó que “en la Independencia se luchó por abolir la esclavitud y alcanzar la soberanía nacional; en la Reforma, por el predominio del poder civil y la restauración de la República, y en la Revolución nuestro pueblo y sus extraordinarios dirigentes lucharon por justicia y democracia”, por lo que corresponde al próximo gobierno “convertir la honestidad y la fraternidad en una forma de vida”.

El mandatario sostuvo que “el sistema en su conjunto han operado para la corrupción, el poder político y económico se ha nutrido mutuamente y se ha implantado como modus operandi robo de los bienes del pueblo y de las riquezas de la Nación”. 

En estas últimas tres décadas, expuso, “las máximas autoridades se han dedicado, como en el Porfiriato, a concesionar el territorio y a transferir empresas y bienes públicos, incluso funciones del Estado a particulares nacionales y extranjeros: el plan del nuevo gobierno es acabar con la corrupción y la impunidad”.

Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentismo, es la causa principal de la desigualdad económica y social, inseguridad y violencia que padecemos”, dijo.

Ante esto, dijo que en su mandato habrá una clara separación de los poderes económico y político. “El gobierno ya no será un simple facilitador para el saqueo como ha venido sucediendo, ya el gobierno no va a ser un comité al servicio de una minoría rapaz, representará a ricos y pobres, creyentes y libres pensadores, a todos mexicanos y mexicanas, al margen de ideologías, orientación social, nivel educativo o posición socioeconómica. Habrá auténtico Estado de Derecho”.

Añadió que a partir de 1983 a la fecha “la economía ha crecido en 2 por ciento anual, y por ello, tanto por la tremenda concentración del ingreso en pocas manos, se ha empobrecido a la mayoría de la población hasta llevarla a buscarse la vida en la informalidad, migrar masivamente del territorio nacional o a tomar el camino de las conductas antisociales”.

En ese sentido, afirmó que “la política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida publica del país. La reforma que nos dijeron vendría a  salvarnos, sólo ha provocado una caída en la producción de petróleo e incremento de gasolinas, diésel, gas y electricidad”.

Recordó que cuando fue aprobada la reforma, se aseguró que en este año México produciría 3 millones de barriles diarios, pero “la realidad es que estamos extrayendo sólo un millón 763 mil barriles diarios, es decir, 41 por ciento de lo estimado y con tendencia  a la baja”.

Al mencionar que el salario mínimo en México es uno de los más bajos del planeta, expuso que “en el periodo neoliberal nos convertimos en el segundo país del mundo con mayor migración”.

López Obrador reiteró que como presidente no perseguirá a exmandatarios y otros políticos por actos de corrupción, aunque aclaró que como todos los asuntos de la vida pública del país, este tema será sometido a consulta.

No voy a perseguir a nadie porque no apostamos al circo ni a la simulación, queremos regenerar de verdad la vida publica de México. Además, siendo honestos, si abrimos expedientes dejaríamos de limitarnos a buscar chivos expiatorios y tendríamos que empezar de mero arriba, tanto en el sector público y privado. No habría juzgados ni cárceles suficientes, y lo más delicado y serio, meteríamos al país en un dinámica de fractura, conflicto y confrontación, lo que implicaría tiempo, energía y recursos que se van a necesitar para construir una nueva patria”, detalló.


Si bien dijo que se pueden castigar los errores del pasado, consideró que lo fundamental es evitar los delitos del porvenir, por lo que propuso al pueblo de México poner un punto final a este horrible historia y empezar de nuevo. “En otras palabras, que no haya persecución a funcionarios del pasado y que las autoridades encargadas desahoguen en absoluta libertad los asuntos pendientes”.

Luego de que los legisladores realizaron un conteo hasta el número 43 para recordar a los normalistas, el presidente expuso que su gobierno iniciará con la creación de una comisión de la verdad para castigar los abusos de autoridad para atender este caso.

“De cualquier manera, como en todos los asuntos de transcendencia para la vida pública del país. Yo defenderé con libertad y argumentos, el punto final de pensar y trabajar hacia al porvenir, pero la ciudadanía tendrá la ultima palabra, porque todos estos asuntos se van a consultar a los ciudadanos”, abundó.

Asimismo, destacó que se ha impulsado una ley para convertir la corrupción en delito grave y aseguró que en su mandato no habrá impunidad.

“Con apego a mis convicciones y en uso de mis facultades, me comprometo a no robar y no permitir que alguien se aproveche de su cargo o posición para sustraer bienes del erario o hacer negocios al amparo del poder público. Esto aplica para amigos, para compañeros de lucha y familiares. 

“Dejo en claro que si mis seres queridos, esposa e hijos, comenten un delito, deberán ser juzgados como cualquier otro ciudadano, yo sólo respondo por mi hijo Jesus Ernesto, por ser menor de edad. En cuanto a mi persona, he promovido la reforma al articulo 108 constitucional para eliminar el fuero y la impunidad para funcionarios públicos, empezando por el presidente de la república”, subrayó.

De igual manera, comentó que en su administración se acabará la vergonzosa tradición de fraudes electorales; “las elecciones serán limpias y libres, y quienes usen recursos públicos y privados para luchar con la pobreza de la gente o utilicen el presupuesto irán a la cárcel sin derecho a fianza”.

Al decir que los combustibles no aumentarán más allá de la inflación, criticó que quienes en el pasado  autorizaron ese incremento ahora exijan que bajen los precios.

“Ahora resulta que los que aumentaron el precio de las gasolinas están pidiendo que baje… Hago el compromiso responsable de pronto, muy pronto, cuando terminemos la refinería que vamos a construir y se habiliten seis refinerías va a bajar el precio de las gasolinas y todos los combustibles”, anotó.

También se comprometió a no incrementar la deuda, que del sexenio de Vicente Fox al de Peña Nieto pasó de 1.7 billones a 10 billones. “Nada más para pagar el servicio de esa enorme deuda tenemos que destinar del presupuesto para 2019 alrededor de 800 mil millones de pesos, por eso no va a aumentar”.

Además, aseveró que respetará la autonomía del Banco de México y que las inversiones de accionistas nacionales y extranjeras estarán seguras y se crearan condiciones para obtener buenos rendimientos.

“Vamos a impulsar proyectos productivos con inversión pública y privada, nacional y extranjera. Estos proyectos se crearán como cortinas de desarrollo de sur a norte del país, para retener a los mexicanos en sus lugares de origen. Queremos que la migración sea optativa, no obligatoria. Vamos a lograr que los mexicanos tengan trabajo, prosperen y sean felices donde nacieron, donde están sus familiares, sus costumbres y sus culturas”, expuso.

Por ello, añadió, se construirá el tren maya, se sembrarán un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables en el Sur-Sureste. Se rehabilitarán, como ya lo expresé, las refinerías existentes y haremos una nueva refinería en Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, para dejar de comprar la gasolina en el extranjero.

En el Istmo de Tehuantepec se promoverá la creación de una vía férrea para un tren de contenedores de carga y se ampliarán los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, para comunicar en menos tiempo a los países de Asia con la costa este de Estados Unidos. En este corredor habrá energía eléctrica y gas a precios bajos, así como subsidios fiscales para la instalación de fábricas y la creación de empleos, anticipó.

En tres años estará funcionando –me canso, ganso–, además del actual, el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, con dos pistas adicionales en la Base Aérea de Santa Lucía”, aseveró.

Adelantó que desde el primero de enero próximo entrará en vigor la zona libre a lo largo de los 3 mil 180 kilómetros de frontera con Estados Unidos. “Esta franja de 25 kilómetros de ancho se convertirá en la zona libre más grande del mundo. Allí se cobrará lo mismo de impuestos y costarán igual los energéticos que en California, en Arizona, Nuevo México y Texas, de la Unión Americana”.

” En otras palabras, en esta franja se reducirá el IVA del 16 al 8 por ciento. El impuesto sobre la renta bajará al 20 por ciento. La gasolina, el gas y la electricidad costarán menos que en el resto del país y se aumentará al doble el salario mínimo”, abundó.

Adicionalmente, informó que ha presentado formalmente proyectos de reforma a la Constitución, para establecer el estado de bienestar y garantizar el derecho del pueblo a la salud, la educación y a la seguridad social.

“Es pertinente, pues, exponer con toda claridad que vamos a atender y a respetar a todos. Que vamos a gobernar para todos, pero que le vamos a dar preferencia a los vulnerables y a los desposeídos. Por el bien de todos, primero los pobres”, dijo.

En este sentido, anunció una serie de acciones que realizará durante su gobierno:

*Se cancelará la mal llamada reforma educativa.

*Se creará el Instituto Nacional para la Atención de los Pueblos Indígenas.

*Iniciará de inmediato el programa de atención médica y medicamentos gratuitos en las zonas marginadas del país y se volverá universal en todo el país este programa de atención médica y medicamentos gratuitos, a la mitad del sexenio.

*Los aumentos al salario mínimo no volverán a fijarse por debajo de la inflación como llegó a suceder en el periodo neoliberal.

*En 2 millones 300 mil jóvenes serán contratados para trabajar como aprendices en talleres, empresas, comercios y diversas labores productivas o sociales, y se les pagará un salario mientras se van capacitando de 3 mil 600 pesos mensuales. Ya no va a haber ni-nis. No se va a dar la espalda a los jóvenes ni se les va a ofender llamándoles de esa manera, porque no es culpa de ellos que no tengan oportunidad de trabajo y de estudio.

*Se otorgarán 10 millones de becas a estudiantes en todos los niveles de escolaridad, se crearán 100 universidades públicas, se fomentará el deporte y las actividades artísticas, la ciencia y la tecnología.

*La pensión a los adultos mayores, que fue una creación de nuestro movimiento, el programa de la pensión a los adultos mayores aumentará, esa pensión, al doble, y tendrá carácter universal. Es decir, también van a recibir este apoyo los jubilados, pensionados del ISSSTE y del Seguro.

*Un millón de personas con discapacidad o con capacidades diferentes tendrán una pensión igual que la de los adultos mayores.

*Se atenderá de inmediato a los damnificados por los sismos, se otorgarán créditos a la palabra a agricultores, ganaderos, pescadores, a dueños de talleres, a los artesanos, a pequeños comerciantes, a empresarios.

*Se ayudará a productores del campo con subsidios y precios de garantía, y se venderá a precio justo una canasta de alimentos básicos para combatir la desnutrición y el hambre.

*Vamos a evitar afectaciones al medio ambiente. “Aprovecho para reiterar que no se permitirá el fracking ni transgénicos”, dijo.

*Bajarán los sueldos de los altos funcionarios públicos. Ya se aprobó esa ley en este Congreso, en esta legislatura.

*Ya no habrá servicio médico privado para los altos funcionarios públicos. Se destinaban 5 mil millones de pesos nada más para el pago de la atención de servicios médicos a los altos funcionarios públicos.

*Ya no habrá cajas de ahorro especial para los altos funcionarios públicos. Ya no hay, ya se aprobó esa ley.

*Nadie podrá viajar en aviones o helicópteros privados a expensas del dinero público. Desde el lunes próximo se pondrá en venta el avión presidencial y toda la flotilla de aviones y helicópteros para uso de altos funcionarios.

*El presidente de la República ganará el 40 por ciento de lo que recibía el presidente saliente.

*No habrá compras de vehículos para funcionarios; será reducirá en 50 por ciento el gasto de publicidad del gobierno.

*Se van a disminuir las unidades administrativas en el país y no habrá oficinas del gobierno en el extranjero, salvo por supuesto, las embajadas y los consulados.

*Los 8 mil elementos del Estado Mayor que se destinaban a cuidar al presidente y los 3 mil 200 agentes de Gobernación, hasta ayer dedicados al espionaje, pasarán a formar parte de la Guardia Nacional.

*No viviré en Los Pinos y esa residencia oficial ya se abrió, desde hoy, al público y se integrará al bosque de Chapultepec para convertirse en uno de los espacios más grandes e interesantes del mundo para el arte y la cultura.

Otro cambio importante, destacó, será la creación de la Guardia Nacional, si lo autoriza el pueblo y el Poder Legislativo, para enfrentar el grave problema de la inseguridad y de la violencia que padecemos.

“Esto significa replantear el papel de las Fuerzas Armadas ante la inoperancia de las corporaciones policiales. Es indispensable aceptar que la Policía Federal creada hace 20 años para suplir la labor de las Fuerzas Armadas en el combate a la delincuencia, es en la actualidad un agrupamiento de apenas 20 mil efectivos, que carecen de disciplina, capacitación y profesionalismo… No tenemos policías para cuidar a los ciudadanos”, explicó.

Sin embargo, como comandante supremo de las Fuerzas Armadas, reafirmó compromiso de que nunca dará la orden de reprimir al pueblo ni será cómplice o encubridor de eventuales violaciones a los derechos humanos.

“En materia de política exterior nos apegaremos a los principios constitucionales de no intervención, autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de las controversias y cooperación para el desarrollo”, subrayó.

Finalmente, el presidente agradeció la presencia de los jefes de Estado y representantes de diversos representantes de otros países a su toma de protesta.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]