‘En México la divulgación científica suple los vacíos del sistema educativo’: Alejandra Ortiz Medrano
La doctora en Ecología Evolutiva por la UNAM publica ‘El libro de las investigaciones medianamente serias’.
(Planeta).

Por Héctor González

¿El estrés produce canas? ¿Existe el gen de la infidelidad? ¿Por qué es tan rico hacer popó? ¿La maldad es hereditaria? ¿Por qué ocurre el hipo? Si alguna vez te has hecho este tipo de preguntas no puedes dejar pasar El libro de las investigaciones medianamente serias (Planeta), de Alejandra Ortiz Medrano (Guadalajara, 1984).

A partir de una consulta realizada vía redes sociales, la ganadora en dos ocasiones del Premio Nacional de Divulgación de la Ciencia seleccionó los cincuenta capítulos del libro. Convencida de que el rigor y la diversión no están peleadas, la doctora en Ecología Evolutiva por la UNAM señala que aún es muy pronto para evaluar los ajustes que se realizan en el CONACYT.

¿Qué tan desarrollada está la cultura de divulgación científica en México?

Creo que en México sí podemos hablar de una cultura de la divulgación. Desde hace varios años el Fondo de Cultura Económica tiene la colección ‘Ciencia para todos’ y hay varias revistas dedicadas a ésta área. Sin embargo, es verdad que la producción editorial mexicana es todavía incipiente. En el medio académico no se toma a los divulgadores como pares y aliados. En la UNAM por ejemplo, no todos los institutos o centros de investigación cuentan con un área de difusión. En el CONACYT no hay un área fuerte de apoyo para los divulgadores o si existe es menor.

Incluso la divulgación no parece ir de la mano con la educación básica.

Mucha de la divulgación en México se ha enfocado en suplir los vacíos del sistema educativo infantil y juvenil. Gracias a esto casi no se piensa en los adultos a la hora de hacer divulgación.

Cosa que no se da un tu caso. Tu libro se dirige por igual a niños y adultos…

Para mí lo más difícil a la hora de hacer un libro es enfocar al público. En este caso pensé en el tipo de material que me gustaría leer, es decir que fuera claro y divertido. En principio me enfoqué en los adultos de modo que no niego mi sorpresa al descubrir que padres e hijos se acercan por igual a El libro de las investigaciones medianamente serias.

¿Cómo fue la curaduría de los temas?

A través de mis redes sociales convoqué a la gente para que me enviaran aquellas dudas que les gustaría que despejara desde una perspectiva científica. Me llegaron muchas solicitudes y de ese universo elegí cincuenta. Descarté aquellas que requerían una explicación demasiado exhaustiva porque necesitaba que los capítulos fueran breves.

¿Cuál fue la pregunta que más te sorprendió?

Me pareció muy curioso que me preguntaran porqué sabe más rica la tapa del muffin que el resto. La razón está en la reacción química de Maillard. Al estar más arriba, la tapa pierde humedad rápidamente y por lo tanto alcanza temperaturas más altas, esto es lo que hace que nos sepa más rico. El mismo fenómeno se aplica en una carne sellada.

La respuesta qué más llamó tu atención fue…

Me llamó la atención descubrir que las plantas tienen un montón de capacidades cognitivas. Hay líneas de investigación y experimentos super inventivos dedicados a ello. Alrededor de este tema se podría publicar un libro sin duda.

¿Al interior de la académica aún existe el resquemor de involucrar el conocimiento científico con la cultura popular?

Existe como algo arraigado en la cultura. A nivel general persiste la idea de que la ciencia requiere un intelecto muy superior, cuando la realidad es que los científicos no son mejores ni peores que el resto de la gente. Lo cierto es que la mayoría de los científicos son súper apasionados y les encanta hablar de su trabajo, el problema es que durante su formación no se ofrecen herramientas para aprender a comunicarlo.

¿Se enseña mal la ciencia en la educación básica?

Con la Reforma Educativa se recortaron los planes de estudio. Yo estaba escribiendo un libro de texto para secundaria y me tocó vivirlo desde adentro. Si bien hay personas súper preparadas para elaborarlos, las restricciones desde la SEP son inmensas. Este tipo de cosas motivan que la educación pierda calidad. Además, se necesita una preparación docente mayor.

¿Cuál es tu opinión acerca de los recortes y la reconfiguración de los estímulos para los científicos y los centros de investigación?

Todavía es muy pronto para conocer el rumbo de todo esto. El CONACYT tenía cosas problemas de funcionamiento poco atendidos. Me agrada ver que ahora a todo mundo le interesa la institución.

¿A qué te refieres con problemas de funcionamiento?

Había muchos casos de corrupción; fondos que se asignaban a proyectos poco científicos. Dudo que antes la gente conociera el nombre del ex director del CONACYT, en cambio ahora todo mundo sabe que la directora es Mariana Elena Álvarez-Buylla. Supongo que esto es bueno.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.