La respuesta de Médicos Sin Fronteras ante el Covid-19 alrededor del mundo (Artículo)
La mayor preocupación para MSF son las comunidades y grupos que viven en condiciones precarias, donde puede haber hacinamiento, poco acceso al agua y al saneamiento, así como difícil acceso a la atención médica.
Foto: MSF

Por Médicos sin frontera

La pandemia de COVID-19 ya ha afectado a 175 países de todo el mundo y continuará afectando a más comunidades en las próximas semanas y meses. A medida que esto se desarrolle, debemos documentar todo lo que veamos y apoyar la respuesta donde podamos y como podamos, aprovechando nuestra larga experiencia como organización de emergencias y nuestra experiencia en la respuesta a epidemias importantes.

Trabajando en entornos con sistemas de salud frágiles: nos preocupa mucho cómo los brotes de COVID-19 afectarán a las personas en países como la República Centroafricana o Yemen. En muchas áreas donde trabajamos, hay pocos actores médicos en condiciones de responder a una sobrecarga de pacientes. En los lugares donde hay una mayor probabilidad de casos, es muy importante asegurar que se implementen medidas adecuadas de control de infecciones, estableciendo exámenes de detección en triaje, áreas de aislamiento y educación sanitaria.

Nueva York. Foto: Reuters

En la mayoría de los países donde trabaja MSF, nos coordinamos con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las Secretarías de Salud para ver cómo podemos contribuir a prevenir y abordar esto, en caso de un gran número de pacientes con COVID-19. Además, estamos brindando capacitación y aumentando los esfuerzos en prevención de infecciones y medidas de control para los establecimientos de salud y la protección del personal de salud y los pacientes.

La mayor preocupación para MSF son las comunidades y grupos que viven en condiciones precarias donde puede haber hacinamiento, poco acceso al agua y al saneamiento y difícil acceso a la atención médica.

Sabemos por nuestra experiencia que la confianza en la respuesta y en las autoridades sanitarias es un componente esencial para el control de brotes. Se necesita una comunicación y orientación clara, oportuna, controlada y honesta. Las personas necesitan empoderarse para protegerse. 

Si bien nuestra capacidad de responder a la pandemia en la escala requerida será limitada, hemos iniciado operaciones y ofrecido apoyo en varios lugares:

España

En Madrid, MSF ha instalado dos unidades de hospitalización temporales, con un total de más de 200 camas. La primera, con 82 camas, se ha habilitado en coordinación con la Universidad de Alcalá y el Hospital Príncipe de Asturias en un pabellón deportivo del centro educativo; la segunda, con 120 camas, se encuentra en Leganés, también en un pabellón deportivo, y se ha habilitado en colaboración con el Ayuntamiento y el Hospital Severo Ochoa. En Cataluña, MSF está apoyando y asesorando a las autoridades sanitarias en todos los niveles, como por ejemplo a Cat Salut y al Ayuntamiento de Barcelona, para ampliar la capacidad de los principales hospitales, como el Hospital del Mar y el de la Vall d’Hebron; también estamos dando apoyo en la habilitación de futuras unidades sanitarias en pabellones asignados a cada uno de los hospitales. Finalmente, estamos apoyando al personal de las residencias de mayores en la evaluación de riesgos y la implementación de medidas de higiene y protección, así como para mejorar el manejo de casos. 

Francia

Nuestra intervención se orienta a atender a personas sin hogar, migrantes sin papeles y otros colectivos vulnerables en París y su área circundante, mediante clínicas móviles y actividades de detección sistemática del virus. También nos hemos desplazado a varios de los refugios a los que, el pasado 24 de marzo, fueron trasladadas 700 personas evacuadas desde el precario asentamiento de Aubervilliers, cerca de la capital; estas personas se encuentran ahora en varios refugios de emergencia en París y la región de Isla de Francia, y nuestra intención es evaluar su estado de salud y detectar si ya se ha dado algún contagio.

Italia

En estos momentos, tenemos a unas treinta personas implicadas en la respuesta a la epidemia en Italia. Damos apoyo a tres hospitales en el primer epicentro del brote, la región de Lombardía, con actividades de control de infecciones; fuera de los hospitales, hemos iniciado actividades para ayudar a los médicos de familia y demás personal sanitario que asisten a personas en aislamiento en el hogar. También hemos empezado a trabajar en otra de las regiones más afectadas, Las Marcas (centro de Italia), donde el número de casos está aumentando; damos apoyo a residencias de mayores, que son emplazamientos muy expuestos que no tienen personal especializado en el manejo de pacientes con coronavirus.

Bélgica

MSF brinda apoyo a cinco hospitales en las provincias de Henao y Amberes, brindando asesoramiento técnico y capacitación, y está lista para aumentar la capacidad de admisión.
Este 30 de marzo, MSF abrió una estructura de alojamiento con una capacidad de 50 camas (que se puede ampliar a 150 camas) para personas vulnerables en Bruselas.

Grecia

En Samos, damos apoyo para el aislamiento de casos leves en el campo para personas refugiadas y migrantes y estamos evaluando el apoyo que pudieran necesitar los hospitales de la isla. En Lesbos, hemos preparado un plan de emergencia para el campo de Moria, para el caso de que la epidemia llegue a la isla. 

México

Los equipos de MSF han sido testigos de traslados de personas, mexicanas y centroamericanas retornadas de Estados Unidos a Matamoros, hacia el sur de México en autobuses. El envío sistemático y obligatorio al sur del país de los retornados de Estados Unidos, sin un plan de contención y sin mitigar los impactos humanitarios de la medida, es extremamente alarmante. 

Hemos aumentado nuestras actividades médicas en el estado de Matamoros debido a la falta de atención integral dentro del campamento, donde viven alrededor de 2,000 solicitantes de asilo. Brindamos servicios de salud física y mental y actividades de promoción de la salud. A pesar de estos esfuerzos, está claro que es imposible implementar adecuadamente medidas de prevención de infecciones, como desinfectar espacios públicos, lavarse las manos con frecuencia y distanciarse de otras personas, en un lugar donde familias enteras duermen juntas en una sola carpa.

El Salvador

En coordinación con el Ministerio de Salud, estamos adaptando nuestros programas en el país para abordar la respuesta a la epidemia, por ejemplo reforzando el servicio de ambulancias en términos de cobertura geográfica y capacidad de traslado para ayudar en el manejo del resto de pacientes (los no afectados por la COVID-19), y adaptando nuestras clínicas móviles en los barrios y de cara a la posible implantación de servicios de atención domiciliaria. También estamos evaluando la situación de las personas deportadas desde Estados Unidos y México que permanecen confinadas en hoteles, para identificar necesidades de prevención y control de infecciones, aislamiento, diagnóstico y tratamiento, y actuar en consecuencia.

Sudáfrica

Hemos iniciado intervenciones contra la COVID-19 en las provincias de Gauteng, KwaZulu-Natal y Cabo Occidental y hemos derivado a estas actividades a todo nuestro personal en el país (donde tenemos cuatro proyectos). Nuestros equipos dan apoyo en búsqueda y seguimiento de contactos de personas contagiadas (personal y telefónico), desarrollo y difusión de materiales de promoción de la salud y reorganización de estructuras de salud; también nos estamos preparando para una posible participación directa en el triaje, aislamiento y atención médica de pacientes.

Siria 

Estamos ofreciendo formaciones y apoyo técnico en las estructuras médicas con las que trabajamos habitualmente en Azaz e Idlib, por ejemplo para la instalación de zonas de aislamiento, la organización del flujo de pacientes, etc. 

Irak

Estamos dando apoyo al sistema de salud en el manejo de casos moderados; uno de nuestros equipos también está trabajando en un centro para pacientes con COVID-19 en Bagdad, para mejorar la prevención y control de infecciones.

Hong Kong

Un equipo especializado de protección trabajó en el hospital Wuhan Jinyintan en la capital de la provincia de Hubei, China, el epicentro del brote de COVID-19.

Además, MSF envió una donación de una tonelada de equipo de protección personal al servicio de ambulancia de Hong Kong para ayudarlos a transportar sus existencias.

Actualmente, hemos organizado actividades de promoción de la salud para colectivos vulnerables tanto mediante sesiones presenciales como a través de plataformas online. Este mismo equipo ha organizado cuatro talleres sobre el manejo del estrés y la ansiedad para estos mismos grupos. 

La reacción colectiva a esta pandemia también debe gestionarse sin fronteras. Los suministros deben enviarse a los más necesitados. Los trabajadores de la salud deben estar protegidos para permitirles mantener la respuesta durante semanas y meses. El intercambio de datos, conocimientos, recursos y personal de salud es esencial para que los servicios nacionales de salud hagan frente.








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.