Perdió México 62% de humedales: UNAM; mineras concesionan 15% con importancia internacional: expertos
Los sistemas que se encuentran en mayor riesgo son los del norte del país, por ser los más raros y están ubicados en  zonas áridas o semiáridas, como Cuatro Ciénegas, Coahuila.
(Foto Cuartoscuro: Elizabeth Ruiz)

En el marco del Día Mundial de los Humedales, que se conmemora mañana, 2 de febrero, la UNAM informó que México cuenta con seis mil 331 complejos de humedales, de los cuales 142 son considerados de importancia internacional  (sitios Ramsar); sin embargo, de 1900 a la fecha se ha perdido el 62 por ciento de ellos.

Los humedales son ambientes clave para nuestro país, algunos de estos ecosistemas proveen agua  dulce, y en ellos se mantiene la biodiversidad y riqueza natural. Una de sus beneficios es que purifican el agua y evitan inundaciones, mencionó la Universidad a través de su comunicado.

Roberto Lindig Cisneros, del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES) de la UNAM, campus Morelia, Michoacán, reconoció que no hay estudios suficientes sobre la situación de estos entornos, pero las tendencias no son alentadoras.

Los humedales que se encuentran en mayor riesgo son los del norte del país, por ser los más raros y están ubicados en  zonas áridas o semiáridas, como Cuatro Ciénegas, Coahuila; pero también corren peligro muchos ubicados en las costas, indicó el investigador nivel II del Sistema Nacional de Investigadores.

Los humedales abarcan lagos y ríos, acuíferos subterráneos, pantanos y marismas, pastizales húmedos, tuberas, oasis, estuarios deltas, manglares y zonas costeras como arrecifes coralinos, e incluyen sitios artificiales como estanques piscícolas, arrozales y salinas, por lo que son de gran importancia para la preservación de la biodiversidad.

Se estima que más de la mitad de los estados que actualmente conservan dichos ecosistemas los han perdido. Los más afectados son Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Baja California, Sonora y Tabasco, según la “Evaluación cuantitativa de la pérdida de humedales en México”, realizada por Patricia Moreno Casasola (del Instituto en Ecología, del Conacyt) refirió el especialista.

El también responsable del Laboratorio de Restauración Ambiental del (IIES) dijo que este problema es multifactorial ya que los degradamos directamente, los drenamos, destruimos la vegetación; en muchos sitios se introduce ganado, en varias zonas no hay drenaje y las aguas negras los contaminan, pero también hay daños indirectos.

A esto se suma el cambio climático, pues los modelos teóricos predicen una disminución de lluvias en México, lo que impacta negativamente en la disponibilidad de agua no sólo para las personas, sino para estos sistemas.

Desde hace 15 años, el experto de la UNAM ha estudiado el humedal de la Mintzita, en declive por la introducción de ganado y de especies invasoras, por la desecación, los incendios inducidos y la contaminación por exceso de fertilizantes en la parte alta de la cuenca.

“Las especies invasoras no funcionan igual que las nativas y este ecosistema ha perdido parte de su capacidad para mantener la calidad del agua de los manantiales. La espadaña (Schoenoplectus americanus), por ejemplo, ha sido desplazada por pastos africanos, introducidos en potreros para el ganado, y no permite que crezcan otras plantas. Así acabamos con un sitio y se altera el régimen hidrológico”, ejemplificó.

Lindig Cisneros finalizó haciendo hincapié en la necesidad de cuidar más de los humedales; sin embargo lamentó que en México hay pocos profesionales en el área, a pesar de ser de suma importancia.

“Es una oportunidad para hacer aportes significativos. Se requiere de más estudios, pero somos muy pocos, quizá un par de docenas. Es importante que los jóvenes se sumen a la investigación de estos ambientes, desde aspectos biológicos, económicos y de ingeniería”.

Por su parte el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS)  señaló que un 15 por ciento de la actual superficie considerada como sitios Ramsar, se encuentra concesionada o asignada para la realización de actividades mineras, lo cual pone en riesgo la permanencia de estos ecosistemas de gran importancia ambiental y biológica.

Finalmente el Consejo manifestó que, 16 mil 856 hectáreas de manglares se encuentran concesionadas a la minería, y otras 372 mil 169 hectáreas cuentan con título de asignación minera, lo que representa que el 48 por ciento de toda la superficie de manglares del país podría ser susceptible de ser concesionada a la minería. Por si fuera poco, 11 mil 105 hectáreas de manglares declarados como (sitio Ramsar) se encuentran concesionados a la minería.

Aquí un mapa,  del (CCMSS), difundido a través de sus redes sociales,  que muestra las concesiones mineras otorgadas en 15% de la superficie de los sitios Ramsar de nuestro país.



Temas relacionados:
Medio Ambiente



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.