El berrinche, arma poderosa
El 67% de los artículos que compra la familia son por influencia de los pequeños de la casa
Aristegui
Aristegui Noticias

Hace unos años un comercial reproducía una escena contundente: un  padre de familia descansa tranquilo en su sillón mientras ve televisión, de repente llega su hijo que a gritos y brincos repite constantemente: “Quiero Disney Channel”, acto seguido, el padre, con tal de no seguir escuchando los gritos del pequeño contrata el canal de cable y así mantiene callado al niño.

Los dibujos y los colores; el capricho; poner nombres pegajosos a los productos y establecer una marca como un código de identificación entre niños de la misma edad son las principales estrategias que utilizan las marcas para posicionarse en este segmento, de acuerdo con un estudio realizada por la empresa de consultoría y publicidad Millward Brown en distintos países.

 El 67% de los artículos que se compran en la familia (incluidos autos o teléfonos celulares), según el estudio de la empresa, son por influencia de los niños.

De las tácticas que utilizan las empresas para vender en el mercado infantil, el berrinche se ha convertido en una de las más efectivas del siglo XXI y en este día, para los fabricantes de productos para niños, un mercado que en México tiene más de 37 millones de consumidores (entre los 0  a 14 años) es oro molido.

La pataleta es un recurso que puede tener una efectividad de casi 100% si se toma en cuenta que los pequeños se obsesionan con todo aquello que es popular. Un ejemplo de la importancia de este mercado es la guerra que entre 2004 y 2006 se desató entre Telcel y Telefónica Movistar por fomentar el uso del celular entre el mercado infantil; gracias a este segmento, la penetración de la telefonía móvil en el país pasó de 38 a 50% en dos años.

Darles domingo para que compren lo que quieran tampoco es una solución. El análisis de Millward Brown destaca que en México tres de cada cuatro niños dice tener su propio dinero para gastar, pero tengan o no dinero, el berrinche seguirá siendo un arma para conseguir lo que su domingo no pueda comprar.

Siempre la pataleta y el llanto, son recursos muy utilizado sobretodo antes de los 5 años, rompen la voluntad de los padres y cuando el niño los pone en práctica generalmente consigue lo que quiere, en publicidad lo que interesa es aumentar las ventas y los comerciales pueden tener una gran influencia”, advierte Manuel González Oscoy, investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México.





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]