Esta es la historia de las redes, artículo de Carlos Páez (Mesura)
"En las redes sociales reales cada persona es un nodo y los enlaces tienen qué ver con “cómo se relaciona” cada nodo con otros nodos...".

Carlos Páez Agraz @CarlosPaezAgraz/ Director de Mesura (@Mesurar)

La historia de la ciencia de redes

Los humanos tenemos una larga historia con las redes. La más rudimentaria es la red para pescar. Ese sencillo objeto tejido de nudos y enlaces hechos a medida para atrapar distintos tamaños de peces y otros bichos.IMAGEN1

Físicos como Galileo y Euler pensaron en redes desde hace siglos. Uno al dibujar a las estrellas y su diario movimiento y el otro, al imaginar cómo se debería cruzar el río de su pueblo sin cruzar sus puentes más de una vez.

 

IMAGEN3

En el Siglo XX se descubrieron las redes químicas que mostraron que es la forma del enlace lo que hace distinto al carbón del diamante a pesar de estar hechos exactamente de los mismos elementos. En los años 50 se empezó a hablar de redes sociales desde la psicología social. En las redes sociales reales cada persona es un nodo y los enlaces tienen qué ver con “cómo se relaciona” cada nodo con otros nodos (otras personas) de invisibles redes familiares, afectivas, laborales, deportivas, religiosas y un largo etcétera.

A cada red social le puedes tomar fotos desde muchos ángulos: la red de confianza, cariño, comprensión, educación, diversión y otras virtudes que permiten ver también las redes de desconfianza, incomprensión, aislamiento o violencia.

Los ingenieros han lidiado con redes de distribución de agua, electricidad, drenaje, carreteros, trenes, petróleo, gasolinas y demás. En este caso los nodos tienen distintas características pues pueden ser simples postes, o bien, nodos generadores, almacenes, transformadores, subestaciones, antenas, filtros, distribuidores, etc; los enlaces en este tipo de redes son conductores: tubos, cables, fibra, señales. El contenido de estas redes es desde petróleo hasta Megas de WiFi.

La ciencia descubrió que el cerebro funciona mediante una red de neuronas conectadas por neurotransmisores electroquímicos. Los bancos administran redes, donde los nodos son sus clientes por tipo de crédito y el enlace es el pago puntual o impuntual.

Redes de clientes, redes ciudadanas, redes de comunicación y redes criminales. En unas la habilidad del nodo son virtuosas, en las criminales la habilidad del nodo es atreverse a todo.

Sociólogos, psicólogos científicos, antropólogos y gente brillante intuyó desde siempre que había una lógica detrás de la conformación de redes. El Instituto Max Planck (La casa de la física en la tierra) aceptó hasta hace poco, que las redes se conformaban al azar.

Los 90 fueron la década y 1999 fue el año del hallazgo. El socio tecnológico de Mesura, el Dr. Albert-László Barabási, físico de origen rumano, tuvo por primera vez en la historia una base de datos lo suficientemente grande para estudiar las redes: las páginas web de internet.

Millones de nodos conectados por propia voluntad. Nadie controlaba nada. El planteamiento fue sencillo. Cada nodo es una página web y existe enlace si una web conectó con otra. La expectativa era encontrar una distribución estadísticamente “normal” de la conectividad.

IMAGEN4

Pero Barabási no contó con que la curva resultante fue así

IMAGEN5

Esto significaba que la mayoría de las páginas tenían muy pocas conexiones y una cantidad muy pequeña de nodos recibía millones de conexiones. A estos nodos que conectaban a millones se les llamó Hubs o nodos estructurantes. Una de las primeras leyes demostradas fue que toda red o sistema complejo depende de muy pocos hubs.

No hay mejor analogía para explicar los hubs que un automóvil. Una máquina compuesta por alrededor de 5,000 componentes interconectados por tornillos, bisagras, engranes, bandas, cables o ejes. Acero, plástico, componentes eléctricos, mecánicos, electrónicos y más. Este sistema tan complejo sin embargo se controla con 5 o 6 nodos. Un volante, dos o tres pedales, una palanca y una llave.

Hace un par de semanas Oxfam informó que 8 personas tienen la misma riqueza que 3,900 millones de habitantes en el orbe. La red de distribución del dinero también responde a la curva de Barabási.

Lo anterior provocó un proceso de pensamiento colectivo que permitió al Dr. Barabási sintetizar en una fórmula matemática, el proceso de construcción de redes:

IMAGEN6

Luego vino el efecto dominó. El sociólogo Duncan Watts hoy Investigador en Jefe de Microsoft desarrolló la ley de los seis grados de separación y de lo pequeño que es el mundo en términos de lo relativamente fácil que es llegar a cualquier ser humano en la faz de la tierra. A cualquiera. Watts lo demostró empíricamente. Hoy solo Facebook ha reducido ya la conectividad a 3.6 grados de separación entre terrícolas. La tecnología ha dopado a las redes sociales y la opinión pública se fue a vivir ahí.

Cientos de institutos de investigación de sistemas complejos han nacido en el mundo en los últimos 15 años. El Instituto Politécnico Nacional y la UNAM están entre ellos. Científicos de todo el mundo investigan hoy fenómenos biológicos, financieros, sociológicos, satelitales, humanos, ambientales, etc. Mucho de los fenómenos que nos rodean son una forma de red.

IMAGEN7

Barabási encontró una nueva manera de ver la realidad desde otra perspectiva física. 18 años de investigación han demostrado la inmensa cantidad de fenómenos que operan como sistemas complejos y los científicos han aprendido a controlar al comprender sus conexiones y morfología.

IMAGEN8

El mito de no poder meczlar peras y manzanas terminó. Big data no significa que se te acabaron las columnas del excel ni mucho menos. Big Data es finalmente una vieja disciplina que nació con los primeros planos territoriales desde hace siglos para comprender cómo eran geografía, sistemas pluviales, montañas, poblados, caminos, senderos en un golpe de vista. Hace siglos el ser humano desarrolló la habilidad de “ver los números”.

Una vasta experiencia de la mano del Dr. Barabási acompaña nuestro trabajo: vamos a mostrar cómo una ciudad mejoró la seguridad con la simple siembra de bancas en parques y andadores hasta el posicionamiento de celebridades en el centro de su red social, pasando por el rediseño de redes de salud orientados a ataques cardiovasculares. Encontrar los hubs y diseñar la ruta para acceder a ellos o protegerlos hoy es posible.

La ciencia de redes y el Big Data trabajan para encontrar las agujas de cada pajar. Los hubs de cada sistema. Cada semana presentaremos casos de aplicación en la vida cotidiana, patrones comportamentales, de consumo, deportivas, económicas, financieras, políticas y fisiológicas para aprender a “ver los datos”.



Temas relacionados:
Opinión
Redes sociales
Tecnología


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]