Cantalao, el proyecto inconcluso de Pablo Neruda
El director Diego del Pozo preestrena en Chile el documental ‘Cantalao. El secuestro de un legado’.
(Secretaría de Cultura/cantalaodoc.cl)

Cantalao es un lugar mítico, escenario de la única novela de Neruda El habitante y su esperanza (1926). Muchos años después del lanzamiento de la obra literaria, Neruda se propondría llamar así al lugar en que su legado literario serviría para promover y estimular la creación artística y la investigación científica.

El proyecto al que Neruda dedicó sus últimos meses de vida estaba listo para comenzar a construirse con la ayuda de la CORMU (Corporación de Mejoramiento Urbano) durante el gobierno de Salvador Allende. El Golpe de Estado del 11 de Septiembre de 1973 y la posterior muerte de Pablo Neruda doce días más tarde, pusieron un dramático fin al último sueño del poeta. En la década del 80, tras la muerte de la última mujer de Neruda: Matilde Urrutia, el abogado ligado a la Junta Militar Juan Agustín Figueroa, quien se había acercado a la viuda en los años posteriores al Golpe, le da forma a la Fundación Pablo Neruda con él como su Presidente vitalicio a cargo de todos los bienes y la obra del poeta.

En 1992, durante el primer Gobierno desde el retorno a la democracia, con Juan Agustín Figueroa como Ministro de Agricultura, se realiza el funeral de Estado y el traslado del cuerpo del poeta y su mujer a su casa de Isla Negra, dentro del marco de la oficialización de la Fundación Pablo Neruda.

Durante más de cuatro décadas Cantalao se mantuvo como un sitio oculto. El proyecto pensado por Neruda no llegó a concretarse. En 2014, luego del aniversario número 40 de la muerte de Neruda, la Fundación Neruda con el apoyo de inversionistas privados y el parlamento, inaugura un memorial en honor al poeta en el terreno de Cantalao. En la actualidad permanece como un espacio mítico, situado alegóricamente en el acantilado que otrora perteneció a Neruda. En su documental Cantalao. El secuestro de un legado, el cineasta chileno, Diego del Pozo da cuenta de cómo la Fundación Neruda ha tergiversado la voluntad del Nobel de Literatura, preponderando los intereses económicos y las relaciones políticas.

¿Cómo llega al tema de la fundación?

Hay una manipulación alrededor de la figura de Neruda. Me interesó el tema por el manejo de información por parte de la Fundación Pablo Neruda. Al mismo tiempo me encontré con las investigaciones de Mario Casaus, donde destaca el tema de Cantalao. Por todo ello me pareció que ahí había una verdad que merecía ser contada, además de un análisis postmortem de lo que ha sucedido con su legado.

Del objetivo de Neruda no permanece nada en Cantalao

Sí, aunque obedece a una cuestión más amplia, influenciada incluso por la Guerra Fría. Creo que lo más doloroso son los contrastes porque todo termina en el fondo privado de una familia que no tiene nada que ver con Neruda.

¿El proyecto original se desecha por una cuestión política?

Hay un personaje muy interesante, Juan Agustín Figueroa, hermano de una amiga de Neruda. Es un tipo de derecha y vinculado con la dictadura. Una vez que muere el poeta a  Matilde, la viuda, se le aconseja que se asesore con Figueroa. Durante los primeros quince años de la dictadura Juan Agustín se mantiene como una especie de salvaguarda y tan pronto como ella muere aparece un testamento que le atribuía el poder de albacea y dueño de todos los derechos. Para 1986, con Matilde ya fallecida, Juan Agustín Figueroa queda como heredero de todo y es quien da inicio a la Fundación tal y como se mantiene hasta ahora.

Este episodio es un ejemplo de lo que sucede con el patrimonio de este tipo de figuras.

Neruda es del tipo de escritores que son patrimonio de la humanidad. Con México tuvo una relación transversal, ha sido traducido a más de trescientas lenguas, lo cual hace que tergiversaciones o el secuestro de sus voluntades afecte a todo mundo. El tema de la memoria es interesante porque esta historia la contaron los vencedores. Los vencidos no tuvieron voz y su relato quedó dentro de una burbuja de amnesia. A través de la historia de Neruda podemos entender  que algunos episodios sean manipulados y alejados de la realidad.

A parte del tema de su fundación, tenemos el tema de la politización de su muerte. ¿Cuál es la sombra social y política de Neruda?

Son temas diferentes. En el documental yo abordo su patrimonio. Sobre la exhumación me parece que es la justicia quien tiene que decidir. Si hay dudas,  lo mejor es llevar a cabo las investigaciones en pos de la sanidad mental y moral de Chile. Remitiéndome al tema del patrimonio, Neruda estaba preocupado por cómo colaborar con los nuevos creadores. Cansado del culto al ego desiste de llamar a la fundación Pablo Neruda, y la llama Fundación Cantalao. Ese es el Neruda que ha sido secuestrado y manipulado.

 ¿Cuál es su opinión acerca de que de de hablar por cuestiones extraliterarias?

Lo ideal sería discutir sobre su obra o alguna efeméride, pero lamentablemente la manipulación de identidades culturales es un hecho, es algo común en los regímenes dictatoriales. En el caso de Neruda las cosas calzaron en contra suya, por eso es importante revisitar estos espacios y recuestionar la verdad oficial

¿En Chile el tema de la Fundación está olvidado o se mantiene vivo?

No recibe mucha atención, de ahí mi interés en realizar el documental. En el caso de Neruda las personas vinculadas a la fundación fueron también funcionarios de los primeros gobiernos de la democracia. Gente con un vínculo directo con la dictadura y luego funcionarios del gobierno. Meterse con ellos tiene una implicación más amplia.

¿Lo sucedido con la Fundación, a través de Figueroa obedece a una estrategia de gestión cultural para minimizar el contenido social en la obra de Neruda?

Claro. Dentro regímenes fácticos surgen conflictos con las identidades culturales, y se busca generar figuras sin demasiada incidencia social. Durante los ochenta y noventa, a pesar su vinculación política y la densidad de su poesía, a Neruda se le quiso convertir en el coleccionista de caracolas que escribía poesía de amor y le gustaba la fiesta. Esta la figura de Neruda menos incómoda socialmente, gracias a esto hay quienes lo ven más light y bonachón de lo que realmente es.

libros



Temas relacionados:
Cine
Cultura
Libros




    Contenido Relacionado


  1. La obsesión del muro entre Estados Unidos y México #PrimerosCapítulos
    Enero 29, 2017 9:55 am
  2. Libros de la semana: Del Paso, Villalobos, Marcelino Freire…
    Enero 27, 2017 10:09 am
  3. ‘La historia del rock mexicano ha sido a contracorriente’: Sr. González #Letrasynotas
    Enero 26, 2017 1:32 pm
  4. Marta Lamas analiza el comercio sexual en la CDMX
    Enero 26, 2017 1:18 pm
  5. Luciano Concheiro y su propuesta de potenciar las formas de vida no capitalistas
    Enero 25, 2017 2:05 pm
  6. Travesía, 10 años de promover la lectura entre los niños y jóvenes
    Enero 25, 2017 1:52 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]