‘Coco’ le “hace justicia a la riqueza de México”
"El equipo de la película ha pasado mucho tiempo haciendo investigaciones en esta nación, quedándose en hogares para ganar inspiración”: directora del archivo y exposiciones de Pixar.

Elyse Klaidman, directora del archivo y exposiciones de Pixar Animation Studios, aseguró que la exhibición “El arte de Coco”, que se presenta en la galería de la Cineteca Nacional, es el resultado de los múltiples viajes de investigación que emprendieron los realizadores de esta empresa a México.

Durante un recorrido que hizo Notimex se pudo comprobar que en este espacio hay cerca de 100 piezas de arte, entre dibujos, esculturas y pinturas, del nuevo largometraje de animación “Coco”, que se estrenó el pasado viernes en las salas de cine del país.

Al iniciar esta muestra, se explicó que esta cinta no existiría sin la belleza, ni inspiración de México, tanto de su cultura y de las familias que compartieron sus hogares y sus vidas.

Asimismo, los detalles fueron hechos con la imaginación y la habilidad de un pequeño, pero muy talentoso equipo de artistas y diseñadores, que de manera apasionada le dieron vida a este mundo.

“Lo más importante para nosotros es la historia que queremos contar, los personajes y el escenario, algo importante es la investigación que hacemos siempre para hacer una trama que se pueda creer”, declaró Klaidman.

Una frase que se muestra al principio de esta exhibición es: “Fue muy importante para nosotros hacerle justicia a la riqueza de México, a su compleja historia y cultura”, dicho por la productora Darla K. Anderson.

Debajo de esto aparecen algunas fotografías que los creativos tomaron durante sus viajes a este país y al otro lado se ven ciertos dibujos y pinturas de ofrendas, cuando ellos se quedaron en casa con familias, por lo que aprendieron a valorar esta tradición.

“No queríamos basarnos sólo en estereotipos, entonces el equipo de la película ha pasado mucho tiempo haciendo investigaciones en esta nación, quedándose en hogares para ganar inspiración”, indicó.

Cabe mencionar que en este filme existen dos mundos, el de los vivos y el de los muertos; en este recorrido se dan detalles con datos interesantes acerca de ambos.

Al caminar, la gente podrá ver una ofrenda y posteriormente otra sala en la que se puede apreciar la familia “Rivera”, que aparece en la película; los realizadores querían mostrar a una familia fuerte.

“Uno de mis personajes preferidos es la abuelita, por su postura se ve que es la matriarca de la familia, pero también tiene algo dulce con su relación con ‘Miguel’ (el protagonista)”, opinó.

Informó que cuando este estudio empieza a hacer un personaje nuevo, no sabe inmediatamente cómo va a ser, entonces analizan bastantes dibujos y pinturas para escoger la personalidad perfecta para los respectivos papeles.

En este lugar se puede admirar diversas pinturas, una de ellas fue hecha muy temprano en el desarrollo de la película, donde se muestra la calidez que hay entre “Mamá Coco” y “Miguel”.

“También están algunos personajes muertos como “Imelda” que “está moldeado como los personajes grandes de los años 30 y 40 como Dolores del Río y María Félix; su traje era muy importante, se ve muy elegante”.

Dentro de otro muro se muestra la relación que hay entre el infante “Miguel” con su mascota “Dante”, quienes juegan y tienen una conexión muy fuerte. “Un detalle importante del director de la cinta es que la guitarra fuera más grande que él”.

Igualmente, hay dos esculturas de “Ernesto de la Cruz” uno cuando estaba vivo y otro muerto. “Algo complicado era cómo hacer que se viera la misma persona, por lo que su pelo y sonrisa fueron idénticas”, aseveró la especialista.

Cuando los creativos vieron el desfile de los alebrijes les impresionó tanto que decidieron en automático incluir estos personajes en la producción, “dijeron, es algo que debe de tener nuestra película”.

Para pasar del mundo de los vivos, al de los muertos, dijo, hay un puente muy grande hecho con flor de cempasúchil y creado con esta flor porque se deseaba hacer algo orgánico, no con materiales muy estructurados o demasiado rígidos.

Se dio a conocer que los dibujantes y los escultores trabajan muy juntos, durante un proceso de entre dos o tres años, periodo en el que generalmente se tardan para hacer los personajes de las distintas películas, para descubrir cómo se vería su universo.

En la última sala se encuentra el llamado “color-script”, que es la primera oportunidad que tiene el productor del diseño para pensar en los colores y las emociones del proyecto.

Específicamente en “Coco”, pensó mucho en el Día de Muertos, en el que hay colores diferentes; los personajes vivos fueron hechos con tonos fuertes como naranja y amarillo, mientras que los muertos con más brillantes y mucho contraste.

Al final, se puede ver una pintura con la ciudad de los muertos; los animadores pensaron cómo iban a representar eso en dibujos, así que “como va a crecer, porque la gente siempre va a morir, entonces lo han hecho como una torre.

“Abajo están las edificaciones de los Mayas, Aztecas, después del periodo colonial, la Revolución y la época más moderna”, concluyó.



Temas relacionados:
Cine
Día de Muertos
Espectáculos



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]