“Estoy desencantado de quienes se adueñan de la democracia”: Luis Sepúlveda
El narrador chileno publica su nueva novela, ‘Historia de un perro llamado leal’.
(Tusquets).

Es difícil, para un perro pastor alemán que vive al servicio de un grupo humano, no añorar la libertad que conoció como cachorro. Y sobre todo no sentir nostalgia por todo lo que perdió en sus vivencias con los mapuches, los indios de la Araucanía en Chile. Y es que nuestro perro se cayó en la nieve y, rescatado por un jaguar, fue a dar en un poblado mapuche. Allí creció con su compañero Aukamañ, el niño indio que era como un hermano para él, y allí aprendió a respetar a la naturaleza y a todas sus criaturas. Sin embargo, ahora debe obedecer las órdenes de aquellos para los que trabaja y dar caza a un fugitivo misterioso, escondido más allá del río. ¿Adónde nos llevará la caza? El destino está escrito en su propio nombre, Leal, y le llevará a una situación que pondrá a prueba, pasado tanto tiempo, su fidelidad a viejos lazos de afecto. Con recursos de la fábula, el chileno Luis Sepúlveda (Ovalle, Chile, 1949) publica Historia de un perro llamado leal (Tusquets), novela donde cuestiona la forma en que Occidente se relaciona con las comunidades indígenas y concibe la idea de desarrollo.

¿Qué es lo que detona esta novela?

En el año 2010 un fuerte terremoto destrozó casi todo el sur de Chile. Me sumé a una campaña para reconstruir la zona mapuche y me encontré con la historia de un niño de 8 años a quien le habían quitado un perro fino, un pastor alemán. Para la policía, racista sin duda, el menor indígena sólo había podido obtener un perro de esas características mediante el robo, cuando la realidad es que había crecido con él. Ese fue el detonante para contar una historia sobre el mundo mapuche.

Utilizar a los animales es propio de un género como la fábula. ¿Se planteó la novela en estos términos?

Sí, la fábula otorgar características humanas a los animales. Ayuda para no distanciarse del comportamiento humano y mostrarlo mejor. Además la fábula siempre ha tenido ese encanto tan especial que a pesar de hablar de animales, nos hace reflexionar sobre los comportamientos y valores humanos. La realidad de los mapuches es la misma que la del resto de los pueblos indígenas: su cultura es negada, no existen a ojos del Estado y de la cultura oficial.

La novela muestra también una crítica a la concepción occidental del desarrollo.

No concibo la literatura sin una carga ética. Siempre he postulado que si de algo sirve la literatura o escribir, es para hacer prevalecer la necesaria condición ética que ha sido olvidada en aras de una visión enferma del desarrollismo a ultranza. Importa más el mito del crecimiento que las necesidades de las grandes mayorías.

¿Cómo manejar la ética sin caer en la moraleja?

Es difícil pero no imposible. Procuro compartir mi punto de vista de la literatura, la vida, y de ciertos valores, pero sin ser impositivo. La buena literatura está abierta a la interpretación. No hay dos lectores iguales, todos sacamos conclusiones diferentes. La literatura tiene un enorme espacio de libertad.

¿Cuándo habla de valores a qué se refiere?

Estamos a merced de estados lumpen en la mayoría del mundo. La soberanía es reemplazada por los intereses económicos de las multinacionales que determinan nuestra conducta, comportamiento y deseos. Evidentemente estoy en contra de eso.

Somos sociedades cada vez más homogéneas…

Sí por la maldita palabra ‘globalización’. Al principio se hablaba de la globalización de los derechos humanos y civiles, pero una vez que se mundializó, la tendencia fue establecer una especie de modelo único de pensamiento, negando la riqueza de la diversidad.

Me da la impresión de que su literatura es producto del desencanto.

Escribo desde un desencanto muy grande. Se ha demostrado algo que está fallando en el sistema que se presentó como triunfante. La lógica capitalista funciona para pocos y los mecanismos de su manutención han generado la corrupción que vemos en todo el mundo.

Está desencantado de la democracia

Estoy desencantado de quiénes se han adueñado de la democracia. La democracia es el gobierno del pueblo y debería ser en beneficio de las grandes mayorías.

En términos literarios, ¿uno es preso de sus obsesiones?

Uno es propenso a multiplicar sus propias obsesiones, las mías son las mismas. Se mantiene el enorme reto de la palabra escrita, de preguntarme si soy capaz de contar una historia. Otra es la diversidad de cosas por contar y una última, la expresividad.

La expresión que en su caso tiene que ver con un lenguaje muy transparente, sin truco.

Me gusta usar las páginas justas y necesarias para contar una historia. Cada historia decide cómo quiere ser contada. A mí me toca esforzarme en la concisión, amo mi idioma porque tiene una capacidad de síntesis asombrosa.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros


    Contenido Relacionado


  1. La vision de los vendidos entre los libros de la semanaLa narrativa de Arreola y ‘La visión de los vendidos’, entre los libros de la semana
    mayo 27, 2016 9:49 am
  2. Reunen por primera vez codice mixtecoReúnen por primera vez los fragmentos de un códice mixteco
    mayo 26, 2016 6:40 pm
  3. Humberto padgett tamaulipasLa casta de narcogobernadores en Tamaulipas
    mayo 26, 2016 3:00 pm
  4. reeditan obra de alfonso reyesLa UANL reedita ‘Visión de Anáhuac’, de Alfonso Reyes
    mayo 26, 2016 2:47 pm
  5. Subasta ShakespeareVenden la primera antología de Shakespeare en casi 3 millones de dólares
    mayo 25, 2016 6:13 pm
  6. sandra frid descubre los claroscuros de nellieSandra Frid descubre los claroscuros de Nellie Campobello
    mayo 25, 2016 2:35 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Falsifican firma de Kate del Castillo
“No voy a participar en elecciones del Edomex”, aclara.