Salvador Elizondo a diez años de su muerte
La fotógrafa y viuda del escrito, Paulina Lavista reúne el contenido de alguna de sus libretas en el libro ‘Diarios 1945-1985’.
Salvador Elizondo a diez
(Secretaría de Cultura).

Salvador Elizondo murió el 29 de marzo de 2006, tenía entonces 73 años. Su vida giró alrededor de la escritura y prueba de ello son las 83 libretas donde registró su día a día.

Sus primeros apuntes datan de su periodo en Estados Unidos a donde fue enviado a estudiar, luego de que su familia regresara de Alemania en la época del nazismo. Sobrino-nieto de Enrique González Martínez e hijo del diplomático y productor de cine, Salvador Elizondo Pani, creció en un ambiente donde el arte era cosa de todos los días.

“Desde muy niño aprendió a pensar”, asegura su viuda, la fotógrafa Paulina Lavista. “Su padre no lo consintió, lo obligó a cumplir sus estudios”

Lavista compartió más de treinta años con Elizondo. Tras la muerte del escritor se dio a la tarea de compilar sus diarios. En principio publicó algunos fragmentos en la revista Letras Libres, posteriormente emprendió la edición de otros materiales para el libro Diarios 1945-1985, volumen publicado por el Fondo de Cultura Económica.

“Mientras vivió no solía ojearlos, acaso los veía si él me compartía algo”, explica. “A través de los textos se moldea la compleja personalidad de Elizondo. “Quisimos hacer un retrato suyo y evitar la dispersión para que fueran de buen gusto; que nos ayudara a narrar al personaje”.

Por décadas la fotógrafa fue la primera lectora de Elizondo y él, el primer crítico de sus imágenes. “Siempre fue muy entusiasta, me animaba a tomar fotos, leímos juntos, él me traducía. Si puedo hacer ediciones interesantes es porque él me enseñó”.

La impronta del escritor es absoluta, reconoce. “Soy de las que piensa que Farabeuf está escrita a partir de una fotografía. Salvador fue de los primeros en hablar de mi disciplina como un arte”.

El respeto y la admiración aumentan día con día y es categórica al señalar que su libro favorito es Cámera lucida. A diez años de distancia, recuerda que sus últimas horas fueron tranquilas, sin sufrimiento. “Los diarios de su muerte me dan la razón. Para mí son los más interesantes porque tuvo las agallas de narrar su enfermedad. Cuando los publique será una bomba porque nadie ha hecho eso”.

En total serán tres los tomos que reunirán las bitácoras. La periodicidad y el sello bajo el que saldrán los otros dos son una incógnita. “Supongo que serán con el Fondo de Cultura Económica pero no hay nada seguro, debo darme prisa porque ya tengo setenta años y no tengo tanto tiempo ni memoria.

Además de los testimoniales confirma la existencia de La estatua de Condillac, novela inédita e inacabada de Salvador Elizondo que empezó a escribir a finales de los setenta. Por ahora falta trabajar la pieza y decidir al editor.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
SOCIEDAD


    Contenido Relacionado


  1. Sergio Pitol, premio 'Alfonso Reyes 2016'Sergio Pitol, premio ‘Alfonso Reyes 2016’
    marzo 28, 2016 9:03 pm
  2. 4 libros basicos de mario vargas llosa4 libros básicos de Mario Vargas Llosa
    marzo 28, 2016 3:29 pm
  3. vargas llosaMario Vargas Llosa cumple 80 años
    marzo 28, 2016 6:50 am
  4. Avance del libro postumo de GaleanoAvance del libro póstumo de Eduardo Galeano #PrimerosCapítulos
    marzo 27, 2016 12:38 pm
  5. entrevista alma guillermoprietoLa ética y el rigor periodístico en palabras de Alma Guillermoprieto
    marzo 27, 2016 12:13 pm
  6. libros de eco pizzolato y vasquezLibros de Eco, Vásquez y Pizzolato, entre las novedades de la semana
    marzo 25, 2016 10:13 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]