Implantan a mexicano el primer corazón artificial en AL
"Se coloca un dispositivo artificial como sustituto a un corazón humano. No se necesita trasplantar. Hace las funciones del corazón y el paciente con esto hace su vida normal", explicó el doctor Moisés Calderón, director del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI.
Implantan a mexicano el primer corazón artificial en AL
(Foto: Diego Simón/ Cuartoscuro)

El doctor Moisés Calderón, director del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, presentó al paciente José Salvador Pérez Yáñez, de 68 años de edad, la primer persona en América Latina en recibir un dispositivo de asistencia ventricular como terapia definitiva conocido como “corazón artificial”.

El Instituto Mexicano del Seguro Social se convirtió en la primera institución en América Latina en realizar un trasplante de este tipo.

“Mis nietos me dicen abuelito robot o Ironman; ojalá fuera Ironman”, dijo Salvador, ingeniero civil de 68 años.

Sus ocho nietos lo llaman “Ironman”, porque en una bolsa “cangurera” carga una consola electrónica que regula el corazón artificial implantado el 14 de noviembre de 2012 por médicos del Hospital de Cardiología del Centro Médico Siglo XXI del IMSS.

Casado con Martha de Pérez y con seis hijos y ocho nietos, es el único latinoamericano a quien se le ha colocado un “dispositivo de asistencia ventricular” o corazón artificial, que llevará de por vida.

En conferencia de prensa, acompañado por el equipo de galenos que lo operó, explicó que el nuevo dispositivo ha venido a cambiar su vida, porque “vivir con algo que no es de uno, no es fácil”.

Se refiere al dispositivo que el doctor Moisés Calderón, director del Hospital de Cardiología del Centro Médico Siglo XXI del IMSS, no duda en calificar como “un corazón biónico“.

Los médicos le ofrecieron esa alternativa, porque ya en 1997 había sufrido un infarto y a partir de 2006 recibió implante de células madre al corazón, con lo cual se elevó en forma considerable su calidad de vida.

Sin embargo, como la “bomba natural” del corazón seguía en deterioro, se le ofreció esta alternativa.

“Entré y salí caminando del hospital. Me recuperé en mi casa, donde mi amiga, mi amante, mi confidente, mi esposa aprendió de las enfermeras de terapia intensiva del IMSS las técnicas para cuidarme y gracias a eso me recuperé”, expresó.

Aunque Salvador no puede nadar o meterse a un jacuzzi, porque se mojaría la parte de las mangueras que conectan la parte interna de su “corazón artificial” con la externa y las baterías, sí puede hacer otros deportes e incluso volar en un avión sin ningún problema.

(Con información de Notimex)

 



Temas relacionados:
Ciudad de México
SOCIEDAD
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Falsifican firma de Kate del Castillo
“No voy a participar en elecciones del Edomex”, aclara.