Función Pública pierde juicio contra Muñoz Leos, ex director de Pemex
El gobierno de Felipe Calderón perdió el juicio que en 2007 presentó en contra de Raúl Muñoz Leos, acusado de un quebranto a Pemex por 1,724 millones de pesos.
(Foto: Benjamín Flores/Procesofoto)

Por : Ana Lilia Pérez, especial para AN

La Secretaría de la Función Pública (SFP) perdió el juicio que en 2007 presentó en contra de Raúl Muñoz Leos, exdirector general de Pemex en el sexenio de Vicente Fox, acusado de un quebranto estimado en mil 724 millones de pesos.

En 2004, sin someterlo a consideración del Consejo de Administración, Muñoz Leos firmó el convenio 10275/2004, para transferirle casi 8 mil millones de pesos al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

El convenio se firmó a puerta cerrada en una reunión prácticamente secreta en la que estuvieron Raúl Muñoz Leos, el entonces abogado general de Pemex, Juan Soriano Rosas, y el dirigente del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps.

Al determinar el convenio como ilegal, ya que Muñoz Leos suscribió el convenio 10275/04 “sin contar con la disponibilidad presupuestal correspondiente ni con las autorizaciones del Consejo de Administración de Pemex y de las secretarías de Energía y de Hacienda y Crédito Público”,  en 2007, la SFP inhabilitó a Muñoz Leos y a Soriano Rosas a ejercer cargo público durante 10 años. Les fijó una multa de  864 millones 738 mil 400 millones de pesos, la más alta en contra de funcionarios públicos.

En su argumentación contra Muñoz Leos, la SFP integró 52 elementos de prueba, entre ellos el oficio 101-983 del 13 de agosto de 2004, suscrito por el entonces secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, al secretario de Energía “en el que se señala que no existe disponibilidad presupuestaria para hacer frente a los compromisos asumidos por Pemex en el convenio 10275/04”.

El oficio número 101-1159, que le dirigió Gil Díaz a Vicente Fox el 17 de septiembre de 2004, para informarle la problemática derivada de la firma del convenio.

También el oficio DCA-1749/2005, en el cual, el 12 de julio de 2005, el director Corporativo de Pemex pidió al titular del OIC el informe del procedimiento administrativo o sanciones derivadas de la firma del citado convenio y que, de no existir tal, se promoviera el inicio de investigaciones en torno a dicho asunto.

La SFP encontró en la conducta de Muñoz Leos supuestas violaciones a la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos y el artículo 126 de la Constitución, en el sentido de que “no podrá hacerse pago alguno que no esté comprendido en el presupuesto o determinado por la ley posterior”.

En 2010, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) declaró como irrecuperable la multa impuesta contra Muñoz Leos, debido a que causaron baja en 2008.

Hoy, la SFP reconoció oficialmente que Muñoz Leos libró la millonaria multa en su contra, aunque la inhabilitación sigue en firme.

Proyectos frustrados en Pemex

Entre Raúl Muñoz Leos y el presidente Vicente Fox se dio una especie de amistad basada en los intereses comerciales comunes, que hizo a Fox designarlo director general de Pemex en diciembre de 2000.

Su camino de amistad y negocios estuvo lleno de proyectos frustrados. El primero, según narra el propio Muñoz Leos en su libro Pemex en la encrucijada, fue cuando Fox, entonces gobernador de Guanajuato, planeaban llevar a DuPont a esa zona del Bajío. Nunca se concretó.

La otra frustración, cita, fue “por no convencer a Vicente Fox de que la empresa debía ser una de sus prioridades de gobierno”.

En una reunión privada en la suite de un hotel capitalino, desde donde despachaba el entonces presidente electo, Fox invitó a Muñoz Leos a integrarse a su gabinete. Fue su experiencia en DuPont, registra el ingeniero, lo que motivó a Fox a darle el puesto.

El paso de Muñoz Leos por la paraestatal se dio en el periodo en que, factores externos mundiales registraron a Pemex los ingresos más altos en su historia. En su libro, Muñoz Leos culpa a Vicente Fox de la mala administración de la paraestatal.

Sostiene que apenas a unas semanas de administrar la paraestatal que ingresa a México más del 30 por ciento del presupuesto nacional, en una reunión con otros funcionarios de Pemex, planteó a Fox la forma de obtener “resultados financieros espectaculares a mediano plazo:

“Necesitamos recursos, pero también el esfuerzo coordinado de diversas instancias del gobierno federal para que los planes de negocios puedan llevarse a cabo. Señor presidente, haga de Pemex la prioridad de su gestión, facilitando esta suma de voluntades, y le aseguro que los frutos no se harán esperar”.

—“Todo esto que me dices es muy interesante, Raúl. Pero mi gobierno ya tiene definidas muchas otras prioridades”.

Los especialistas dicen que para Fox fue sólo buena suerte que los precios del petróleo alcanzaran niveles tan altos y que gracias a ello la economía en el sexenio pudo sostenerse pese a la mediocre administración del panista.

Los críticos a la política energética de Fox, como el ex senador Manuel Barttlet, sostienen que aunque Fox tuvo la fortuna de que el petróleo alcanzara los niveles más altos de los últimos años, Vicente Fox los desperdició. Aunado a las ventas récord reportadas todavía a principios de este año, cuando México se convirtió en el principal proveedor de petróleo a Estados Unidos.

Muñoz Leos hace un recuento de los escándalos que caracterizaron la administración panista en el sexenio, culpando a Fox de todos los malos manejos, y directamente de la negociación del Pemexgate, cuyo “carpetazo”, dice Muñoz Leos, se acordó entre Fox —asesorado por Diego Fernández de Cevallos y Santiago Creel— y Romero Deschamps, so pretexto de un conflicto ficticio entre la empresa y el Sindicato.

El ingeniero hace un recuento de los proyectos malogrados: el frustrado Fénix, el saqueo y la ausencia de inversión a Cantarell, la mala planeación en los Contratos de Servicios Múltiples, pero omite hablar de las complicidades compartidas entre él y Vicente Fox, las que causaron su despido.

Las complicidades

Contrario a los roces del presidente y el entonces director general de Pemex, entre Marta Sahagún e Hilda Ledezma, esposa de Muñoz Leos, crecía una amistad que las hacía sostener conversaciones telefónicas todos los días, asistir a fiestas familiares e incluso ir juntas de “shoping”.

Marta e Hilda mantenían más que una relación de amistad. A través de Hilda Ledezma la esposa de Vicente Fox mantenía a Muñoz Leos informado sobre los negocios que sus hijos Manuel y Jorge Bribiesca operaban en la paraestatal y en cuáles debía intervenir Muñoz Leos.

Al interior de Pemex, Marta tenía otro interlocutor: Eduardo Rosas Monroy, recomendado por ella misma a Muñoz Leos para que lo colocara como su secretario particular en la paraestatal.

Lo anterior es documentado en el libro Camisas Azules, Manos Negras. El saqueo de Pemex desde Los Pinos.

En 2006, luego de su salida de Pemex, Muñoz Leos regresó a la vida pública con su libro Pemex en la encrucijada, en el que asegura que fue él quien decidió presentar su renuncia el 1 de noviembre a Vicente Fox y el entonces secretario de Energía, Fernando Elizondo.

En esa publicación, Muñoz Leos reprueba el desempeño de Felipe Calderón al frente de la Secretaría de Energía en el sexenio de Fox. Dice que en su fugaz paso por la Sener no estuvo atento a su trabajo, sino a su futuro político por su “desconocimiento técnico del sector”.

Incluso, en la presentación de ese libro, en noviembre de 2006, en el Club de Industriales, Muñoz Leos dedicó a los presidente buena parte de su discurso criticando la poca visión de Fox para con Pemex y la falta de dedicación de Calderón Hinojosa a la conducción de la Sener.

“Tenía mucho interés por lo que estaba haciendo, pero también tenía mucho interés por su futuro político. Y yo lo considero un gran político, y en el tema de energía y en el tema de Pemex tenía mucho que aprender”, dijo de Calderón.



Temas relacionados:
Pemex


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a comentariosyquejas@aristeguinoticias.com