‘En este mundo parece idiota estar alegre’: Antonio Deltoro
Su libro más reciente es ‘Poesía reunida. 1979-2014’.
(Redacción AN).

Antonio Deltoro es un poeta que se mueve bajo su propia concepción del tiempo. En una época marcada por el vértigo, ve en la lentitud un acto de resistencia. Ganador del Premio Poetas del Mundo Latino, en mayo próximo cumplirá 70 años y asegura llegar al séptimo piso en buena forma. Las celebraciones comenzaron no hace mucho con la publicación de Poesía reunida. 1979-2014 (Secretaría de Cultura/Visor) y con un homenaje en su honor celebrado el 21 de marzo en el Palacio de Bellas Artes.

¿Se lee en sus primeros poemas?

Sí, como todo poeta lento están las circunstancias, pero también el temperamento y la manera de acercarse a la cosas. Me sigo viendo, aunque ya no soy el mismo. Tengo menos energía y esto se nota en la longitud de los versos, ahora son más cortos. Desde el principio, sin proponérmelo, pensé que mi poesía y mi biografía podrían ir juntas, en el sentido de que el propio paso del tiempo me daría diferentes formas de acercamiento con la realidad. Soy machariano y para Machado la poesía es la palabra en el tiempo. Pese a que han variado mis poemas, siempre hay algo del asombro infantil ante el mundo.

Por eso la felicidad que le atribuyen a su poesía.

De eso se dan cuenta los otros. Conrado Tostado alguna vez lo dijo sobre mi trabajo, parece ser que la manifestación de la alegría no es tan frecuente en la poesía actual.

¿Cómo hacerle para ser pesimista ante las injusticias o el presente?

Uno no es poeta en todo momento. Uno siente la injusticia, la infelicidad y el temor a la muerte, pero hay algo característico en cada poeta y es el momento en que uno empieza a escribir. Y no es lo mismo en Villaurrutia que en Pellicer. En el primero la poesía es en blanco y negro, donde la muerte está presente; mientras que en el segundo todo es color. Hay poetas del entusiasmo como Gonzalo Rojas, y otros que cultivan la melancolía. A uno lo que le queda es no traicionarse.

En su poesía hay algo de melancolía…

Sí, soy melancólico y en algunos se nota. Una cosa es la melancolía y otra la depresión, pero cuando estoy deprimido no escribo. La poesía necesita un mínimo de energía porque exige estar pendiente de la forma, de no traicionar a la tradición ni a los lectores.

¿Dónde coloca a César Vallejo?

Vallejo tiene una solidaridad humana tremenda; es uno de los grandes poetas del dolor. No tiene la racionalidad que supone la distancia contra el dolor. Le duele estar vivo, ser mestizo, la miseria. La poesía está compuesta por muchos tipos de poetas y todos son insustituibles.

¿Por qué no queda bien decir que uno es un artista celebratorio o feliz?

No queda bien porque en esta época la inteligencia se ha convertido en la cualidad suprema. Mientras más complicado es uno, más prestigio tiene; y en este mundo parece idiota estar alegre y a nadie le gusta aparentar serlo, por eso hay quienes cultivan el misterio, la solemnidad y la tristeza. Así como podemos ver niños de la calle riendo y jugando, la poesía bien puede ser alegre e importante. Al mismo tiempo, mi poesía es celebratoria pero también de investigación. Me interesa por ejemplo, saber en qué se parecen los pájaros a los hombres.

Entiendo a lo que se refiere porque en sus poemas hay reflexiones sobre la muerte o sobre dios.

Sí, hace poco estuve leyendo Versiones y diversiones, donde Paz traduce a algunos poetas chinos. Todos pisamos un mismo suelo, todos miramos las nubes, somos hombres y somos conscientes de que vamos a morir. Esta serie de cualidades universales cada uno las enfrenta a su manera, es decir, los grandes temas se presentan de manera natural.

¿Cómo se lleva con la muerte y la enfermedad?

Me llevo. Me parece admirable la gente como Oliver Sacks, que sabe despedirse. En algún momento de nuestra vida estaremos enfermos. El enfermo tiene una sensibilidad diferente a la del sano, de pronto ve cosas de otra manera, por eso me gusta que todos seamos distintas. Una orquesta de trombones me parece aburridísima.

¿Ve al mundo como una gran orquesta?

Sí, donde hay gente disonante, gente que quiere causar el mal como Donald Trump.

Usted se asume como un poeta lento…

A la música contemporánea antepongo mi propia música, es una especie de resistencia ante el mundo. Por eso digo que hago una poesía de baja velocidad, sin justificación ni panegíricos. La poesía no puede ser una producción en serie aunque hay poetas buenos y prolíficos como Rubén Darío o Pellicer. Cuando uno va corriendo cuesta trabajo fijarse donde pone el pie y como todo el mundo está habitado, resulta que el que camina a lo mejor aplasta un ser vivo.

 ¿La lentitud es una forma de resistencia?

Sí, creo que voy a contrapelo. No porque lo quiera sino porque así soy. Cuando estudié economía descubrí que decir ‘no’  a ciertas oportunidades me llevó a cuestiones más placenteras. Tengo compañeros que llegaron a ser ministros o jefes de partido, ellos tienen su futuro seguro, yo no.

Aunque tuvo su etapa militante…

Sí, después del 68 me fui al campo con un grupo maoísta. Quería proletarizarme porque pensábamos que el fracaso del 68 se debió a nuestra lejanía con el pueblo, fue entonces cuando descubrí que no tenía el talante del político porque todo eso me alejaba de la poesía. Machado decía confunde valor y precio.

Tiene un verso que dice: ‘Viviré estos años a bote pronto’. ¿Cómo se vive a bote pronto?

A bote pronto implica vivir recibiendo, descubriendo, como siempre he vivido. Sin un camino trazado. Resolviendo sobre la marcha pero no de manera irresponsable. Decía Montaigne que la conversación es como jugar al frontón, uno no tiene que esperar a que la pelota llegue sino hay que ir por ella.

Le gusta el frontón…

Jugué frontón, me gusta el futbol. Tengo un poema donde digo que el futbol es el juego más popular porque representa la vida normal, todos tenemos los pies a la misma distancia del futbol, es un deporte democrático a diferencia de lo que sucede con el basquetbol, donde los altos tienen ventaja.

¿A qué equipo le va?

Al Necaxa, pero en realidad ya no lo sigo tanto. Ahora veo más futbol español y ahí le voy al Valencia y al Barcelona.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros




    Contenido Relacionado


  1. Bob Dylan tocará en Suecia y aún no se sabe si recogerá el Nobel
    Marzo 28, 2017 12:57 pm
  2. ¿Cómo funciona el cerebro de un presidente? Un libro te lo dice…
    Marzo 27, 2017 2:47 pm
  3. Presentan ‘Lecturas de la Constitución’
    Marzo 27, 2017 2:33 pm
  4. El viaje de Oliver Sacks a Oaxaca #PrimerosCapítulos
    Marzo 26, 2017 11:52 am
  5. Hernández Haddad revela información que ocultó el gobierno de Zedillo
    Marzo 26, 2017 11:44 am
  6. Libros de la semana: Rankin, Gerber, Duverger…
    Marzo 24, 2017 10:08 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]