Aprueba Constituyente, por aclamación, derechos indígenas en CDMX
Será de observancia obligatoria la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y otros instrumentos jurídicos internacionales.
(Foto: Cuartoscuro/Archivo)

Por unanimidad y por aclamación, la Asamblea Constituyente aprobó el dictamen y las reservas derivadas de la Consulta a los pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes sobre los artículos que les atañen.

El artículo 65, en el que se consagran los derechos de la población indígena, plantea que los pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes tienen derecho a la libre determinación. 

“En virtud de ese derecho -se asienta- determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural”. También como resultado de la consulta se adicionó que tendrán derecho a la libre asociación.

En el apartado de Autonomía, se establece que la libre autodeterminación se ejercerá a través de la autonomía de los pueblos y barrios originarios como partes integrantes de la Ciudad de México.

Igualmente se establece que esos conceptos se entenderán como su capacidad para adoptar por sí mismos decisiones e instituir prácticas propias para desarrollar sus facultades económicas, políticas sociales, educativas, judiciales, culturales, así como el manejo de los recursos naturales y del medio ambiente.

 

Sobre este tema, la Asamblea Constituyente emitió el siguiente comunicado:

 

POR UNANIMIDAD Y POR ACLAMACIÓN, APRUEBA LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE LOS DERECHOS DE LA POBLACIÓN INDÍGENA
Es un hito histórico porque se reconoce por primera vez a los indígenas como sujetos de derechos colectivos y se recogen sus demandas más sentidas, aseguró el presidente de la comisión respectiva, Jesús Ramírez

Por primera vez en el mundo una parte de la constitución es consultada con la población de manera directa

Marca un referente para el país y para el mundo

La Asamblea Constituyente aprobó por unanimidad y por aclamación, el dictamen y las reservas derivadas de la Consulta a los pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes sobre los artículos que les atañen y que quedarán plasmados en la Constitución Política de la Ciudad de México.

Este dictamen representa un hito histórico porque se reconoce por primera vez a los indígenas como sujetos de derechos colectivos y se recogen sus demandas más sentidas, subrayó el diputado Jesús Ramírez, presidente de la Comisión de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes, quien destacó el gran esfuerzo que representó la realización de la consulta en ese sector poblacional, que se realizó a través de 50 asambleas informativas y 940 asambleas deliberativas. Se consultó a 147 pueblos, 97 barrios y 74 comunidades indígenas residentes.

“Por primera vez en el mundo una parte de la constitución es consultada con la población de manera directa. Marca un referente para el país y para el mundo”, enfatizó.

La comisión llevó a consulta de las comunidades indígenas tres artículos de la constitución relacionados con el capítulo de Ciudad Pluricultural y diversos otros que tocan temas que atañen a esta población.

El artículo 63 establece que la constitución reconoce, garantiza y protege los derechos colectivos e individuales de los pueblos indígenas y sus integrantes. A petición de los propios indígenas, se incluyó la frase siguiente: “Las mujeres y hombres que integran estas comunidades serán titulares de los derechos consagrados en la Constitución”. Quedó asentado que además de la Constitución federal, serán de observancia obligatoria la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y otros instrumentos jurídicos internacionales de los que México forma parte.

El artículo 64 se refiere a la composición pluricultural, plurilingüe y multiétnica de la ciudad la cual está sustentada en sus pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes. Se establece una definición sobre los dos sujetos de derechos y consagra el reconocimiento del derecho a la autoadscripción de los indígenas, pues señala que la conciencia de su identidad colectiva e individual deberá ser criterio fundamental para determinar a los sujetos que se aplicarán las disposiciones contenidas en la constitución.

El artículo 65, en el que se consagran los derechos de la población indígena, plantea que los pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes tienen derecho a la libre determinación. “En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural”. También como resultado de la consulta se adicionó que tendrán derecho a la libre asociación.

En el apartado de Autonomía, se establece que la libre autodeterminación se ejercerá a través de la autonomía de los pueblos y barrios originarios como partes integrantes de la Ciudad de México, y se entenderá como su capacidad para adoptar por sí mismos decisiones e instituir prácticas propias para desarrollar sus facultades económicas, políticas sociales, educativas, judiciales, culturales, así como el manejo de los recursos naturales y del medio ambiente, en el marco constitucional mexicano y de los derechos humanos.

Se señala también que las autoridades reconocen esa autonomía y establecerán las partidas presupuestales específicas para el cumplimiento de sus derechos. Se creará un sistema institucional que registre a todos los pueblos y barrios y comunidades indígenas que dé cuenta de su territorio, ubicación geográfica, población, etnia, lengua y variantes, autoridades, mesas directivas, prácticas tradicionales y cualquier indicador relevante que para ellos deba considerarse.

Se establecen derechos de participación política, de comunicación, culturales, al desarrollo propio (y dentro de esto, la población indígena pidió que se incluyera que la administración y cuidado de los panteones comunitarios es facultad y responsabilidad de los pueblos y barrios originarios), a la educación, a la salud, de acceso a la justicia, a la tierra, al territorio y a los recursos naturales; como parte de esto último, se aprobó que los cultivos tradicionales tales como el maíz, calabaza, amaranto, nopal, frijol y chile son parte del patrimonio de la población indígena y constituyen parte de la biodiversidad de la ciudad.

Se señala que el material genético de esos cultivos, desarrollado a través de generaciones, no es susceptible de apropiación por ninguna empresa privada, nacional o extranjera y se protegerá de la contaminación que pudieran producir plantas genéticamente modificadas. El gobierno deberá establecer un banco de material genético y se prohíbe la siembra de semillas transgénicas en el territorio de la ciudad.

La votación de los tres artículos, que fue por unanimidad, culminó con un prolongado aplauso de pie por parte de todos los constituyentes presentes.
El presidente de la Mesa Directiva, Alejandro Encinas, felicitó a todos los integrantes de la comisión y se congratuló por el apoyo general que se mostró por los artículos referidos a los derechos de los indígenas, lo cual, dijo, será uno de los rasgos más importantes de esta constitución.

ESFUERZO TITÁNICO DE LA COMISIÓN
Jesús Ramírez, presidente de la comisión e integrante del grupo parlamentario de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), refirió la intensidad y apasionamiento que se vivió en los trabajos de dictaminación y destacó la suma de voluntades de todos los integrantes de la comisión quienes hicieron un esfuerzo excepcional y ejemplar. “Se ha logrado que todos los resultados se aprobaran por consenso; fue un ejercicio de tolerancia, dialogo circular, ejemplo de lo que debe ser un verdadero parlamento”, dijo.

Pidió disculpas a los indígenas por las injusticias históricas y la deuda que se tiene con ellos y pidió a la Asamblea Constituyente aprobar el dictamen y las reservas de consenso.

Al iniciarse los pronunciamientos, el diputado de Morena, Jaime Cárdenas, anunció que se abstendría de votar porque aunque reconoció avances en la consolidación de los derechos de los indígenas (“la Constitución de la Ciudad es muy superior en ampliación de derechos colectivos” para esta población), refirió haber conocido que en algunos lugares los pueblos no aceptaron la consulta y quemaron las boletas. Dijo ver problemas porque no se quiso visibilizar en la constitución a los afromexicanos y porque no se estableció la obligatoriedad de la plurinacionalidad en la contratación de personal en todas las instituciones de la ciudad. Apuntó que la autonomía territorial se menciona ambiguamente, pero no se reconoce el cuarto nivel de gobierno. Este diputado se manifestó en contra de todos preceptos contenidos en la constitución y al final de cuentas, en este caso, no se abstuvo ni votó en contra.

Por su parte, la diputada del mismo partido, Consuelo Sánchez, manifestó su beneplácito por el consenso alcanzado en cuanto a los derechos que se establecen y el instrumento que se crea para puedan ejercer esos derechos. “Estamos haciendo historia pues esta constitución permitirá a los pueblos establecer una nueva relación con los gobiernos. Por primera vez se terminará la opresión y subordinación a las autoridades. Eso es la autonomía, nuevas relaciones con las autoridades, relaciones de coordinación. De hoy en adelante la ciudad será otra y esperemos que con esto (los indígenas) se sientan representados en esta constitución”.

La constituyente Ana Julia Hernández, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), destacó que los pueblos han tenido que soportar una larga espera para ver reconocidos sus derechos. “Los ecos de los abusos replicados ensordecen todavía nuestros oídos. Tenemos el deber de reparar las injusticias y saldar la deuda histórica. Y esta es una gran oportunidad”.

A su vez, el diputado del grupo parlamentario del Ejecutivo Federal, Augusto Gómez Villanueva, aseguró que en los trabajos de la comisión encontraron lección para que México enfrente sus peores momentos con la fuerza que nos da nuestra dignidad de identificarnos como mexicanos. Resaltó que el dictamen es de unidad y representa un momento de reencuentro con la nación y con nosotros mismos. Y, afirmó, estamos rescatando, con el paso de los siglos, la demanda de los pueblos que fueron parte esencial de la génesis de nuestra historia.

El diputado del Partido Encuentro Social (PES), Hugo Eric Flores, dijo que es un buen momento para reconocer que la inclusión de los pueblos no es solo histórica sino que por fin se hace justicia a miles y miles de mexicanos. Hizo un reconocimiento al grupo redactor del proyecto original de Constitución por incluir estos artículos, así como a la comisión encargada de la elaboración del dictamen y consultar a los pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas. Y llamó a hacer una entrega inmediata del dictamen y de la Constitución a los pueblos consultados.

La diputada perredista Nelly Antonia Juárez, de origen indígena, señaló que en su opinión se trata del dictamen más humano de la Asamblea Constituyente pues, dijo, no se habla de conceptos abstractos, sino derechos de personas que nos dieron su confianza en la consulta. Añadió que derivado de ese proceso se generaron 940 actas de las asambleas comunitarias a las cuales asistieron 17 mil 518 personas. “No más marginación a los pueblos y barrios; hay que estar en el centro del debate, hoy en que los mexicano alzamos la voz por la dignificación nacional”, señaló Juárez.

Carlos Gelista, constituyente por el Partido de Acción Nacional (PAN), reconoció la relevancia de los derechos de esta población. “Hoy consignaremos en la constitución a estas personas como sujetos de derechos; y las circunstancias de hoy obligan a reconocerlos. Y esto no debe ser agenda de nadie, es una realidad que está allá afuera y que se debe atender. Hay quienes no ven a los indígenas, que piensan que es una equivocación, por eso considero transcendente su inclusión, visibilización y reconocimiento de sus derechos en esta constitución”, manifestó.

Bruno Bichir, constituyente morenista, se pronunció en favor con un mensaje en verso. “Esto no es poesía, es palabra. Este es el tiempo, es el tiempo de los invisibles, de los de abajo, de los nuestros, de todas y todos, tiempo de más de 500 tiempos, tiempo de olvido, del espejo, de vernos y reconocernos (…) De reconocer, de entender quiénes somos, de dónde venimos, para ver nuestros pasos de futuro, abrazar su enseñanza, porque sus muertos, son nuestros muertos; a ustedes hermanos de barro, a ustedes nos debemos y ahora les hacemos justicia (…) En esta ciudad no muros que nos dividan, no habrá ignominia, dilación ni infamia; no habrá olvido. Será flor, sol, viento y luna. Será maíz y tierra, agua, fuego y lluvia; será, valiente, vanguardista. La ciudad de México será digna y será hermosa, y será de todas y para todos”, expresó Bichir.

La diputada perredista Guadalupe Muñoz manifestó su agradecimiento a los integrantes de la comisión, así como al primer presidente de la misma, a Mardonio Carballo y por igual al actual presidente, Jesús Ramírez, por el trabajo y proceso de coordinación de la consulta indígena, dijo. “Por último, mi total y completo agradecimiento a los pueblos y barrios y comunidades indígenas por acudir a las asambleas, por su participación, por permitirnos acercarnos y compartirnos sus tradiciones. Sin ustedes no habría constitución. Este es un proceso histórico porque estamos salvaguardando a este sector”, señaló Muñoz.

Patricia Ruíz Anchondo, diputada por Morena, sostuvo que el dictamen refleja los sentimientos más profundos de la ciudad, del país y de los pueblos y comunidades indígenas de la capital. “Hubo un debate muy intenso, apasionado y comprometido en la comisión y por eso quizá se logró el consenso. Yo vengo de Chihuahua donde había más de 100 culturas, hoy quedan sólo cinco porque hubo una lucha de exterminio contra las culturas originarias. Y una de las grandezas de nuestra ciudad es que estas culturas prevalecen y están aquí, y son parte de la visión cosmopolita de este mosaico de culturas originarias que coexisten con nosotros y que merecen ser visibles. Este es el mejor dictamen de la Asamblea Constituyente, porque fue por consenso en comisión y por consenso con los pueblos. Hoy estamos haciendo historia,” remató Ruíz Anchondo.

Elena Chávez, del PRD, dijo que esta es una oportunidad de restaurar los derechos de las comunidades y pueblos indígenas residentes en la ciudad y que la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México está fundando las bases para combatir las injusticias en su contra, ya que el dictamen servirá de base para atender las necesidades económicas, políticas y sociales sufridas por los indígenas. “Es momentos de saldar la deuda histórica con los indígenas. Luchas irán y luchas vendrán, pero al final los pobres, seguirán siendo pobres”, concluyó.

El constituyente morenista Aristeo López, también de origen indígena, comenzó su participación hablando en su lengua; posteriormente aseguró que se creó una nueva relación entre el Estado y los pueblos y barrios originarios de la capital. Dijo que esta nueva relación marca “lo que se conoce como las antiguas demandas y de los sentimientos actuales”; agregó que es una fortaleza que se debe de aprovechar.

La diputada Esthela Damián, de Movimiento Ciudadano, expresó su apoyo al dictamen por respeto al trabajo de los integrantes de la comisión, pero sobre todo por los pueblos y barrios originarios y las comunidades indígenas, “por exponer su realidad prehispánica y orgullo por habitar esta ciudad, sus deportes, tradiciones y costumbres que se vuelven ley. Han y hemos ganado todos con este dictamen”, finalizó.

El diputado Isidro Cisneros, del PRD, indicó que hablar de pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes es hacer referencia a la inequidad, desigualdad, pobreza extrema, injusticia y discriminación. Resaltó el carácter pluricultural, pluriétnico y plurilingüe del dictamen, pues se transitó desde una perspectiva de protección a minorías hacia el derecho colectivo de las comunidades a la autodeterminación, lo cual permitirá restituir sus derechos y coloca a la Constitución en un nuevo paradigma, que con el apoyo de la consulta indígena da cuenta del espíritu tolerante y democrático de la Asamblea Constituyente.

El morenista Jesús Ramírez agradeció a toda la Asamblea Constituyente por votar en unanimidad en favor del dictamen. Y remató: “Hoy esta Asamblea ha dicho nunca más un México sin los indígenas”.
El presidente de la Mesa Directiva, Alejandro Encinas, señaló que es la primera vez en el mundo, en el país, y en la ciudad donde se cumple con la declaración de la Naciones Unidas para consultar a las comunidades indígenas.







    Contenido Relacionado


  1. CDMX: constituyentes eliminan fuero y aprueban juicio político
    Enero 26, 2017 7:27 pm
  2. No hay fecha límite para promulgar la Constitución capitalina: Encinas
    Enero 24, 2017 6:22 pm
  3. Copred solicita que la Constituyente se disculpe con Mardonio Carballo
    Enero 23, 2017 4:40 pm
  4. Si hay compra o coacción del voto, se anularán elecciones en la Ciudad de México
    Enero 21, 2017 10:21 am
  5. Arquidiócesis critica “Constitución fallida” de CDMX, por aborto y matrimonio gay
    Enero 15, 2017 3:07 pm
  6. Descartan privatizar el agua en la Ciudad de México
    Enero 14, 2017 1:16 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]