La dictadura del PRI “no era perfecta”: Vargas Llosa
A 23 años de sus declaraciones críticas contra el PRI, en el encuentro de intelectuales Vuelta, el hoy Nobel de Literatura habla de nuevo sobre México, en entrevista publicada hoy por el diario 'Reforma'.
La dictadura del PRI “no era perfecta”: Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa vuelve a hablar del PRI.

Lo hace ahora, al llegar a la ciudad de México para participar en varios eventos y homenajes sobre su obra, antes de viajar el fin de semana a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL 2013).

El diario Reforma publica este miércoles una breve conversación de Vargas Llosa con el periodista Roberto Zamarripa, quien cuestiona al novelista si sostiene hoy las mismas opiniones que expresó en México en 1990, durante el Encuentro Vuelta de intelectuales, cuando se refirió al PRI como “la dictadura perfecta”, lo que entonces provocó un escándalo.

Eran los tiempos de Carlos Salinas de Gortari, como Presidente de México.

Aquí algunos fragmentos de la entrevista de Zamarripa con Vargas Llosa, publicadas este miércoles: 

“¡Cuánto me alegro haberme equivocado!”, exclama Mario Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936) y esboza una sonrisa.

Hace 23 años acuñó que México era “la dictadura perfecta”. Ahora, en entrevista, revira.

–¿Ah, se equivocó?

¡No era perfecta! ¡Era imperfecta, felizmente! …Era una dictadura imperfecta y la prueba es que (hoy) no hay una dictadura en México.

–También dijo que le parecía un masoquismo colectivo que la gente votara por el PRI…

Yo no hubiera votado por el PRI, pero el PRI que ha asumido el poder, hay que reconocerlo, no es el mismo PRI de antaño. Este PRI está funcionando dentro de la democracia. Está respetando la democracia; está proponiendo reformas que me parecen bastante sensatas.

La democracia sí está echando raíces en México, hay que reconocerlo.

 

Mario Vargas Llosa está en México para participar en las festividades de Viva Perú y también para presentar su última novela, El héroe discreto (Alfaguara), que cuenta la historia de un próspero camionero de Piura, Perú, de nombre Felícito Yanaqué, quien es sujeto a una extorsión anónima.

Su negocio es quemado, una de sus amantes es presuntamente secuestrada, entre otras formas de presión para que ceda. Pero el camionero, fiel a una frase de su padre –“nunca te dejes pisotear por nadie, hijo”– resiste estoicamente. No cede.

El paralelismo con la vida real, la mexicana, golpea.

–La extorsión manda.

El fenómeno de la corrupción ha tomado proporciones que no tenía en el pasado. Por varias razones. Una por el narcotráfico, que representa una cantidad de recursos de tal magnitud que tiene una capacidad de infiltración en todos los ámbitos de la vida social. También hay un gran desplome de los valores, en general, de todos los valores. Valores culturales, estéticos, morales, cívicos, políticos y eso abre las puertas a la corrupción.

Si prevalece una actitud cínica frente al delito, si existe en muchas personas, en muchos ciudadanos, la idea de que “nadie es ladrón si todos somos ladrones”, el robo pierde, digamos, malevolencia, delictuosidad y se convierte en una actividad, de cierta manera, tolerable.

–¿Cuántos Felícitos necesitamos?

Ésa es la pregunta que quería responder. En nuestras sociedades hay gentes como Felícito Yanaqué, gentes decentes, que tienen unos valores, que son capaces de poner, digamos, unos límites; es decir, que defienden una cierta decencia, una cierta dignidad sin, digamos, dejarse atemorizar por las amenazas, por los peligros y que son la reserva moral de nuestras sociedades.

Hay gente así en todas nuestras sociedades, que son los verdaderos héroes. Esos ciudadanos que no llegan a las primeras páginas de los periódicos ni a los programas de televisión, pero que sin embargo están ahí en el anonimato, resistiendo, tratando de actuar de una manera digna, decente, legal.

–¿No cree que la democracia es extorsionada? Los políticos dicen en campaña “o soy yo o viene la hecatombe”. Es un chantaje.

Es un chantaje… además mentiroso, no es la verdad.

–Chantajean a los ciudadanos, chantajean la democracia, ¿no le parece que estamos…?

Vargas Llosa aprieta tres dedos de su mano izquierda como si deshiciera un grano de sal e interrumpe con una pregunta: “¿No le parece que usted se pone en una situación apocalíptica?”.

Y subraya: “no todos los políticos son los mismos. Hay políticos decentes y políticos indecentes. Hay políticos que representan realmente un valor y otros un desvalor.

“Tenemos que tratar que los políticos decentes vayan al poder, tengan el poder. Convencer a los jóvenes más brillantes que hacer política puede ser una actividad muy decente, puede ser una actividad muy creativa. El gran problema que tenemos es que nuestra mejor gente no va a hacer política; desprecia la política. Que le parece que hacer política es ensuciarse.

“Entonces, claro, si sólo los peores van a hacer política, la política tiene que andar como anda”, remata.

Vargas Llosa dice que hoy no se justifica el pesimismo de antaño, de hace 20 años, cuando acuñó aquello de la dictadura perfecta.

Juzga: “En América Latina tenemos, por fin, derechas democráticas que suben al poder por elecciones, que no piensan llamar a los cuarteles para que les resuelvan sus problemas.

Tenemos izquierdas democráticas, que no teníamos muchas, eran fanáticas, que no creían en la democracia, creían en la revolución.

“En Uruguay, una izquierda extrema, extrema, sube al poder… y la democracia uruguaya no ha sufrido la más mínima mella. ¿No es ése un cambio extraordinario con la América Latina del pasado?”.

Leer la entrevista completa en Reforma.com 



Temas relacionados:
Cultura
México
PRI
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre