Giannina Segnini y Sergio Ramírez: 2 discursos inspiradores sobre periodismo
Durante la ceremonia de entrega del premio Gabriel García Márquez de periodismo entregado la semana pasada, ambos profesionales se lucieron con sus palabras.
FNPI 00
(Fotos tomadas de fnpi.org)

El maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, Sergio Ramírez y Giannina Segnini, ganadora del Reconocimiento a la Excelencia periodística de la primera edición del Premio Gabriel García Márquez de periodismo, ofrecieron dos inspiradores discursos sobre el oficio el pasado 20 de noviembre durante la ceremonia de entrega realizada en la ciudad de Medellín, Colombia.

Primero a Ramírez y después a Segnini, a continuación compartimos sus palabras, que según los organizadores del premio “animan a fortalecer los fundamentos de la ética, la innovación y la excelencia periodística“:

Sergio García Ramírez

Miembro del Consejo Rector del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo

Palabras en el acto de entrega de los premios Gabriel García Márquez de Periodismo de la FNPI.
Medellín, Colombia, 20 de noviembre, 2013.

 

Alas al moscardón

No quiero empezar estas palabras con algo que parezca una lisonja, pero al abrirse esta memorable jornada de los premios Gabriel García Márquez, la ciudad de Medellín se convierte en la capital del periodismo iberoamericano. Esta es una ciudad de la cultura, abierta a la modernidad y al cambio, y con vocación iberoamericana.

Hemos construido una sólida alianza entre Medellín y la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano de cara al futuro, y con voluntad de que sea duradera, porque su mejor pretensión es la de contribuir a la formación de los periodistas jóvenes, de modo que puedan entrar en el mañana con las mejores herramientas posibles.

De manera que nuestro agradecimiento más sentido a su alcalde, el doctor Aníbal Gaviria, por su apoyo entusiasta e irrestricto para hacer posible estas jornadas; a la sociedad civil y a las empresas aliadas Bancolombia y Sura; y sin olvidar a nuestro aliado institucional permanente, la Organización Ardila Lülle.

Vamos a vivir en estos días una verdadera fiesta alrededor de las ideas, de la libertad de información, del avance de la comunicación hacia la modernidad, y una fiesta también de la imaginación. Porque el periodismo que nuestra Fundación busca es el periodismo contemporáneo y desafiante que fundó Gabriel García Márquez, el que equipara y enlaza rigor con imaginación.

Es por eso que Medellín será en estos días la capital del periodismo iberoamericano.

Un eje de atracción de miles de periodistas de las lenguas española y portuguesa que seguirán por internet las diversas mesas, exposiciones y talleres que tendrán lugar después de la entrega de los premios en este acto, para los que concursaron medios y periodistas de todos nuestros países, incluidos los del ámbito latino en Estados Unidos, y agencias de prensa internacionales.

Los 12 miembros del Consejo Rector del Premio, y los 37 jurados, 12 por cada una de las tres rondas organizadas para la calificación, provenimos de 14 países diferentes, además de Colombia. Y los ganadores y finalistas son originarios de Costa Rica, El Salvador, México, Brasil, Perú, Argentina, Colombia, y Chile, con lo que podemos hacer un amplio recorrido por nuestra geografía.

Desde que la Fundación empezó sus tareas, el año que entra hará 20 años, ha contribuido a cambiar el rostro del periodismo iberoamericano.

No hemos sido ajenos al auge que la crónica ha logrado, y a su justa valoración como un verdadero género literario, recuperando así un terreno histórico, desde los cronistas de indias a los modernistas; a la vitalidad que ha logrado el periodismo de investigación; y a la difusión del concepto del periodismo como un servicio público, y por tanto independiente, todo bajo el afán nunca descuidado de trabajar por la innovación y la renovación urgente del oficio.

Miles han acudido a través de todos estos años a nuestros talleres y seminarios, y centenares han participado en nuestros concursos. Estamos conscientes, como Gabo lo ha estado desde un principio, que la Fundación lo que hace es facilitar herramientas a los periodistas que buscan mejorar sus conocimientos y técnicas para el ejercicio de su oficio. Lo demás queda librado al talento y la disciplina de cada quien.

Igual que ocurre con el novelista, el periodista verdadero nace de esa necesidad íntima y urgente de contar a otros lo que le es singular o extraordinario, y que de otra manera nunca llegarían a saber. Es lo que podemos llamar la vocación. Se tiene o no se tiene. Y el periodista se hace verdaderamente en los rigores y en los desafíos de la práctica, en la calle, en las salas de redacción, entre los instrumentos del oficio, y entre sus riesgos. La grandeza comienza siempre por el riesgo.

Estamos convencidos de que la información libre y veraz, creativa y dinámica, será parte esencial de la sociedad del futuro, y hacia ese futuro es que la Fundación quiere avanzar, proveyendo a los nuevos periodistas dos instrumentos esenciales: uno de ellos es la búsqueda permanente de la excelencia en su trabajo. La pretensión imprescindible de ser los mejores, que debe alentarlos siempre; la nuestra es que se sepa que son los mejores, según la regla de Gabo.

El otro es la coherencia ética que no debe faltar nunca en cada una de las líneas que escriban, que es al mismo tiempo la búsqueda de la verdad sin concesiones al poder, a ninguna clase de poder. Ese zumbido del moscardón del que habla Gabo debe ser siempre inquietante en el oído, y es un moscardón que para volar necesita de alas. No hay ética sin alas para el vuelo.

Asumimos el desafío de los profundos cambios tecnológicos en la comunicación, los de este valiente mundo nuevo que apenas empieza a ser explorado, y por eso es que los premios que por primera vez van a entregarse en su nueva modalidad, toman en cuenta las nuevas plataformas digitales.

Se trata también de hacer que la revolución digital sea a la vez una revolución democrática, que multiplique las oportunidades de informar e informarse. Que los espacios electrónicos que hasta hace poco apenas podíamos imaginar, puedan ser aprovechados de manera atrevida y creativa, y defender al mismo tiempo su libre uso frente a las pretensiones de restringirlos.

Porque otra vez tenemos de frente la vieja lucha entre el arbitrio del poder y la libertad de la palabra, que sin haber terminado aún en el ámbito de los medios tradicionales, hoy se reabre en el de la comunicación digital. Defender la palabra, para que impere el poder de la palabra.

La pregunta clave que debemos plantearnos no es si morirán los medios impresos de información, sino, si morirá el espíritu de libertad de la información, acosado por aquellos que ven en la difusión de las ideas una amenaza, como en el pasado.

Cuando el poder no es democrático busca pretextos para imponerse, alegando con alevosía valores tradicionales que se basan en la defensa de la soberanía, la seguridad nacional, la seguridad ciudadana, la moral, las buenas costumbres, la patria, la religión.

Y peor que todo eso, cuando se trata de imponer a los ciudadanos una ideología única.

Antes fue el espacio de la letra impresa, hoy es el espacio de la red cibernética, que llena de susto a los custodios de la fe única porque se trata del espacio más libérrimo que ha existido nunca, donde campean toda clase de ideas, propuestas e iniciativas.

Que cada quien pueda abrir desde su casa un espacio de opinión con un blog que a la vez genera opiniones de quienes leen, emitir mensajes a través del tuit que convocan a miles, manejar su propia emisora de radio, su propia estación de televisión digital, su propio periódico o revista, publicar un libro volviéndose su propio editor, comienza a ser temido, amenazado y restringido, bajo los mismos viejos alegatos con criterios de abuelitas asustadas o de tías solteronas púdicas calzadas con botas militares.

Mandar a apagar un espacio de información o de opinión en la red, o someterlo a leyes o disposiciones arbitrarias hasta asfixiarlo, es lo mismo que mandar a quemar, como en el pasado, libros y periódicos, o asaltar las salas de redacción.

Uno de los monumentos más impresionantes que he visto nunca, erigido en contra de la intolerancia, está en la plaza de Opera en Berlín, allí mismo donde los nazis quemaron miles de libros. Uno se asoma a una ventana que se abre en el pavimento, y lo que mira en el fondo son estantes vacíos. El vacío es lo único que satisface a la represión contra la libertad. Y está allí inscrita una frase de Heinrich Heine que nunca debemos olvidar: “donde se queman libros se acaba quemando personas”.

Libros, periódicos, revistas, espacios virtuales de información. Todo puede llegar a ser quemado. Todo entra en el ámbito de defensa de la libertad de expresión, amenazada por regímenes de inspiración mesiánica, que convierten la intolerancia en parte esencial de su credo, y persiguen todo lo que se opone a sus dogmas.

Pero hay otra clase de poderes que también nos amenazan, los del crimen organizado, que tampoco toleran a quienes investigan los alcances cada vez más profundos y disolventes del tráfico de drogas, y de uno de los negocios más inicuos que podemos concebir que es el de secuestrar a los inmigrantes pobres para extorsionar a sus familias; y estos carteles no sólo amenazan a los periodistas para acallarlos, sino que los asesinan, como podemos verlos con aterradora frecuencia en diversos países de América Latina.

Esos periodistas, muchos de ellos de medios de provincia, si no tienen renombre en su mayoría, tampoco tienen miedo. Y sin esa disposición valiente a cumplir con su oficio, el periodismo concebido en su dimensión ética no existiría.

Y es a ellos a quienes debemos recordar a la hora de vencer las tentaciones de plegarnos a la comodidad de la autocensura, de ceder a las presiones para no escribir lo que debemos, de renunciar a nuestro espacio de libertad frente a las amenazas o halagos.

Por eso, los premios que hoy entregamos no son ni gratuitos en su intención, ni inocentes. Se premia la calidad, la creatividad, la seriedad a fondo en el ejercicio del oficio. Pero son premios para un periodismo independiente que tiene la valentía de investigar a los poderes públicos y privados, legales e ilegales, que mete el dedo en las llagas de la corrupción y de los abusos, y que busca que nuestras sociedades estén cada vez mejor informadas, y por lo tanto sean más democráticas y tengan mejores posibilidades de desarrollo, de justicia y de equidad.

Queremos darle alas al moscardón.


 

Giannina Segnini

Discurso de Giannina Segnini al recibir el Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo.

Agradezco profundamente al Consejo Rector y a la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano este gran reconocimiento que, además de ser un gran honor, implica una tremenda responsabilidad que estoy complacida de asumir.

Deseo aprovechar estos minutos para ser portadora de buenas noticias.

Una sombra de confusión y de temor inyecta pronósticos pesimistas en la discusión sobre la sostenibilidad del periodismo; sin embargo, con total convicción, creo que este es el mejor momento para ser periodista.
Nunca antes tuvimos en frente tantas oportunidades para encontrar y contar historias relevantes, y para difundirlas en tan solo unos segundos por todo el planeta; y nunca antes vivimos mejor coyuntura para apropiarnos del futuro de nuestra profesión e irrumpir como protagonistas en la concepción, la experimentación y la consolidación de nuevos modelos para hacer periodismo.

Cuando empecé mi carrera hace más de 20 años, era imposible revisar cien expedientes impresos de contratos estatales, trabajo necesario para escribir un reportaje. En cambio, este lunes en la tarde, antes de venir a Colombia, mi equipo y yo entrevistamos millones de esos registros en tan solo minutos.

Tres décadas atrás, solo en un capítulo de la serie Star Trek se podía mapear en segundos las especies plantadas en una extensión de mil hectáreas de terreno.

Hoy, si quisiéramos verificar en el terreno la inversión de millonarios incentivos forestales, es cada vez más accesible enviar un dron teledirigido equipado con cámara y GPS, tomar imágenes multiespectrales y levantar una base de datos georreferenciada que revelaría en detalle la densidad y la composición del bosque y, en última instancia, si en verdad se plantaron o se mantuvieron las especies por las que se pagó.
Sin embargo, no nos confundamos; no son los drones, los datos en tiempo real ni las herramientas para procesarlos los que salvarán al periodismo, sino la combinación de esos recursos con las ideas para hacer periodismo de calidad y de impacto social; y la disposición para experimentar y descubrir -de la mano del poder de la tecnología- nuevos modelos que lo hagan sostenible.

La primera gran confusión que provoca miedo consiste en pensar que el periodismo es el que está en decadencia, o que lo está su impacto en la democracia; pero la única entidad agonizante hoy es la industria de los medios como la conocíamos, no el periodismo, que -en medio del ruido moderno- prevalece como una de las únicas disciplinas capaces de revelar verdades ocultas y decodificar fenómenos sociales.

Los periodistas estábamos muy cómodos, desplegando nuestro idealismo y buscando cómo alinearlo al de empresas de medios que se enriquecieron legítimamente durante décadas gracias a su posición hegemónica en el mercado.
Hoy, estos señores están en problemas porque el modelo económico tradicional que conocían se agotó. Muchos están abandonando el barco y buscan réditos en otras actividades lucrativas; otros continúan administrando su decadencia, enfermos de elefantiasis, con atrofiadas burocracias que no reaccionan a la velocidad que demandan los tiempos; y algunos pocos continúan luchando para sostener sus operaciones al tiempo que hacen lo que pueden para reinventarse.
Hace pocos meses, cuando solo faltaba tocar la Communio para culminar el Réquiem, a la industria cenicienta de los medios empezaron a aparecerle príncipes azules: los billonarios de Sillicon Valley, quienes prometen mantener y fortalecer los valores más sublimes del periodismo dinamizando su operación, dispuestos a perder unos cuantos millones en el proceso.
Mientras tanto, la mayoría de los periodistas esperamos como simples espectadores a que alguien más rescate el rancho y nos devuelva la tranquilidad de la quincenodependencia.

Continuamos tecleando las mismas historias y creyéndonos dueños exclusivos del puente que hay entre el conocimiento y “nuestras” audiencias, de “nuestras” fuentes, de “nuestras” interpretaciones y del mediocre lente con el que a veces ojeamos la realidad para contarla encapsulada en hemorrágicos tuits o notitas rápidas.
Este -no la transición de la industria- es el mayor de los problemas. Se nos olvidó quiénes somos y para qué existimos. Olvidamos que somos tercos y apasionados, perspicaces y humanistas; exploradores incansables, dotados de una capacidad particular para afrontar las situaciones más adversas con tal de defender aquello en lo que creemos. Se nos olvidó que somos amantes y guardianes de la verdad y que solo en ella encontramos la verdadera paz.

El miedo y la angustia nos impiden ver la esperanzadora realidad: que el periodismo de calidad nunca ha sido más relevante y necesario; que las democracias actuales lo piden a gritos; que tenemos mucho que aprender, pero también todos los recursos disponibles para hacerlo; que para crecer debemos dejar de divagar como lobos solitarios y trabajar en verdadero equipo entre nosotros y con otras disciplinas que nos tienden la mano, que existe un océano inexplorado de posibilidades para la experimentación de nuevos modelos, y que tenemos el temple y la capacidad para ser protagonistas, no espectadores.
Hoy, muchos de los mejores periodistas de todos los tiempos -acostumbrados a conducirse con sus libretas chorreadas de café en frecuentes citas incógnitas- están aterrorizados y enfurecidos al ver a los jovencitos de las nuevas redacciones hacerlo todo al mismo tiempo: editar videos, mapear, tuitear, storifiar, embeber aplicaciones y hasta programar.

Esos nuevos tecnoperiodistas -algunos sin el rigor, el conocimiento histórico ni la experiencia periodística suficientes- asumieron, sin dudarlo, el reto de generar contenidos multiplataforma. Su llegada intimida especialmente a sus editores, quienes rápidamente los convierten en editores o -como los llaman ahora- “community managers” y los exponen a tomar decisiones soberanas de la agenda noticiosa en línea y dispositivos móviles, como si las publicaciones digitales e impresas tuvieran dos estándares diferentes de credibilidad.

Con la creciente separación de estos dos mundos, las herramientas y los juegos pirotécnicos están prevaleciendo sobre las ideas y el interés social, y ello acrecienta aún más la brecha de desarrollo que siempre ha existido entre el periodismo y la ciencia.

Es que los periodistas solemos llegar 30 ó 40 años tarde a la adaptación de tecnología. Lo que los periodistas hoy llamamos “futuro” es un pasado ya superado para la comunidad científica.
El mejor ejemplo es lo que hoy denominamos “periodismo de datos” y al que calificamos de ser el futuro del periodismo; pero, desde hace más de 40 años, los científicos y las comunidades de inteligencia y de negocios procesan y analizan grandes volúmenes de datos para detectar patrones, tendencias y situaciones atípicas, o para explicar fenómenos y enfermedades, e incluso para anticipar comportamientos.

La buena noticia es que estamos a tiempo de revertir esa brecha si nos atrevemos a experimentar.
Como dice una canción del grupo irlandés U2: la melodía más dulce es la que aún no hemos escuchado. Perdamos el miedo y empecemos a tocar melodías diferentes. No hay nada tan complicado allá fuera que no podamos aprender si nos esforzamos, pedimos ayuda con humildad y empezamos a trabajar en equipo.

Para terminar quiero agradecer a mis padres Martica y Chepito por los valores que me inculcaron, a mis hermanos, a mis queridos primos, sobrinos y amigos, pero sobre todo a mis hijos Carolina, Fiorella y Santiago, por haberme acompañado y apoyado siempre en esta aventura.

También agradezco a los editores de quienes aprendí los valores del periodismo, en especial a Alejandro Urbina, Eduardo Ulibarri y Marcela Angulo; y al periódico La Nación por haberme dado la confianza y el espacio, durante los últimos 20 años, para hacer periodismo de investigación independiente.

A mis queridos compañeros de la Unidad de Investigación: Rigoberto, Ronny, Hassel, Matthew y Mariana, a los compañeros de diseño e infografía, de Sistemas de Información Geográfica y de Inteligencia de Mercados y a todos los que me han acompañado antes, muy en especial al maestro y amigo, Ernesto Rivera, les digo que este también es un reconocimiento para ustedes. Sin su pasión y entrega todos mis esfuerzos hubieran sido en vano.

Buenas noches a todos



Temas relacionados:
Cultura
Periodismo
SOCIEDAD


    Contenido Relacionado


  1. 124627082394“Carta desde La Laguna”, de Alejandro Almazán, Premio García Márquez
    noviembre 21, 2013 1:09 pm
  2. almazàn-Alejandro Almazán gana premio García Márquez de Periodismo
    noviembre 20, 2013 8:55 pm
  3. segniniPremio García Márquez: Giannina Segnini, reconocimiento por excelencia periodística
    noviembre 18, 2013 8:37 pm
  4. GaboFundación García Márquez estrena premio de periodismo
    agosto 7, 2013 11:32 am
  5. gabriel garcia (1)Presentan primera edición del premio de periodismo “Gabriel García Márquez”
    julio 9, 2013 11:08 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
América derribó al menos 18 árboles para "Cancha del Centenario",
Lo hizo sin permisos ni trámites.
jeoznghan ju ♡ yjh 붐붐
bicho se exo vier pra america do sul e nao vier pro brasil,,.,,,,, ai mas vcs vao ver eu vo fica locassa
0 retweets about a minute ago
ThisIsWhyTrump This is Why Trump
How the Jews opened America's borders - Part 1 https://t.co/oVVTPhl0s4
0 retweets about a minute ago
RichardTorresK Richard Torres Limay
Gracias maestro querido y gran ser humano @edgarvivar7 por unirte a nuestra causa por los hermanos arboles y el Ox… https://t.co/HTHA18xBrD
0 retweets about a minute ago
rudeasu rudie
@RT_America @NewswithEd @calebmaupin good dont give them time to regroup and move
0 retweets about a minute ago
Centenario es una mierdaaa
0 retweets about a minute ago
merimaat KevT Brown
BBC News - Javier Duarte: Mexico seizes fugitive governor's art https://t.co/EbWY0FBewo
0 retweets about a minute ago
pbar124 @pbar124
America is like the completely drunk friend who dropped their phone at the party and now all their genital pics are all over social media.#y
0 retweets about a minute ago
kurometarikku Trypto Fat
@jeffleach Make America great again, Jeff.
0 retweets about a minute ago
AirlockXXX Queefer Sutherland™️
@lucieclinexxx and @BradKnightXXX fucking for Naughty America! https://t.co/ECYIJZN4kd
0 retweets about a minute ago
dyorena Lluvia
wow exo is gonna have america tour for exordium
0 retweets about a minute ago
urboyfriends t☹rrie
@floatsonhope it's the plastic surgery capital of south america. tits&asses r fake that's jus like a tradition, u turn 17 u get implants lol
0 retweets about a minute ago
JerryWoods8491 Jerry Woods
America is changing ! America really needs prayer ! https://t.co/2NyDgvEZOC
0 retweets about a minute ago
ChleuBo Georgia
@HungryHundar my love for America has returned https://t.co/jpkTQ8IZOc
0 retweets about a minute ago
symptomaddict mr. nope
Obama didn't "worsen" racism in America, racists did. And then you fuckers elected one. https://t.co/2aIgEHixCC
0 retweets about a minute ago
ShaftonP Peter Shafton
Come now; let us pray for America, and her faithful people: https://t.co/AscIGtJWsn
0 retweets about a minute ago