Frankie, terminó el paseo (Videos)
Pierden la vida en Italia, Michele Scarponi y Nicky Hayden, tras ser atropellados mientras se entrenaban en bicicleta, los últimos dos de una larga y sangrienta lista.
(Foto: Twitter @RobayoColombia)

Dos semanas antes de iniciar el Giro de Italia 2017, la fatalidad se presentó en la localidad de Filottrano, provincia de Ancona, lugar de residencia de Michele Scarponi.

El líder del equipo kazajo Astana salió de casa para entrenar como tantas otras veces, pero no regresó. En un cruce se encontraron furgoneta y ciclista. No hubo tiempo para despedidas. “Scarpa”, un tipo popular y querido en el pelotón de los pedalistas profesionales, murió de manera instantánea a los 37 años de edad. Arrancado violentamente de los brazos de Anna, su mujer, y sus gemelos de cuatro años, Tommaso y Giacomo.

Conforme se dieron a conocer más detalles de la tragedia, aumentaron las expresiones de dolor y luto a través de las redes sociales el sábado 22 de abril y los días siguientes. Los videos de su extraordinaria amistad con Frankie, papagayo de un vecino, y compañero de entrenamiento por las carreteras de Filottrano, provocan un nudo en la garganta. Que selectiva y caprichosa es a veces la muerte al llevarse a buenas personas antes de tiempo.

En lugar de participar en la edición 100 del Giro de Italia e intentar repetir la gloria, como lo hizo al coronarse en el 2011, Scarponi forma parte de la estadística. Su nombre ocupa el último reglón de una larga lista de ciclistas profesionales que han perdido la vida en accidentes viales.

Una lista manchada de sangre que tristemente parece no acabar. Tan sólo dos semanas después de que Scarponi enlutó al ciclismo mundial, Chris Froome, triple ganador del Tour de Francia (2013, 2015 y 2016), y doble medallista olímpico (bronce) en Londres 2012 y Río 2016, denunció a través de su cuenta de twitter que fue embestido de manera premeditada por un automovilista impaciente mientras entrenaba en Mónaco.

El campeón británico vivió para contarlo. Otros no tuvieron la misma suerte. Justo un mes después del percance que le costó la vida a Scarponi, tuvo lugar en la localidad de Rimini, norte de Italia, otro accidente fatal que ocupó las portadas de los diarios deportivos en Europa y Estados Unidos. Esta vez no se trató de un ciclista profesional, pero sí de un excampeón de MotoGP, Nicky Hayden.

En la intersección de Via Ca’ Raffaelli y Via Tavoleto en Misano Adriatico (Rimini), el destino finalmente alcanzó a Hayden. Ese día, el piloto de Honda en el Mundial de Superbikes, no tripulaba una moto a más de 300 kilómetros por hora, como estaba acostumbrado. No, ese miércoles 17 de mayo el entrenamiento en bicicleta terminó cuando un automóvil lo atropelló.

Con traumatismo severo en cabeza y pecho, además de múltiples fracturas, Hayden fue trasladado a un hospital local, donde se le diagnosticó daño cerebral y fue sometido a un coma inducido. Luego, en el Hospital Maurizio Bufalini de Cesena, adonde fue canalizado para una posible cirugía, “The Kentucky Kid” murió a consecuencia de la gravedad de sus lesiones.  Tenía sólo 35 años de edad.

Dos casos fatales. Otro, que bien podría ser calificado como intento de homicidio, tan sólo en el último mes. Se trata de tres celebridades del deporte, pero qué sucede con la gente común y corriente.

Esa parte de la población que usa la bicicleta como medio de transporte, vulnerable ante la impericia o imprudencia. O simple y llanamente, víctima de una imperdonable falta de cultura y respeto por el ciclista.

En Europa, particularmente España, cuya prensa sigue puntualmente el recuento de las víctimas mortales en las carreteras, se han puesto en marcha campañas de concientización a través de las redes sociales para tratar de abatir el alarmante número de percances viales en los que los ciclistas llevan todas las de perder. Una de muchas, usa el hastag: #yorespetoencarretera.

En la Ciudad de México, donde paradójicamente la construcción de 14 ciclovías se ha traducido en un mayor número de accidentes, existen organizaciones como Bicitekas A.C., entre otros grupos ciclistas, que han adoptado la campaña internacional “Ghost Bikes” (bicicletas fantasma) o bicicleta blanca, para llamar la atención de la población sobre los accidentes fatales que pudieron ser evitados.

La primera bicicleta blanca colocada por este grupo de ciclistas en la urbe capitalina fue en honor a Liliana Castillo Reséndiz, ilustradora de 23 años, quien falleció el 22 de mayo del 2009, luego de ser atropellada por un joven de la misma edad, que circulaba a exceso de velocidad, en la esquina de Av. Universidad y Mayorazgo de la Higuera, colonia Xoco.

En los primeros cinco años de la actual década murieron en México mil 636 ciclistas por accidentes viales, según datos de Rodrigo Rosas Osuna, director de información y evidencias del Comisión Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra).*

Escalofriante cifra que clama por una estrategia de seguridad vial para los ciclistas en una “megalópolis” que se ahoga en contingencias ambientales cada vez más frecuentes, aunque el tóxico más nocivo sigue siendo la falta de respeto para el que usa la bicicleta, algo que está en nuestras manos cambiar.

———————-
* ARELLANO García, César. “En cinco años, murieron mil 636 ciclistas en México”.
Publicado en La Jornada, miércoles 16 de diciembre del 2015.







    Contenido Relacionado


  1. Muere atropellado Michele Scarponi, campeón de Giro de Italia 2011 (Video)
    Abril 22, 2017 3:39 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]