‘La secrecía alrededor de las fuerzas armadas, un problema’: Ana Lilia Pérez
La periodista presentará ‘Verdugos. Asesinatos brutales y otras historias secretas de militares’, el jueves 28 de abril a las 19:30 horas en Casa Lamm. Acompañarán a la autora, Denise Dresser y Julio Hernández López.
Entrevista ana lilia perez
(Redacción AN/Grijalbo).

Hace unas semanas un nuevo caso de tortura militar sacudió las redes sociales. Un video mostraba a una mujer torturada por soldados y policías. La conmoción fue tal, que en un hecho poco común, el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos pidió disculpas públicas y se giró orden de aprensión contra los responsables. El suceso coincide con la publicación de Verdugos. Asesinatos brutales y otras historias secretas de militares (Grijalbo), el nuevo libro de la periodista Ana Lilia Pérez.

En su nuevo trabajo, la investigadora examina a detalle la violencia estructural de las filas castrenses y cuestiona frontalmente la impunidad en numerosos casos en los que se ha permitido que militares infrinjan la ley, violen los derechos humanos y ataquen a la población civil, sin que haya ninguna consecuencia judicial.

El libro parte de un caso de 2002, ¿qué vio entonces que la llevó a escribir el libro?

En ese momento aún no era tan abierta la presencia de militares en las calles. Yo estaba haciendo un reportaje sobre el tráfico de niñas indocumentadas en México a manos de agentes del Instituto Nacional de Migración. Entrevisté a Bruce Harris, encargado de la oficina latinoamericana de Casa Alianza, organización con sede en Nueva York y presencia en todo el mundo. Cuando hablamos de las niñas traficadas por agentes de investigación, Bruce me contó del homicidio de dos adolescentes centroamericanos e indocumentados a manos de un militar de bajo rango; me comentó que le preocupaba cómo se iba a deliberar el asunto porque tenía una vertiente civil y otra militar. A partir de ese primer dato, me puse a investigar. Me planteé qué tanto afectaba la vida castrense a sus propios miembros, por eso busqué entrar al centro kaibil.

¿Cómo ingresó?

Cuando fui corresponsal en Chiapas descubrí la presencia de los kaibiles, un grupo de élite militar al que se le atribuyen más de 400 masacres; tienen un entrenamiento sobrehumano. Indagué la ubicación del centro de adiestramiento y le escribí a un coronel que pertenecía al grupo. Para mi sorpresa, me contestó pero no me dio entrada a la primera. Fueron años de persistencia y de insistir, hasta que por fin me invitó junto con un grupo de periodistas varones, todos internacionales. El centro quedaba en el corazón de la selva de Petén. El director del plantel me concedió una entrevista donde le hablé de la cooptación de los kaibiles para los Zetas. Al visitar la aldea donde vivían pude documentar cómo se contrabandeaba el armamento con apoyo de los Zetas para el Cártel de Sinaloa.

Su libro aborda el daño psicológico o psiquiátrico de los militares y sus consecuencias, que en ocasiones genera casos como el exhibido recientemente en un video donde se ve como torturan a una mujer.

El problema es la secrecía alrededor de las fuerzas armadas en México. Su carácter de intocables ha contribuido a que las malas prácticas no se conozcan y por el contrario, se reproduzcan. Cuando el gobierno decidió enviarlos a las calles no se hizo una revisión de la estructura interna de los militares, ni de la cooptación por parte del narcotráfico; y menos aun se previó su reacción ante el contacto directo con la población. Esto es importante porque en la milicia, por la propia estructura, el mando es totalmente vertical y las jerarquías se siguen de manera absoluta. A veces ese ejercicio tan cerrado o discrecional del mando, detona casos detona asesinatos entre militares de mayor o menor rango.

¿Qué representa que el titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos pidiera una disculpa tras la difusión del video?

El gobierno de Peña Nieto está en su nivel de credibilidad más bajo; es cuestionado en el ámbito internacional no sólo por el caso Ayotzinapa, sino por el comportamiento que ha tenido frente a las organizaciones internacionales que trabajan el tema de la tortura. Creo que Cienfuegos se disculpó por un manejo político del asunto, para que la prensa diga que el gobierno tomó cartas en el asunto. En su justa dimensión, cualquier caso debe ser sometido ante la ley. Los militares deben ser enjuiciados por cualquier tipo de agresión a la sociedad civil o a sus propios compañeros. Sin embargo, existe registro de casos más graves donde jamás un Secretario de la Defensa había salido a dar la cara. Incluso, en aquellos donde ya hay sentencias de organismos internacionales en contra del Estado Mexicano por la actuación de militares, como la desaparición forzada de Rosendo Radilla o las indígenas de Guerrero abusadas sexualmente, donde hubo sentencias que obligan al gobierno a ofrecer disculpas públicas. Por otro lado, ¿quién grabó ese video?, ¿fue dentro de la propia SEDENA, se graban los interrogatorios y torturas? ¿Quién está detrás de este video y cuál es la razón?

¿Cuál es su hipótesis?

Tiene que ver con el cuestionamiento que se le ha hecho al presidente en temas de derechos humanos y el vínculo de militares con el caso Ayotzinapa, por ejemplo.

¿Esta coyuntura abre la puerta para que se puedan trasparentar estas prácticas militares?

Debería de ser así. Me sorprende la celeridad que se le ha dado a este caso. Ya se dictaron órdenes de aprensión. Espero que se abra la puerta para una discusión más amplia; para una revisión sobre lo que ocurre dentro de las fuerzas armadas. El comandante en jefe se lo debe a los propios militares porque estoy convencida de que muchos sí tienen amor por su profesión y creen en la institucionalidad. También, creo que es momento de que los miembros de las fuerzas armadas se integren más en la sociedad civil a fin de justificar su papel y recomponer la confianza de los ciudadanos.

El daño psicológico en los militares no es nuevo, ni tampoco exclusivo de México.

Lo hemos visto discutirse de manera más abierta en Estados Unidos, después de los conflictos en Vietnam y Medio Oriente. La cuestión es que nunca pensamos que nuestra milicia tuviera estos padecimientos. Aquí no podemos hablar de efectos negativos producto de una guerra, en México son generados por el propio mando, el enemigo lo tienen en casa. En el libro documento el incremento en los índices de deserción. Varios de los que se van se vinculan al crimen organizado o agreden a su familia.

¿Los altos mandos militares, cómo enfrentan este tipo de cuestionamiento?

Se sabe que algo está mal desde la propia milicia. Algunas voces se inconforman pero las persiguen. El encubrimiento provoca deterioro: si el mando protege a sus subordinados aunque conozca sus delitos, lo más probable es que las faltas continúen. Al interior de las fuerzas armadas por ejemplo, se es muy permisivo con el consumo de drogas y alcohol en horas de servicio. El honor militar se debe cumplir a cabalidad, como es.

libros





    Contenido Relacionado


  1. Jorge carlos diaz publicaJorge Carlos Díaz Cuervo publica ‘Drogas. Camino hacia la legalización’
    abril 27, 2016 4:06 pm
  2. presentan antologia de textos de helguera‘Atril del melómano’, una antología de Luis Ignacio Helguera
    abril 26, 2016 4:24 pm
  3. Publican estudio sobre oroEl INAH publica un estudio sobre el simbolismo del oro en México-Tenochtitlan
    abril 26, 2016 3:55 pm
  4. presentacion carbonellPablo Carbonell, líder de Los Toreros Muertos, presenta sus memorias
    abril 25, 2016 6:09 pm
  5. aunque perdamos la vida un viaje‘Aunque perdamos la vida’, un viaje al interior de las autodefensas
    abril 25, 2016 5:57 pm
  6. john gibler publicaJohn Gibler da voz a los sobrevivientes de los ataques en la Normal de Ayotzinapa
    abril 25, 2016 10:58 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre