Amor y guerra: Cartas de los combatientes en Gran Bretaña
Durante la Primera Guerra Mundial, iniciada en 1914, se perdieron tres veces más vidas de ingleses que en la Segunda Guerra Mundial.
carta guerrra abc
El sargento Arthur Harrington fue al frente francés dejando a su mujer, Florence, embarazada de su segunda hija. Murió sin conocerla. (ABC)

Tras el centenario de la Gran Guerra, varios archivos británicos han publicado, con el fin de rememorar la dura realidad del conflicto, grandes volúmenes de documentos, tanto personales como oficiales.

Entre estos documentos, se encontraron varias cartas de soldados mientras estaban en el batallón dirigidas a sus seres queridos.

Las cartas en su mayoría fueron llevadas a un almacén, ya que contenían, para los censores militares, demasiada información.Uno de los almacenes se encontraba en la empresa Iron Mountain, en Birmingham, del cual han resurgido 278.000 escritos de soldados ingleses y galeses de la Primera Guerra Mundial.

En la correspondencia se destaca la del sargento Arthur Harrington, un fusilero veterano de la Guerra de los Boer, quien fue movilizado al frente francés al inicio de la guerra. El sargento dejo atrás a su esposa e hija. Llevaba tres años con su mujer, Florence Margaret Harrington; a la partida de Arthur, su esposa se encontraba embarazada, hijo que el soldado nunca llegó a conocer.

El soldado mediante sus cartas expresaba el amor y terror que lo carcomían; un amor por su familia que se encontraba lejos, pero aún conservaba la esperanza de regresar a ellos, y un terror por los crueles conflictos en que se encontraba el mundo.

«Pienso en vosotras constantemente, pienso en vosotras cuando me tumbo por la noche, cuando me despierto por la mañana, cuando hacemos marchas, en realidad pienso en vosotras siempre que estoy despierto, y solo espero que las dos estéis tan bien como estoy yo ahora».

«Margaret debe saber que su papá piensa en ella constantemente, y en su madre, y que solo piensa en el día en el que podrá abrazar a las dos de nuevo, aunque ese día todavía esté un poco lejos». «Puedes decir que tu vida durante los tres últimos años, desde la alegría de unirnos en el altar, ha sido un tiempo feliz; es lo que te mereces, mi queridísima, puesto que has sido una esposa modélica y me sobran las razones para bendecir el día en que te convertiste en mi mujer».

Conforme la guerra avanzaba, el soldado al igual le habla sobre cómo cambia el semblante del resto de los hombres en las trincheras. Arthur murió en un bombardeo, a los 46 años, dos semanas después de recibir la feliz noticia del nacimiento de su hijo. Su cuerpo yace en el cementerio de Ypres, en el suelo belga por el que sacrificó su amor, y su vida.

Una semana más tarde, en Ypres, también fallecido Lincoln, un joven de 26 años, quien le escribía a su mujer de lo que vivía estando al frente, sin embargo, sus cartas nunca fueron recibidas, si no las oculto el ejército por la información que daba el joven en ellas.

«Querida, esta guerra va a ser peor de lo que pensaba, los oficiales nos han dicho esta mañana que será una guerra dura y larga». «Nos han repartido un pequeño disco de hojalata con nuestro número, nombre y regimiento, que debemos llevar siempre en el cuello para que puedan identificarnos si nos matan».

Gran Bretaña perdió tres veces más vidas de las que perdió en la Segunda Guerra Mundial, movilizando a cinco millones de hombres en el conflicto. Se cree que en la Gran Guerra nueve millones de soldados cayeron, de los cuales un millón eran británicos.

Por el centenario de 1914, se han sacado a la luz valiosos documentos. Se han editado recolecciones de las cartas, están los títulos “Mujeres y amadas: cartas de amor enviadas en tiempos de guerra” (Wives and Sweethearts, Love Letters sent during Wartime), con materiales conservados por el Museo Nacional del Ejército de Londres.

Por otra parte, los Archivos Nacionales británicos, realizaron la publicación progresiva de 1,5 millones de documentos digitalizados a partir de los diarios oficiales de las unidades movilizadas, y han invitado a historiadores y ciudadanos a ayudarles a etiquetar el material. Al igual, el diario The Guardian se ha unido invitando a los ciudadanos a compartir cartas, fotografías y anécdotas de combatientes familiares.

(con información de ABC)



Temas relacionados:
Europa
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Agustín Carstens dejará Banxico el 1 de julio de 2017.
Será gerente del Banco de Pagos Internacionales.