Irrumpe exigencia de Ayotzinapa en la Basílica de Guadalupe (Crónica, Fotos y Video)
Alrededor de 200 personas se concentraron fuera del recinto religioso, hasta que los recibieron los obispos Carlos Garfias y Raúl Vera.

    “Démonos el saludo de la paz hermanos…” En ese momento irrumpió en la Basílica de Guadalupe el contingente de padres y manifestantes que exigen la búsqueda de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

    La misa de medio día en el principal templo mariano del país, se interrumpió con la fuerza de la protesta principal de este movimiento social: “porque vivos se los llevaron, vivos los queremos”, que era seguida de un largo “shhhhh” de los fieles que ya estaban dentro del templo para pedir silencio.

    Tras una procesión por Calzada de Guadalupe, alrededor de 200 personas se concentraron fuera de la Basílica hasta ser recibidos por los obispos Carlos Garfias y Raúl Vera.

    Fuera de la explanada se dio un conato de bronca cuando policías de la Ciudad de México intentaron evitar que los manifestantes subieran a la banqueta un coche con audio para organizar la protesta; al final, los elementos capitalinos se replegaron cuando fueron rodeados por manifestantes.

    La procesión entró con el siguiente orden: al frente el obispo Vera, seguido de los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, y otros manifestantes que mantenían los cánticos de protesta: “ni perdón ni olvido, castigo a los asesinos”.

    La llegada del contingente captó inmediatamente la atención de los fieles que llenaban todas las bancas de la Basílica, que es un templo colosal donde caben hasta 10 mil personas y que es hogar de la representación religiosa más relevante en la cultura mexicana: la Virgen de Guadalupe.

    Los padres de los 43 fueron llevados a un palco del recinto, donde tuvieron una misa privada con el obispo Vera; así que, por momentos, hubo dos celebraciones religiosas al mismo tiempo.

    Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los desaparecidos, dijo que en ese palco estuvieron vigilados por la Policía Federal: “ni en las reuniones que tenemos en la Secretaría de Gobernación tenemos policías federales, de ese tamaño ha sido el trato”.

    Mientras abajo se repartía la eucaristía, resonaron nuevamente las protestas, pero en esta ocasión un poco más bajo, quizá como forma de respeto al máximo ritual de la misa católica.

    Al finalizar la misa general, hubo otro pequeño enfrentamiento coral (cántico de protesta seguido de un “shhhhh”) pero no pasó a mayores.

    Al salir del templo, tres jóvenes rubias sí encararon a los manifestantes: “o sea, ubíquense, estamos en misa, no es para andar gritando”. Pero nadie les hizo caso.

    En conferencia de prensa, Vidulfo Rosales dijo que las autoridades de la Basílica bloquearon una visita abierta de los padres a la Virgen de Guadalupe: “nos cerraron la puerta, igual que nos la han cerrado las instituciones”.

    Con este acto se conmemoraron dos años y tres meses de la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, que fueron atacados por el crimen organizado con ayuda de las autoridades del municipio de Iguala, Guerrero, según la investigación oficial.



    Escribe un comentario

    Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

    Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]