Libro recupera el mensaje de Frida Kahlo
En ‘Frida’, los franceses Benjamin Lacombe y Sébastien Perez, reinterpretan la obra de la artista mexicana.
(Edelvives).

Frida Kahlo parece ser un tema inagotable. Relecturas, piezas de arte; reinterpretaciones de su trabajo aparecen día a día. Una de las más recientes es el libro Frida (Edelvives), del ilustrador francés Benjamin Lacombe y el escritor galo, Sébastien Perez.

El título ofrece una original inmersión en el universo creativo de la pintora mexicana. “Frida me conmovió desde que vi uno de sus cuadros, tenía diez años”, explica Lacombe a Aristegui Noticias. “Me llama mucho la atención la forma en que creó su arte a partir del dolor”.

Los dibujos de Lacombe dialogan con los textos de Sébastian Perez y con citas de la propia Kahlo.  “Me llamó la atención después de ver su trabajo en la ciudad de México. Después de visitar Casa Azul, Benjamin me invitó a trabajar en el proyecto. Sus cuadros, sus correspondencias, todo es muy interesante. En general creo que en Europa la conocemos de manera muy superficial, hasta me empiezas rascarle descubres su verdadero potencial”, añade Perez.

Lacombe abunda que la riqueza del trabajo Kahlo radica en los símbolos y en la profundidad de su obra. “En Francia mucha gente la conoce pero no la vinculan con la historia de México o con Diego Rivera”.

El francés reconoce que reinterpretar sus imágenes no fue sencillo, pues existen importantes diferencias entre su trabajo y el de la mexicana. “La paleta de colores, pues ella usaba tonos muy vivos. Me violenté un poco aunque aprendí bastante. Me pareció muy interesante regresar a lo que provocaba”.

El libro se estructura a partir de los distintos temas presentes a lo largo de la obra de Frida Kahlo: el amor, la fauna, la muerte, la maternidad. Sin hacer una reproducción de sus piezas, Lacombe reinventa algunas de las pinturas emblemáticas de la artista echando mano de recursos como el papel picado.  “Teníamos la idea de trabajar alrededor de un cuerpo tan picado, cortado, adentrado y disecado como el de Frida sus cirugías.  El papel picado permite adentrarnos en tres estratos diferentes. Primero, la imagen, los colores.  Segundo, su vida, el accidente, el alcohol. Tercero, la cultura que usa como referencia, la taoísta, la azteca”.

Conscientes de la existencia de una industria alrededor de la figura de Frida Kahlo, los autores explican que no ha sido fácil la negociación para conseguir la autorización para usar el nombre de la mexicana. “Dos fundaciones se pelean los derechos y no se reconocen entre sí. Por un lado está la Fundación Banco de México, elegida por Diego Rivera para que tuviera los derechos desde hace mucho. Y por otro, la creada a mediados de los noventa por la bisnieta de la hermana de Frida. En nuestro caso sólo necesitábamos la autorización para las citas de sus textos, el resto es la creación sobre una artista. No es una reproducción de sus obras”.

Con sentimientos encontrados Lacombe, ve pros y contras en la explotación de la imagen de Frida Kahlo.  “Hay un lado negativo en la difusión de su imagen porque se vuelve objeto de souvenir y oculta la grandeza de la obra; pero al mismo tiempo la difunde. Habrá quienes se sientan atraídas por la fuerza de su mirada. A Frida le gustaba ser un personaje público así que digamos que es una especie de continuidad. Nosotros queríamos permitirle a la gente conocerla mejor respetando el mensaje que quería transmitir”.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]