‘La poesía es una manera radicalmente distinta de usar el lenguaje’: Alberto Blanco
El poeta recibirá el premio Xavier Villaurrutia el martes 27 de junio en Bellas Artes, por su libro ‘El canto y el vuelo’.
(Redacción AN/anDante).

Para Alberto Blanco (1951), la poesía es la otra forma de usar el lenguaje. Amante de pintura y la música, el ganador del Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores, por su libro El canto y el vuelo (anDante),  es un autor que escapa de las complacencias y convencionalismo. El libro laureado es el es el tercer volumen de una poética conformada, además, por El llamado y el don (2011) y La poesía y el presente (2013), ambos publicados por la editorial Auieo. Con este conjunto de ensayos el autor se propuso reflexionar sobre la poesía y su práctica.

La ceremonia de premiación tendrá lugar el martes 27 de junio a las 19:00 horas, en la Sala Manuel  M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, acompañarán a Alberto Blanco, Angelina Muñiz-Huberman, Felipe Garrido y Adolfo Castañón.

¿Cómo nace un poema?

Es una pregunta relativamente fácil de contestar para un narrador, cronista o ensayista, pero en la poesía las cosas funcionan de otra manera. Nunca sabemos cómo nacen las cosas. En poesía básicamente no se sabe nada, esa es una de las razones por las que la considero un género distinto, incluso fuera de la literatura, al menos en términos de cómo se entiende la literatura hoy, novela, crónica, el cuento, el periodismo. La poesía no tiene nada que ver con eso.

Usted sostiene que la poesía es otra forma de usar el lenguaje…

La poesía es la otra forma de usar el lenguaje. Lo cual quiere decir que al menos hay otras formas de usarlo, como la normal y que básicamente se aplica en los géneros literarios. Sin embargo, la poesía no tiene que ver con eso, ni con lo que ‘creo, pienso o siento’, a pesar de que para la mayoría de la gente tiene que ver con expresar mis sentimientos más íntimos. Para mí la poesía es una manera radicalmente distinta de usar el lenguaje. No es un vehículo de autoexpresión, es una forma de captar algo que se quiere manifestar a través del poeta y de los objetos socialmente indeseables llamados poemas.

¿Por qué socialmente indeseables?

Eso se lo tendrías que preguntar a la gente de la SEP, la Secretaría de Cultura y la UNAM, que repiten incansablemente el estribillo de que la poesía no vende. Yo pienso lo contrario, siguen sucediendo poemas, no muchos pero suceden. Por otro lado, es verdad que la mayor parte de lo que se publica como poesía no lo es. Simplemente son objetos disfrazados de poema que se publican en las secciones o en las colecciones de poesía, pero en realidad obedecen al modo normal de usar el lenguaje. En la poesía el lenguaje no se usa para decir sino para escuchar algo cuyo significado se descubre poco a poco.

Digamos que para usted es un proceso de descubrimiento…

Sí, para mí el lenguaje es una linterna que me ilumina en lo oscuro y de donde puede salir cualquier cosa. El lenguaje poético echa luz en los rincones. En todos los géneros literarios se escribe “sobre”, en la poesía se escribe alrededor de lo que viene aunque no sepamos qué es.

¿Pero no hay algo de autoconocimiento?

Sí, pero sólo una parte. No son pocos los lectores de literatura a quienes no les gusta la poesía, el problema es que se acercan a ella buscando los placeres de la narrativa y que les cuenten una historia de la a la z. Si bien existen los poemas narrativos, dificilísimos de escribir, la poesía en principio no tiene que ver con eso. La mayoría de los lectores se acercan a un poema con falsas expectativas y acaban decidiendo que les gusta la poesía que si pueden entender aunque en realidad no sea poesía.

¿Pondría aquí a Jaime Sabines?

El Sabines que le gusta a la mayoría de la gente es el de fácil acceso y no necesariamente el mejor. ¿Cuántos conocen ‘La muerte del mayor Sabines’?, pocos. ¿Cuántos conocen ‘Los amorosos’?, muchos. Hay mucha gente que reconoce a Benedetti como un gran poeta, pero cuántos de ellos han leído a César Vallejo, cuya obra es una de las cimas de la poesía en nuestro idioma.

En Contratiempo, uno de sus poemarios más recientes, el hilo conductor es la historia…

Sí, nunca me había sucedido. La primera tirada salió de golpe y hasta después le di forma. Ahí fue cuando descubrí que lo había escrito en endecasílabos y que incluía cuatro núcleos relacionados con la historia de México.

¿Por qué el endecasílabo?

A toro pasado, porque no me propuse escribirlo de esta manera, me parece que el endecasílabo es una medida que se lleva bien con el poema largo.

A usted siempre le ha interesado la música y de hecho pensé que el título tendría una alusión musical.

Cierto, contratiempo es un término musical. Incluso podría leerse como un título maliciosamente escrito para hablar del presente de México al estilo de lo que hacía José Emilio Pacheco, cuya poesía es muy escéptica, desencantada y escéptica, incluso podríamos decir, azotada, pero es poesía, no lo olvidemos, y por eso es una apuesta a favor de la belleza y el futuro.

Usted se refiere a la poesía como algo ajeno a la necesidad de expresar una idea o sentimiento. ¿Cómo es este proceso?

No es una decisión y en cierto sentido, ni siquiera es un proceso, simplemente sucede; es algo instantáneo.

¿Lo que algunos llaman el acto poético?

Le voy a poner un ejemplo. En el lapso de un año, entre fines de 2015 y fines de 2016, publiqué cuatro libros. Uno de poesía visual donde abordó la forma de dibujar con el lenguaje. Otro fue de haikus y tankas, es decir, algo tradicional, Tablada lo adaptó a nuestro idioma. Un haiku sucede, es un relámpago pero hay que tener la maestría para captarlo. ¿Cómo suceden estas cosas?, no sé. ¿Por qué a mí? Quién sabe. Sólo sé que me sucedió a mí y que he dedicado mi vida a ello. Yo estoy abierto a cualquier posibilidad. Me interesan todas las herramientas, las he estudiado y sé qué hacer. Cualquier buen trabajador que se toma su oficio en serio, debe llegar al punto de convertirse en maestro de su oficio. Así debe ser. La maestría no depende de la Secretaría de Cultura, la UNAM, la SEP, o El Colegio Nacional, sino de la capacidad para hacer una obra maestra y eso sólo lo deciden los maestros del oficio. Hoy en día se le llama obra maestra a cualquier cosa y se le considera resultado de una verdadera chiripa. Ha dejado de ser una aspiración inhumana acceder a la maestría del oficio.

¿Usted se considera un maestro?

A mí no me toca responder, en todo caso les corresponde a los demás maestros o a los lectores. Mi responsabilidad consiste en hacer mi trabajo lo mejor posible y poder firmar cada cosa que hago, sea música, poesía o artes visuales, como lo hacían los hermanos Van Eyck, ‘lo hice tan bien como pude’. No se puede aspirar a más.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros




    Contenido Relacionado


  1. Las claves de la narración gráfica según Will Eisner
    Junio 26, 2017 1:03 pm
  2. La historia detrás de los Panama Papers #PrimerosCapítulos
    Junio 25, 2017 11:33 am
  3. Los periodistas detrás de los Panama Papers
    Junio 25, 2017 11:19 am
  4. “Espejismo de Modernidad”, tributo a Cien años de soledad de García Márquez
    Junio 23, 2017 1:53 pm
  5. Venezuela cancela prestigioso Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos
    Junio 23, 2017 11:22 am
  6. Libros de la semana: Ruvalcaba, Zizek, Tierce…
    Junio 23, 2017 9:22 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]