Historiadores alertan contra odio racista; denuncian linchamiento de mexicanos
Detallan en un artículo en ´´The New York Times' casos de violencia bárbara contra mexicanos en varios estados de la Unión Americana.
Historiadores alertan contra odio racista; denuncian linchamiento de mexicanos
(Fotos: Archivo)

A raíz de casos recientes de violencia contra mexicanos,  dos prestigiosos historiadores relatan situaciones aparentemente inéditas de linchamientos de connacionales en la historia de EU en las páginas editoriales de The New York Times.

Los catedráticos William Carrigan, de la Universidad Rowan y Clive Webb, de la Universidad de Sussex, advierten que “en el emotivo debate sobre política migratoria y la expansión de la población latina, la historia de violencia contra mexicanos nos recuerda los costos y consecuencias del odio”.

Esta violencia colectiva, particularmente en el suroeste de EU, nos obliga a repensar la historia del linchamiento, escriben en un artículo titulado “Cuando los estadounidenses lincharon Mexicanos” del 20 de diciembre.

La sociedad estadounidense desconoce que a partir de la mitad del siglo 19 hasta bien entrado el siglo 20, los mexicanos frecuentemente fueron blanco de linchamientos colectivos, precisa. En relación al tamaño y alcance de los crímenes, los mexicanos fueron el segundo grupo étnico mayormente victimizado después de los afroamericanos.

Autores del libro “Los muertos olvidados: violencia colectiva contra mexicanos en EU, 1848-1928”, en el que describen casos aparentemente inéditos de violencia racista contra mexicanos—, los historiadores narran que en 1873, siete pastores mexicanos fueron colgados por paramilitares blancos en Corpus Christie, Texas. Ninguno de los asesinos fue arrestado.

La investigación descubrió que entre 1848 y 1928, turbas de blancos asesinaron a miles de mexicanos, aunque los archivos que quedan solo documentan 547 casos. Esos linchamientos se dieron principalmente en Arizona, California, Nuevo México y Texas, pero también en estados no fronterizos como Nebraska y Wyoming.

La prensa de la época, dicen, presentaba los linchamientos como espectáculos públicos de violencia. En 1851 en California,  una turba de 2,000 personas presenció el ahorcamiento extrajudicial de una mexicana llamada Juana Loaiza, quien fue acusada de asesinar a un hombre blanco de nombre Frank Cannon.

Medio siglo después, durante la fiebre del oro, una turba sacó de una prisión en Texas a Antonio Rodríguez, un jornalero mexicano de 20 años, acusado de haber matado a la esposa de un ranchero. Lo ataron a un mezquite, lo rociaron con  querosén y le prendieron fuego. Miles salieron a ver la escena.  Nadie fue arrestado.

Durante la Revolución, los homicidios corrieron a cargo de la autoridad policiaca, incluidos los Rangers texanos, que ejecutaron a miles de mexicanos, sin el debido proceso, por su presunta participación en un levantamiento revolucionario conocido como Plan de San Diego.

Mi comentario: aunque la sociedad estadounidense ahora es más incluyente y tolerante, el racismo sigue siendo una de las grandes asignaturas pendientes de este país, como atestiguan los casos recientes en Fergurson, Nueva York y Pasco, Washington.



Temas relacionados:
Estados Unidos
Migración
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Agustín Carstens dejará Banxico el 1 de julio de 2017.
Será gerente del Banco de Pagos Internacionales.