El sexting y el texting pueden propiciar acoso y trata de personas: académica UNAM
Este tipo de prácticas no son negativas en sí, el problema reside en poner a los involucrados en una condición de vulnerabilidad, dijo la académica Padilla.
(Foto: UNAM)

El sexting y el texting pueden propiciar el acoso escolar, trata de personas e incluso pornografía, informó  Nélida Padilla, académica de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM.

La especialista en educación y salud sexual alertó que este tipo de prácticas no son negativas en sí, el problema reside en los riesgos que implican, pues las imágenes pueden llegar a manos de extraños y ser un instrumento de acoso, pues muchas veces los dispositivos móviles y las redes son un medio para establecer contacto con población vulnerable.

Estas actividades pueden poner a los involucrados en una condición de vulnerabilidad. “Nuestros dispositivos no están exentos de la delincuencia, por lo que los usuarios deben ser muy cuidadosos con la información que manejan”, manifestó.

México es uno de los países latinoamericanos en los que más se ejercen la práctica del sexteo o sexting, entendido como el envío de mensajes y/o imágenes con contenido sexual e incluso material pornográfico.

“Esto se debe, en buena medida, a una doble moral”, destacó Nélida Padilla.

De acuerdo con un comunicado, el incremento del uso de dispositivos móviles con cámara y el mayor acceso a Internet a nivel global han facilitado esta práctica y aunque el sexting es clandestino, cada vez es más frecuente mandar fotos, videos o textos con contenido erótico.

“Por un lado se reprime la sexualidad al evitar hablar de ello, pero por otro, se alude constantemente a través del doble sentido o los albures. También, culturalmente se privilegia lo visual por sobre los demás sentidos, lo que favorece dicha práctica, dijo Padilla.

El sexting se ha hecho popular porque las imágenes son un reforzador inmediato, y a través de ellas se pueden establecer vínculos con algunas personas para obtener satisfacción en un lapso muy breve, subrayó.

 

La práctica se da entre jóvenes y adultos

Nélida Padilla indicó que esta práctica se da por igual entre jóvenes y adultos, aunque “hemos visto que la motivación depende mucho de los rangos de edad. Por ejemplo, en estudiantes de secundaria y preparatoria se involucra la exploración de su identidad, pues están en una etapa de conocimiento en la que es trascendental la aceptación, gustarle a alguien y sentirse deseados”.

Los jóvenes con escolaridad media superior y superior (15 a 22 años) que realizan esta práctica están más conscientes de los riesgos, saben a qué se exponen y lo hacen con fines de excitación o para mantener una relación que no siempre es presencial, detalló.

En tanto, los adultos lo hacen para diversificar sus prácticas erótico-sexuales con la pareja, y en algunos casos conocen los riesgos, pero no los toman en cuenta. “Muchas veces se mandan videos, imágenes y mensajes eróticos a lo largo del día, como una manera de refrescar su relación y sentirse deseables, de tener una sexualidad abierta: Aquí lo importante es estar conscientes de los riesgos y la vulnerabilidad informática que implica”.

 

 



Temas relacionados:
UNAM



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]