opinión*
Desastres naturales, solidaridad y pobreza
por Araceli Damián
Foto: Galo Cañas/ Cuartoscuro

Por Araceli Damián

En memoria de las víctimas de los sismos y las inundaciones

A los jóvenes y todos aquellos que se movilizaron solidariamente con la tragedia

Los terremotos y los huracanes que han azotado nuestro país en las últimas semanas provocaron cientos de muertes y dejaron a miles de personas sin sus viviendas y fuentes de trabajo. El pasado 19 nos despertamos conmemorando aquel otro 19 de septiembre de 1985, fatídica fecha en la que, según cifras oficiales, fallecieron 3,192 personas, mientras que cálculos extraoficiales hablan de hasta 20 mil víctimas mortales. (1)

Esa mañana, en memoria de los fallecidos por el sismo de 1985 guardábamos un minuto de silencio, el número 32, sin saber que, por todas las muertes provocadas por el nuevo terremoto, guardaríamos un minuto de silencio más esa misma tarde, sin saber que en las zonas de desastre se pedirían guardar muchos silencios más, con el puño en alto, con la esperanza de encontrar a alguien más con vida.

En esta ocasión el número de víctimas mortales es menor que en 1985, aunque no por ello menos trágico. Hasta el momento cifras oficiales reportan un poco más de 400 personas fallecidas a consecuencia de los sismos del 7 y 19 de este septiembre; casi la mitad de las muertes ocurrieron en la Ciudad de México y, el resto, en Oaxaca, Chiapas, Puebla, Morelos y Estado de México.

También se habla de 140 mil edificaciones dañadas y de la pérdida total de casi 50 mil inmuebles, la mayoría viviendas. La tarea de reconstrucción será titánica y tengo fuertes dudas sobre la capacidad y voluntad del gobierno actual de asumir con seriedad la reconstrucción.

La respuesta ciudadana ha sido conmovedora, sobre todo la de los jóvenes. Ellos no vivieron el sismo de 1985. No importó arriesgar la vida propia, porque la otra vida, la atrapada, fue la prioridad.

Sin guantes, ni cascos, con dedos ensangrentados y pantalones rotos lograron recuperar a personas aún con vida. Como en 1985, la respuesta de la ciudadanía fue inmediata, mientras fue tardía la reacción gubernamental. En diversas ocasiones el ejército, la marina y protección civil entraron en confrontación con los voluntarios. Se perdieron horas valiosas decidiendo si dejaban actuar a los voluntarios concebidos, todos como inexpertos, incluyendo a los topos, reconocidos internacionalmente. El personal de auxilio oficial no sólo era insuficiente, sino también reacio a trabajar codo a codo con los voluntarios.

Fue deleznable el reality show montado por Televisa en el colegio Rébsamen. No hay justificación para utilizar la tragedia humana con fines de “rating”. La televisora cuyos dueños y directivos no tienen escrúpulos, deben ser sancionados, no sólo por haber mentido a la población, sino por haber montado un show en medio de la tragedia, convirtiéndola en buen negocio. La ciudadanía ha mostrado su enojo con el #ApagaTelevisa, que se hizo viral en redes. Espero que el castigo sea efectivo, porque esa empresa lleva décadas embruteciendo a nuestra sociedad.

Por otra parte, llama la atención que algunas de las edificaciones que se desplomaron eran casi nuevas, incluyendo el colegio Rébsamen. Según las autoridades se hará un peritaje para conocer si el colegio colapsado cumplía con las especificaciones reglamentarias. Pero esa revisión debe practicarse a todas las construcciones erigidas a partir de 1985 y que han quedado destrozadas o inhabitables. Vivimos en una zona sísmica, hay un reglamento de construcción que incluye especificaciones que deben ser respetadas para minimizar los riesgos. Quienes las hayan violado deben ser castigados, como también las autoridades que otorgaron permisos sin que dichas especificaciones se cumplieran.

Como siempre han sido los más pobres los más afectados. Las viviendas de Juchitán y varios pueblos de Oaxaca y Chiapas quedaron, en su mayoría, con serios daños. En estas comunidades, como muchas otras afectadas en Morelos, Guerrero y Estado de México, la mayoría de su población vive en pobreza, una pobreza que se recrudeció de golpe con la tragedia. Sabemos que los más pobres son los más vulnerables y los que reciben menos atención. Por ejemplo, en las zonas pobres de Iztapalapa hay cientos de casas dañadas y la ayuda oficial ha sido casi nula. Por otra parte, todavía en 2015, y al parecer en 2017 sigue habiendo damnificados del sismo de 1985 viviendo en casas “provisionales” de lámina.2 Son los más pobres de los pobres de la tragedia quienes viven ahí.

Los gobiernos y algunos partidos políticos (como el PRI, PAN y PRD) lucran con los más pobres en periodos electorales. Por ello, ahora que estamos en plena contienda presidencial rumbo al 2018, propongo que se establezca un fondo de reconstrucción manejado por un comité ciudadano, integrado por científicos, académicos y personas de reconocida trayectoria, como el Arq. Enrique Ortiz y el actual Auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal, entre otros. Para este fondo se puede retomar la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de redireccionar una parte del gasto público, a fin de dotar al fondo con 300 mil millones de pesos para la reconstrucción. Esta cantidad puede ser destinada si se toman algunas medidas de austeridad propuestas, desde 2015, por el grupo parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados.

Es un riesgo que el programa de reconstrucción quede en manos del PRI-gobierno, cuyas historias de corrupción y malversación de fondos son ampliamente conocidas y que no han sido castigadas por la autoridad judicial coludida con la corrupción, y que vuelvan a beneficiarse electoralmente con ello.

Los fondos de la reconstrucción deben asignarse con prioridad social, sin tientes partidistas, para que cuanto antes todas las familias que han perdido su vivienda, sobre todo las más pobres, puedan volver a dormir bajo el techo de una casa digna.

  1. Terremoto de México de 1985 https://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_M%C3%A9xico_de_1985#cite_note-:0-12
  2. Habitantes de campamentos del 85 tendrán casa: Mancera http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2015/03/04/1011629

Araceli Damián

Es Diputada Federal por Morena y preside la Comisión de Seguridad en la Cámara de Diputados. Es Profesora-Investigadora con licencia del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales de El Colegio de México. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Es Doctora en economía urbana por la Universidad de Londres, Inglaterra.


*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.
Temas relacionados:
Opinión
Sismo
Sociedad


    Contenido Relacionado


  1. Protestas y escaramuzas de voluntarios contra autoridades: la otra fractura del sismo #19s (Video)
    septiembre 25, 2017 11:44 am
  2. Librería remata sus libros tras daños por el sismo #19S
    septiembre 25, 2017 11:08 am
  3. Continúa la ayuda internacional a México tras el #19S
    septiembre 25, 2017 11:00 am
  4. Realizan ofrenda artística en memoria de las víctimas del sismo y voluntarios
    septiembre 25, 2017 10:58 am
  5. Aunque reanudó actividades académicas, UNAM mantiene brigadas de apoyo
    septiembre 25, 2017 10:34 am
  6. ¿Se pudo evitar el colapso del Colegio Enrique Rébsamen? (Video de Univisión)
    septiembre 25, 2017 10:32 am
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]