‘La diversidad cultural ha sido golpeada por la violencia’: Bolfy Cottom
El antropólogo mexicano habla sobre su libro ‘Legislación cultural. Temas y tendencias’ y analiza la gestión del gobierno en Enrique Peña Nieto en este sector.
La diversidad cultural ha sido golpeada por la violencia Bolfy Cotom
(Foto: Redacción AN/ M. A. Porrúa).

El modelo cultural que se plantea desde la política tiende al elitismo y a la promoción del consumo, así lo entiende el antropólogo Bolfy Cottom. El investigador del INAH habla en entrevista, de su nuevo libro, Legislación cultural. Temas y tendencias (M. A. Porrúa), volumen donde  explica cómo operan las estructuras de la administración pública encargadas de la cultura en México.

En el libro expone el vacío educativo y en la política pública en términos de gestión cultural.  

Desde hace tiempo se dice que nuestro país está conformado por una diversidad de culturas. La idea rompe con una noción monolítica y nos habla de una riqueza, que si bien es reconocida, continua siendo un ejemplo de la desigualdad que padecemos. La problemática de la diversidad cultural refleja un desdén en términos de inversión financiera en educación. Las áreas más marginadas son las que menos oportunidades tienen. La educación está mal distribuida. Se privilegia un modelo educativo cultural elitista, alejado de la idea popular que provenía del proyecto vasconcelista. El desprecio y la marginación explican por qué cuando hay vacíos sociales por parte del Estado florece el crimen organizado.

Señala también que si bien se reconoce el derecho a la cultura, éste no es  incluyente y por el contrario es limitado.

Discursivamente ha habido cambios notorios. Se reconoce la riqueza de la diversidad cultural y su aporte al país, eso me parece un avance enorme. El reclamo de las culturas indígenas llevó a que se modificara el artículo 2º de la Constitución. En el discurso se impulsa a las culturas populares, al arte y los creadores. En ese sentido, el planteamiento de la cultura como una especie de “don” otorgado por el Estado, está en un proceso de transformación radical porque de acuerdo a las nuevas tendencias ya no es una obligación administrativa del Estado. Ahora se formula desde la perspectiva de los Derechos Humanos. La cultura es en una obligación para el Estado, sino lo hace, viola los derechos fundamentales de las personas. Nosotros nacemos, crecemos y morimos, en el seno de una cultura y esa cultura nos otorga derechos a la educación artística y a la libre expresión. Nos hace falta elaborar catálogos de derechos culturales reconocidos jurídicamente y crear procedimientos para defenderlos.

¿De qué manera impactan los derechos culturales en la sociedad? Se dice que al gobierno no le interesa la cultura pero todavía hay sectores sociales  donde se le percibe como algo ornamental. 

Es verdad. Históricamente se ha asumido que en términos de educación y cultura el Estado es responsable de la formación de sus individuos, de formar personas comprometidas, conscientes de sus derechos, obligaciones y de sus riquezas culturales. Asumir que es importante y preponderante para la vida, solo se logra mediante procesos educativos. A partir de la segunda mitad del Siglo XX, la separación de facto entre la cultura y la educación se dio en los hechos. La sociedad no es consciente de esa enorme riqueza a pesar de vivirla cotidianamente. Nuestros barrios, pueblos, fiestas populares, tienen un enorme poder de convocatoria. Desde esa perspectiva la sociedad no tiene los elementos necesarios para exigirlo. No obstante cada vez son más los sectores que se organizan y demandan al Estado una mayor atención a estos elementos.

En este sentido el centralismo es un problema…

Actualmente se cuestiona más al centralismo. Diversos sectores culturales estatales o municipales tratan de crear sus propios procesos. Hay más conciencia ciudadana y esto implica asumir su propia creatividad y capacidad de expresión como un derecho que les pertenece. Por otra parte los recursos siguen dependiendo del gobierno federal. El  Consejo Nacional para la Cultura y las Artes tiene el predominio de los presupuestos. Muchos de los programas que se construyen en estados y municipios viven a la espera de los recursos federales.

El gobierno federal propuso hacer  de la cultura un elemento importante para restablecer el tejido social ¿qué balance hace en este sentido?

El planteamiento de la cultura como un elemento reconstrucción del tejido social fue una especie de ‘camisa de once varas’ en la que se metió el propio gobierno. Creó enormes expectativas de lo que iba a ser la cultura como razón de Estado en la política de Peña Nieto. Hasta ahora no veo que haya la menor idea de lo que eso significa. Aprender a leer, tener acceso a conciertos festivales, de ninguna manera restituye el tejido social en sí mismo. De nada sirve si la gente no tiene qué comer, si no tiene seguridad para transitar, trabajo o accesos a los servicios básicos. Tendría que haberse planteado una política transversal donde todos los sectores -social, educación, turismo-  trabajaran en un proyecto ocupado en resolver la pobreza, la miseria y la marginación. Por el contrario como política pública que promueve una visión consumista de la cultura a la que sólo acceden ciertos sectores. Se piensa que la gente va a volver a ser feliz con puro pan y circo, sin resolver sus problemas de fondo.

¿Nos ha faltado crear esos vínculos colectivos?

Admiro el trabajo de la Dirección General de Cultural Populares con los migrantes, y artesanos de diferentes regiones pero una golondrina no hace verano. En la Sierra Tarahumara el panorama es desolador.  Los jóvenes no tienen más futuro aunque estudien, por eso se van con el crimen organizado. No estamos en un Estado fallido pero sí débil. No vemos restitución del tejido social, al contrario el tejido social que se está creando es destructivo porque se canaliza a la violencia.

¿Qué balance se hace de lo que va en la administración del Conaculta? 

Las administraciones de Sara Bermúdez, Sergio Vela y Consuelo Sáizar, promovieron el despilfarro, la corrupción y los abusos del sector. La llegada de esta administración bajó los niveles de tensión. Eso fue solamente coyuntural. El compromiso y las expectativas eran muchísimas pero todo quedó en buenos deseos, apenas hay esfuerzos aislados. Todo se va en homenajes y no pasa nada. Ya vamos en el tercer año de gobierno y si no pasó nada al principio no creo que cambien las cosas.

libros-banner-pie-de-nota





    Contenido Relacionado


  1. larousseLarousse, 50 años como referencia obligada en el medio editorial
    junio 25, 2015 10:56 am
  2. Nudo Vortex 5.0 y la poesía sin límitesNudo Vortex 5.0 y la poesía sin límites
    junio 24, 2015 5:44 pm
  3. El FCE publica Obras completas de Francisco TarioTodos los cuentos de Francisco Tario en el tomo I de sus ‘Obras completas’
    junio 24, 2015 3:41 pm
  4. Ricardo Nudelman representante de la editorial AnagramaRicardo Nudelman, nuevo representante de editorial Anagrama en México
    junio 24, 2015 1:21 pm
  5. CNN‘El robo del siglo’, explicado por Sergio González en CNN
    junio 24, 2015 1:12 pm
  6. pacheco colegio nacional“José Emilio Pacheco. La memoria encendida”, comenzó el homenaje en El Colegio Nacional
    junio 24, 2015 11:22 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]