Murió el poeta Max Rojas
El escritor es autor de los libros 'El turno del aullante', 'Ser en la sombra y 'Cuerpos 1'.
Murio el poeta Max Rojas
(Foto: Conaculta).

Juan Máximo Rojas Proenza (Ciudad de México, 4 de junio, 1940), poeta, ensayista, promotor cultural  y crítico literario falleció en la capital del país este viernes 24 de abril, informó su familia.

Max Rojas fue integrante del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) del Conaculta de 2005 a 2008 y de 2010 a 2013.

El poeta cursó estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Se desempeñó como director del Instituto del Derecho de Asilo Museo Casa de León Trotsky  y fue presidente del Fomento Cultural en Iztapalapa.

Es autor, entro otros libros de poesía, de: El turno del aullanteSer en la sombra y Cuerpos (Conaculta, 2011), Poemas inéditos (Malpaís, 2013.)

Fue merecedor del Premio Iberoamericano de Poesía Carlos Pellicer para Obra Publicada en 2009 por Memoria de los cuerpos. Cuerpos 1. 

A lo largo de su carrera se mantuvo al margen de los reflectores, pese a ello se convirtió en uno de los poetas de mayor influencia de la generación posterior al medio siglo.

Cercano a los jóvenes, Rojas se caracteriza por poesía sin concesiones y crítica. ‘Cuerpos’, quizá su proyecto más ambicioso se compone de miles de versos agrupados en 24 volúmenes. Fiel a su carácter marginal, los primeros cinco volúmenes los publico en los ellos independientes VersoDestierro, Proyecto Literal, Fridaura y Generación Espontánea en coedición con la Asociación Escritores de México.

A continuación ofrecemos un fragmento de su poema El turno del aullante:

EL TURNO DEL AULLANTE

a Lourdes y Antonio Gazol

I

Lo furioso, lo verdaderamente animal
que me sostiene, lo que me guarda en pie
con el rencor crecido, esto como de hueso,
como de dientes que se muerden
después de haber mascado el polvo,
esto de sangre, esto de grito ahorcado
como un aullido en la garganta,
esto como un muro, como un sollozo
largo de noche sin hogueras, lo animal,
lo verdaderamente huraño que me duele en los ojos.

Dije que el mar es algo así como esa diaria muerte
de mi cuerpo. Hoy me sale lo bronco
y me revuelvo, hoy me sale lo herido
y me desgarro —perdón por esta forma
de amargura, pero es que hoy
de muy dentro me sale lo animal desbocado,
la verdadera furia que me empuja:
esto de maldecir espinas por la boca
lo formalmente triste,
lo exactamente amargo como el llanto.
Ahora me vuelvo y me despido y me regreso.
Voy a buscar mi sombra entre la sombra,
porque mordí sin tiempo un corazón de niebla,
y lo bronco,
lo verdaderamente animal que me sostiene
está dolido.

II

No he podido morir porque empezó a llover anoche,
pero, a decir verdad, ya no me duele aquello
tanto como entonces, ya no me tumba tanto el cuerpo
como antes. No he podido llegar, pero no importa;
han sucedido cosas a todo esto: nacieron gentes
y vinieron visitas y pasaron tranvías largos como la noche;
mi único traje se volvió ceniza, mi triste hueco
se largó a paseo, me atardeció de pronto,
no sé, sin enterarme; luego empezó a llover y no hubo tiempo,
no hubo manera de llegar a parte alguna; me encontré
de repente sin memoria, y olvidé todo aquello que me hería.

Debo decir que era una lluvia oscura la de anoche
(no sé si me entendáis, quiero decir que era una lluvia
venida de muy lejos, venida desde abajo de la tarde
como un montón de niebla sollozante, como un grito;
no sé si me entendáis, era como mujer que llega a despedirse);
debo decir que era una lluvia fría la de anoche,
un encontrarse de pronto en un espejo, llamando a no sé quién
con qué silencio, llamando a no sé quién con qué alarido.
Debo decir que era una lluvia hosca la de anoche.

No he podido morir, pero no importa. Me quedan otros trozos
de pellejo y otros dientes, y a lo mejor mi traje funeral
no está bien hecho. Olvidé tantas cosas desde anoche
que olvidé que mi cuerpo estaba roto y ahora está
no sé dónde, cayéndose de olvido; de esto, a veces,
me acuerdo con nostalgia: salgo por él gritando
como un loco, y acabo sin remedio tropezando.
Debo encontrar un cuerpo que me aguante: mi único traje
se volvió ceniza, y no me queda piel con que ir a mis entierros.

Para decir verdad, ya no me duele aquello como antes.
Tengo recuerdos de mujer trozándome los labios, y ganas
de llegar a alguna parte. No sé si me entendáis:
es un poco de polvo que me aguarda, un montón de silencio
que me espera. Traigo recuerdo de mujer crujiéndome
en los huesos y un hoyo, aquí, que me lastima.
No he podido morir, pero no importa:
desde anoche me duele el esqueleto,
y eso quiere decir que estoy llegando.

Han sucedido cosas, a todo esto: murieron gentes y se fueron
visitas y pasaron noches largas como tranvías y anocheció
de pronto, no sé, sin enterarme; yo me encontré metido
en un espejo (debo decir que era una lluvia fría,
decir que era una lluvia que golpeaba), llamando a no sé quién
con qué silencio, llamando a no sé quién con qué alarido,
con qué ganas de llegar a alguna parte.

Ya no me crece yerba en el olvido; me acostumbré, sin duda,
a tanto oscuro, y a lo mejor mi traje ya está listo:
es cosa de buscar en los armarios donde mi cuerpo,
a veces, se refugia.
Podría añadir algunas otras cosas, pero, a decir verdad,
aquello ya no duele como entonces.
Traigo recuerdos de mujer siguiéndome los pasos
y un hoyo aquí, bajo la piel, que no lo aguanto.

libros-banner-pie-de-nota



Temas relacionados:
Cultura
Libros


    Contenido Relacionado


  1. feria unamFiesta del Libro y la Rosa: actividades este fin de semana
    abril 24, 2015 8:59 am
  2. La historia de Zhenli Ye Gon entre las novedades semanalesLa historia de Zhenli Ye Gon, entre las novedades editoriales de la semana
    abril 23, 2015 6:08 pm
  3. Literatura a ritmo de rock nacional (1)Literatura a ritmo de rock
    abril 23, 2015 5:15 pm
  4. saint jordiCataluña: un libro y una rosa en el día de Sant Jordi
    abril 23, 2015 10:08 am
  5. Que y cómo leemos los mexicanos¿Qué y cómo leemos los mexicanos?
    abril 22, 2015 6:23 pm
  6. 5 viñetas de Eduardo Galeano para celebrar el Día Internacional del Libro5 viñetas de Eduardo Galeano #PrimerosCapítulos
    abril 22, 2015 5:46 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre