“Hilda, una película sobre la lucha de clases en México”, artículo de Andrés Clariond (video)
El cineasta Andrés Clariond reflexiona sobre su primer largometraje de ficción que está por estrenarse el próximo 2 de septiembre en salas de cine de México. El filme “retrata las tensiones ideológicas entre la izquierda y la derecha”.

Por Andrés Clariond Rangel

Retratar a la clase alta mexicana era algo que buscaba y me interesaba desde tiempo atrás. Sus características, algunas tan propias y originales, otras copiadas de las altas burguesías europeas, dan para un análisis profundo y podrían ser tratadas desde cualquier género cinematográfico. Al estar inserta en un país con tantas desigualdades y con millones de pobres, la clase alta mexicana es una mezcla de derroche y culpa, de acto de beneficencia y exclusión: es una contradicción andante.

Curiosamente, a pesar de ser un sector tan ruidoso y tan presente en nuestro país, la televisión y el cine mexicano siempre lo han representado desde el cliché y los maniqueísmos. Razón que significó un aliciente extra a mi interés original de hablar de este tema. Con la ventaja de ser yo una especie de insider, alguien que creció y forma parte de los ricos de Monterrey.

Al asistir a ver la obra de teatro Hilda, escrita por la exitosa autora francesa Marie NDiaye, y que está ambientada en Francia, me sentí sumamente atraído por su trama y encontré muchas similitudes entre lo que en ella se retrata y lo que se vive en México. Una mujer sola e incomprendida por su marido que encuentra refugio en su empleada doméstica, me pareció la burla perfecta a la clase alta mexicana. Una protagonista que termina teniendo por objeto de amor un ser que es generalmente visto como inferior y casi invisible dentro de la dinámica del hogar adinerado, es un imán de conflicto y buen drama.

Cuando comencé a escribir el guión busqué agregarle a la historia elementos que potencializaran el conflicto y lo acercaran más a México. Incluí tensiones ideológicas entre la izquierda y la derecha, definí más detalladamente el personaje del marido para darle un toque machista e incluí la visión de un extranjero que busca hacer negocios en el país.

Fue fundamental llevar el conflicto de clases y lo específico de este mundo a todos los departamentos de producción. El diseño de arte fue pieza clave, así como la locación donde sucede el ochenta por ciento de la película. Se consiguió la impactante casa diseñada por Luis Barragán y patrimonio de la humanidad como marco de esta historia, evitando las mansiones clásicas o coloniales de ricos de telenovela. Se buscó una fotografía expresionista que también alejara la atmósfera de la película del mundo televisivo.

Hilda es una historia universal muy ad hoc con los tiempos que vivimos. Su actualidad y la cantidad de temas importantes sobre la realidad mexicana y mundial que toca, la hacen un ejercicio de reflexión y catarsis indispensable. Es una película que demuestra que se puede hacer un planteamiento inteligente, sin dejar de entretener.

Ver tráiler de la película:


(Video: Gran Premiere)



Temas relacionados:
Cine
México
SOCIEDAD


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]