“En la novela negra mexicana al culpable no lo castiga la ley”: Élmer Mendoza
“El Zurdo” Mendieta vuelve al redil. El narrador sinaloense publica ‘Besar al detective’, nueva entrega de su saga policiaca.
Entrevista elmer mendoza
(Instituto de Cultura de León/Random House Mondadori).

Los pobres resultados de la investigación sobre el sangriento homicidio de un adivinador obligan al “Zurdo” Mendieta a echar mano de sus contactos dentro del oscuro mundo del narcotráfico. La factura por el favor es alta e incluye ayudar a Samantha Valdés, jefa del Cártel del Pacífico. En medio de todo ello el hijo del investigador es secuestrado. Besar al detective (Random House Mondadori), marca el regreso del personaje emblemático de Élmer Mendoza, uno de los más diestros prosistas dentro del género negro mexicano.

¿Podríamos decir que “El Zurdo” Mendieta proviene del mismo árbol genealógico de Héctor Belascoarán, de Taibo?

Hay una matriz que se llama México y genera historias suficientes para que “El Zurdo” Mendieta se entretenga. En un país donde la justicia siempre está en tela de juicio puede pasar cualquier cosa. No hay una ley que regule igual para todos, esta es la base que permite el nacimiento de personajes como el mío o Héctor Belascoarán.

¿Qué tipo de relación mantiene con “El Zurdo”? ¿No se ablanda con el tiempo?

Tardé muchos años en hacer el perfil de Mendieta, retomé elementos de policías reales y detectives de ficción. Quería un policía mexicano pero con rasgos que lo emparentaran con sus colegas del mundo. Necesitaba que simpatizara con los lectores y que fuera un habitante de esta época. Llevamos juntos casi treinta años, así que imagínate. Creo que no se ha ablandado, en realidad sus novelas pasan en dos o tres semanas. Entre Balas de plata y Besar al detective, han transcurrido dos años de su vida –no de la mía claro-, de modo que aun debe rondar los 43 o 44 años. Cuando ha habido acercamientos para llevarlo a la televisión me piden que no sea policía porque según los productores le faltan elementos para redondear su carácter. No creo que se canse ni envejezca más bien se abre más. Yo en cambio, sí envejezco de una manera tremenda. Él es una cosa y yo otra.

No deja que se le revele el personaje…

No, lo pongo quieto cuando intenta hacer esto. En mi literatura, yo mando. Soy el jefe.

La novela transcurre en el contexto de la guerra contra el narcotráfico declarada por Calderón, incluso retoma cuestiones reales pero que a la luz de la ficción parecen inverosímiles. ¿Mientras escribe lo hace a partir de los elementos que le ofrece el presente o piensa en las condiciones de su personaje?

Todos los años el Brujo Mayor dice lo que nos va a pasar. En todas las ciudades hay adivinos y los narcos lo consultan. Ese tipo de pasajes funciona muy bien para la literatura y me parecía interesante mostrar a uno al que matan por sus malos presagios. Mi trabajo consiste en ligar la realidad con los rasgos de mi personaje.

Diálogos seguidos, frases largas y una puntuación particular, ya son parte del sello de la casa en términos de estilo.

A los autores de novela policiaca se nos presenta como escritores menores y no es así. Tenemos nuestras propias búsquedas e intentamos ser creativos. En mi caso hay un enorme esfuerzo por ser diferente en cada novela y por perfeccionar mi estilo; por conseguir atmósferas que antes no habría podido escribir. Me mueve un profundo deseo de transformar lo que sé hacer.

Esta transformación a la que se refiere, ¿no ha hecho su literatura más hermética?

Afortunadamente creo que cada vez tengo más lectores. Desde un principio me advirtieron que mis libros no serían bestsellers sino longselleres, es decir que siempre se estarían vendiendo, creo que el tiempo les ha dado la razón.

¿Piensa en sus lectores cuando escribe?

No. Durante la última corrección que es más ligera, ya pienso en ellos pero solo en instantes. La escritura es una celebración muy íntima.

¿No pensó en el lector ni cuando escribió para jóvenes?

No pude. Los jóvenes de mi familia dicen que por eso no funcionó. El libro tiene lo suyo pero no me salió como quería. Ahora que haga la segunda parte veremos si ya me eduqué.

A nivel social, ¿qué nos está diciendo el boom de novela policiaca, no sólo en México, sino también en Estados Unidos y el norte de Europa?

La novela policiaca implica una emoción extrema, es muy demandante porque exige una trama bien trabajada. Los otros géneros son más concesivos y dependen de la genialidad del autor. Todos los lectores son detectives y están buscando dónde te equivocas, dónde te pillan. Si llegan a la penúltima página sin saber qué onda, te adoran. Los lectores de novela policiaca somos una comunidad a la que nos gusta el misterio, una comunidad que quizá soñamos con un mundo más justo o que al menos en México se apliquen las leyes y se castigue a los culpables.

Su literatura nace entonces de una sed de justicia…

Sí, pero en la novela negra mexicana al culpable no lo castiga la ley, lo castigan otros. Creo que así lo percibimos como sociedad.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
Narcotráfico


    Contenido Relacionado


  1. Del Imperio Romano al Estado IslamicoDel Imperio romano al Estado Islámico, la historia de los árabes
    marzo 23, 2016 4:08 pm
  2. Hilda Nucci y Ernesto VillanuevaHilda Nucci y Ernesto Villanueva detectan a ‘Los parásitos del poder’
    marzo 23, 2016 10:09 am
  3. Periodistas turcos condenadosCoetzee, Vargas Llosa y Jelinek, entre otros escritores, piden libertad para periodistas turcos
    marzo 22, 2016 3:45 pm
  4. Remate_Libros_Auditorio-3_2Inicia el Gran Remate de Libros en el Auditorio Nacional
    marzo 22, 2016 9:31 am
  5. 4 libros infantiles y juveniles4 libros infantiles y juveniles que harán más disfrutables las vacaciones
    marzo 21, 2016 1:13 pm
  6. El thriller politicoEl thriller político de Martín Moreno #PrimerosCapítulos
    marzo 20, 2016 8:53 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Agustín Carstens dejará Banxico el 1 de julio de 2017.
Será gerente del Banco de Pagos Internacionales.