La Corte libera a indígena de Guerrero, encarcelada 7 años por aborto
Parió sola en casa y siempre sostuvo que el bebé nació muerto, pero la asamblea popular en el municipio de Ayutla de Los Libres estableció el delito de homicidio. Originalmente había sido sentenciada a 32 años, gracias a un recurso legal interpuesto por sus abogados la sentencia se redujo a 22 años.
Adriana Manzanares
(NOTIMEX)

El miércoles quedó en libertad la indígena guerrerense Adriana Manzanares Cayetano, quien se encontraba recluida en el Centro de Reinserción Social de Chilpancingo, condenada por el delito de homicidio de su hijo, pese a que ella sostenía que su bebé nació muerto.

“Los señores Ministros decidieron otorgar el amparo en virtud de diversas violaciones al debido proceso, entre la que destaca la ausencia de un intérprete que conociera su lengua y entendiera su cultura y cosmovisión”, apunta la Suprema Corte de Justicia de la Nación en un comunicado.

El máximo tribunal del país amparó y protegió a Manzanares Cayetano contra actos de las autoridades judiciales del estado, y resuelvió ordenar su inmediata y absoluta libertad.

Manzanares Cayetano, fue liberada alrededor de las 16:0 horas de ayer.

Tenía una sentencia de 22 años de prisión; fue insultada, golpeada y acusada por una asamblea popular en el municipio de Ayutla de Los Libres, en el estado de Guerrero, lo anterior por dar a luz a un bebé, producto de una infidelidad, que murió al poco tiempo de haber nacido, según el Ministerio Público en que se basó la sentencia.

Los ministros otorgaron la libertad a Adriana, tras considerar que se violaron los derechos de debido proceso y defensa adecuada, pues en 2006, año en que fue sentenciada, no hablaba español y no contaba con algún intérprete para rendir su declaración preparatoria, con lo que se vulneró su derecho a la presunción de inocencia.

La versión que dio por buena el Ministerio Público para encarcelarla fue la de el comisario ejidal de El Camalote, quien dijo que Manzanares tuvo al bebé cuando estaba sola en casa, pero se le cayó de las manos y asustada lo enterró muy cerca del lugar.

En cambio los abogados de la joven, dijeron que en 2005 ella se embarazó, producto de una relación extramarital. Su esposo regresó de Estados Unidos en el 2006, cuando se dio cuenta que estaba embarazada la golpeó y la corrió de su casa.

Parió sola en casa y siempre sostuvo que el bebé nació muerto. Cuando su familia descubrió que ya no estaba embarazada le aplicaron la “justicia comunitaria”, que aún existe en algunos pueblos indígenas mexicanos y que “el ministerio publico tomó sin investigar”.

(Con información de Notimex y La Jornada)



Temas relacionados:
Guerrero
SCJN
SOCIEDAD
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]