Columnas políticas 22/12: Tultepec, EPN y el Cuau en las opiniones
La tragedia ocurrida en Tultepec donde suman 33 muertos al momento empieza a evidenciar malos manejos que podrían haber prevenido la explosión.

Fray Bartolomé en Reforma dice: “Lo más grave de la tragedia de Tultepec es que es cíclica: en los últimos 20 años se ha registrado ya una treintena de siniestros con un saldo de, por lo menos, 60 muertos y más de 300 heridos. Es decir, en promedio, cada 8 meses provocan otro estallido la negligencia de las autoridades, las malas prácticas de algunos vendedores y la corrupción. Curiosamente el actual alcalde perredista, Armando Portuguez, ocupaba el mismo cargo cuando hubo otra grave explosión, hace más o menos 11 años”.

Bajo Reserva en El Universal comenta: “De rudo, pasó a sensible. El pasado martes el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, rompió en llanto varias veces durante su Informe de Gobierno. Aunque las lágrimas del ex crack del futbol le partieron el corazón a varios de sus colaboradores, que se mantenían cabizbajos y con rostros compungidos mientras el edil hablaba con voz entrecortada y con un pañuelo contenía el mar de llanto, algunos dudaron. Algunos de sus críticos aseguran que don Cuau aplicó la lagrimiña”.

Trascendió en Milenio indica: “Que la minuta sobre mando mixto policiaco que se aprobó en el Senado, la cual modificó la propuesta presidencial del mando único estatal, se frenó en la Cámara de Diputados ante la opinión del gobierno federal sobre los mecanismos para que las corporaciones municipales de seguridad prevalecieran y no se sumaran a la jefatura unificada. El texto establecía como condición para ese mando mixto situaciones graves de inseguridad o la petición expresa de la autoridad, por lo que ahora será parte de la discusión en enero, cuando, a ver si ahora sí, se ponga sobre la mesa la Ley de Seguridad Interior”.

José Woldenberg en Reforma afirma: “El indigno atentado contra Ana Gabriela Guevara, senadora de la República, volvió a poner en el foco de la atención pública el preocupante tema de la violencia contra las mujeres. Un episodio lamentable pero que por desgracia no resulta excepcional. O lo fue porque afectó a una figura pública apreciada, pero todos los días se reproducen agresiones similares que quedan impunes. Decir no a esos abusos que son delitos no basta y ojalá se extienda la costumbre de denunciarlos”.

Raymundo Riva Palacio en El Financiero analiza: “El manotazo sobre la mesa del secretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos, para apurar una legislación sobre Seguridad Interna, despabiló al Presidente y al secretario de Gobernación y los obligó, por lo menos por ahora, a tomar en serio el tema de la seguridad pública, en el entendido de que con discursos y alegorías de victoria no se dobla a los criminales, sino con leyes, acciones concretas, decisión y voluntad política. ¿Se acabarán cuatro años de discursos triunfadores para ocultar los magros resultados en el combate a los delincuentes? Seguramente la retórica seguirá, pero bajo condiciones distintas”.

Lorenzo Meyer en Reforma asegura: “La imagen de EPN ya no es la del gran transformador sino la de alguien bajo asedio, librando una guerra de retaguardia contra sus propios errores. Y su defensa consiste en argumentar que sus acciones de gobierno no se valoran porque “lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho”. Y es que, de acuerdo con las encuestas, la desaprobación de EPN y su gobierno ya es muy alta (el 1o. de diciembre el Grupo REFORMA constató que la opinión negativa sobre el actual gobierno llegaba al 73%)”.

Julio Hernández López en La Jornada señala: “Más pronto cae un hablador, dizque bronco, que un cojo: Jaime Rodríguez Calderón, el priísta de toda la vida que de pronto fue habilitado en términos de mercadotecnia como candidato independiente a gobernador (etiqueta de engaño con la que ganó las elecciones en 2015), va de incumplimiento en incumplimiento de promesas. La más reciente de sus retractaciones se refiere al pago del impuesto sobre tenencia o uso de vehículos automotores”.

Frentes Políticos en Excélsior asevera: “Jaime Rodríguez El Bronco, gobernador de Nuevo León, cada que abrió la boca, durante 2016, fue para emular el tropiezo anterior. Por querer pasarse de gracioso, sólo ha evidenciado sexismo y discriminación, así que la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitió recomendaciones en las que se advierten violaciones a los derechos de las mujeres, una de ellas dirigida al mandatario. Le recomendó que se abstenga de seguir utilizando ese lenguaje y que tome un curso de capacitación sobre sus deberes en la aplicación de perspectiva de género y derechos humanos”.

Martha Anaya en 24-Horas dice: “En términos políticos, el momento de momentos de 2016 –si no es que del sexenio– fue el de la visita de Donald Trump a Los Pinos, a invitación de Enrique Peña Nieto, en plena campaña presidencial en Estados Unidos. Un error garrafal en cuestiones diplomáticas, que no sólo le ganó el repudio nacional e internacional al Presidente de México, sino que le costó la cabeza al hombre más poderoso del gabinete en aquel momento: el secretario de Hacienda, Luis Videgaray”.



Temas relacionados:
México
Opinión
Poderes


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]