A los que les gusta la plata hay que correrlos de la política, son un peligro: Mujica en CNN
"La política es la lucha por la felicidad de todos”, sostuvo el presidente de Uruguay.
10173685_810009019049927_6463230817974489710_n

Hay que fortalecer la vida partidaria, porque los partidos son débiles y no educan a su gente, afirmó el presidente de Uruguay, José Mujica, quien dijo que no está contra la gente a la que le gusta la plata y se vuelve loca por ella, “pero en la política tenemos que separar. A los que les gusta mucho la plata hay que correrlos de la política, son un peligro en la política”.

“Lo cual no quiere decir que en la política no existan intereses, pero son intereses no materiales, son morales, lo que se apetece es el cariño y reconocimiento de la gente. La política es la lucha por la felicidad de todos”, subrayó.

En la primera parte de la entrevista con la periodista Carmen Aristegui, transmitida el martes en CNN, Mujica dijo que los pobres no tienen comunidad, por eso él es rico; “soy un hombre muy rico, cuando salgo a la calle muchísima gente me da su amistad, su compañerismo, es la belleza más grande que se puede tener. Vivir con lo justo, porque si tuviera muchas cosas tengo que dedicar tiempo en cuidarlas, en complicarme la vida”.

“Lo que a mí me motiva, no pretendo que otros piensen como yo, pero no puedo renunciar  a esa manera de pensar, es consecuencia de un larguísimo viaje”, expuso.

Mujica comentó que las repúblicas vinieron al mundo para decirle “no” a la Monarquía y suscribir que los hombres somos iguales; e inventamos lo que llamamos la democracia representativa, decimos que la mayoría es la que decide, por lo tanto “debemos vivir como vive la mayoría y no como vive la minoría, si los otros se desvían de la esencia del republicanismo, yo no tengo la culpa.

El presidente es un funcionario que eligió la gente para un momento y para una etapa, nadie es más que nadie, hay que afirmar el sentido republicano y vernos como iguales, pero todavía falta mucho para ello, reconoció. 

Explicó que quienes tienen interés en la plata, tienden a ver el mundo a través de esa óptica y si se gobierna para la mayoría, hay que ubicarse desde la perspectiva de la mayoría.

Además dijo que “cuando los hombres y la mujeres no creemos en algo es lo más desastroso, porque este animalito que somos es de lo más utópico y necesita creer en algo”, porque “cuando no se cree en algo, se vive para uno, en el egoísmo. Las utopías son que se puede construir un mundo mejor, lo debemos hacer entre todos y defender a la vida. Vivimos en una vida hermosa que hay que cuidar”.

Remarcó que la vida no es una mercancía, entonces no hay que malgastarla, hay que utilizarla en cosas que nos motivan. La libertad es tener tiempo para hacer aquello que nos motiva, aseveró.

Sobre su gobierno en Uruguay, expuso: “Yo no hago balances, soy un luchador social. En algunas cosas contribuimos, con el apoyo de la gente. Hay menos pobres, 11 por ciento de pobreza, hace dos años teníamos 38 por ciento. Tenemos un per capita que anda en los 17 mil dólares.  Sin hacer mucho ruido, tenemos una diversificación del comercio importante en el mundo, teníamos una dependencia acentuada en la región. Vendemos carne a 130 países, pedacitos de carne bien calificados. Desde ese punto de vista hemos mejorado. Somos el país más viejo de América Latina junto con Cuba”.

“Los delitos que  se pudieron identificar han sido procesados, pero hay una cuota de delitos que para las dimensiones de Uruguay es alta, si hacemos comparación es bajísimo, pero para Uruguay es alta. Nos falta la verdad, como nos falta la verdad no se hizo justicia, en todas partes se presenta la contradicción entre verdad y justicia”, agregó.

Agregó que “en mi manera de pensar si me dijeran la verdad, no tengo nada más que castigar, pero eso no es lo que piensa la mayoría de la sociedad, la mayoría quiere castigo. Yo quisiera tener la verdad porque tener la verdad es un castigo fuerte”.

Aceptó que en muchas cosas el presidente no manda: en el poder económico está acostumbrado a ver las limitaciones que tienen los presidentes, pero está bien, peor sería que tuvieran el poder absoluto, sería mucho peor, “porque no somos discretos con el poder”.

Contó que su posición no es tan desinteresada ni tan humanística como pudiera parecer, “mi posición pretende ser inteligente desde el punto de vista político, porque alrededor de un ser existe una familia, y yo quiero la paz y la reconciliación de la sociedad”.

Sobre las próximas elecciones en su país comentó que “es notable que el esquema desde el punto de vista electoral, está como la elección pasada en la cual yo gané, al borde de ganar la mayoría parlamentaria, pero muy justo y probablemente habrá una segunda vuelta, en la que hay que luchar contra los votos en blanco, contra los votos anulados. Acá con un 46 o 48 por ciento no ganas las elecciones”.

En estas elecciones “se compone el parlamento y la continuidad del país. Si la gente lo quiere iré al Senado de la República, donde podría ser útil”, adelantó.



Temas relacionados:
América Latina
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Agustín Carstens dejará Banxico el 1 de julio de 2017.
Será gerente del Banco de Pagos Internacionales.