Walmart: una cadena de sobornos
Caso Walmart: Hacienda no sabe nada; la empresa rechaza corrupción
2014/06/13
2013/04/11
2013/04/10
   
Walmart afirma que las prácticas denunciadas "no reflejan la cultura de la empresa". Desafortunadamente "hay preguntas para las que no tenemos respuestas"; no pondremos en riesgo la investigación, dice.
Walmart de México no rechaza las acusaciones de soborno, pero aseguró que están cooperando con la investigación. (Foto: Saúl López/ Cuartoscuro)

WASHINGTON.- El gobierno mexicano se encuentra recabando los elementos necesarios para determinar la forma en que procederá en el caso Walmart,  informó el  secretario de Hacienda y Crédito Público,  José Antonio Meade.

“No tenemos suficientes elementos y una vez que los tengamos tomaremos le decisión de cómo debemos de proceder”, declaró Meade al diario La Jornada.

En tanto, Walmart de México y Centroamérica (Walmex) emitió un comunicado en el que no rechazó las imputaciones reveladas por NYT y aclaró que, de ser ciertas, “no reflejan la cultura de la empresa”. No obstante  “está cooperando con esta investigación”.

Informó que en 2011 inició la revisión de prácticas de anticorrupción en los países donde opera y abrió una investigación de las acusaciones que se describen en el reportaje, que datan de “hace más de seis años”.

La investigación de NYT

El sábado, el periódico estadounidense The New York Times publicó una investigación sobre Walmart de México, según la cual la mayor empresa de tiendas de autoservicio en México pagó sobornos “en prácticamente todos los rincones del país” para dominar el mercado mexicano.

El diario reveló que los directivos de la cadena realizaron “pagos sospechosos” entre 2005 y 2006 por hasta 24 millones de dólares para “desvanecer objeciones” y facilitar las aprobaciones ambientales de sus proyectos y obtener en pocos días, permisos que normalmente costarían meses de trámites.

La investigación identificó a Eduardo Castro-Wright, entonces director de la empresa en México, como “fuerza motora detrás de los años de soborno”, aunque apuntó que hubo cohechos ocasionales antes de su llegada a la compañía en 2002.

La denuncia fue presentada por Sergio Cicero Zapata, ex abogado de bienes raíces de Walmart, quien indicó que la firma usó los sobornos para facilitar “cambios de zonas en los mapas, e hicieron desvanecer objeciones ambientalistas, permisos que típicamente toman meses para su proceso, se materializaron en días”.

El diario no dio nombres de funcionarios mexicanos sobornados y sólo se refirió a alcaldes, concejales, “obscuros” planificadores urbanos o burócratas de bajo nivel que expedían permisos de construcción, pero identificó a ejecutivos de la gigante del ramo de supermercados.

NYT reportó que un investigador nombrado por Walmart, ex agente de FBI, reportó “sospechas razonables” para creer que hubo violaciones tanto a las leyes mexicanas y de EU. La investigación encontró que los directivos de Walmart en Estados Unidos cerraron el caso, sin notificar ni a las autoridades estadunidenses ni a las mexicanas, y en cambio, Castro-Wright fue promovido a vicepresidente de la empresa en 2008.

Walmart: las acusaciones tienen 6 años

El fin de semana la empresa Walmart de México y Centroamérica (Walmex) emitió un comunicado en el que no rechazó las imputaciones reveladas por NYT y aclaró que, de ser ciertas, “no reflejan la cultura de la empresa”.

Afirma que el año pasado, Wal-Mart Stores, Inc. inició la revisión de prácticas de anticorrupción en los países donde opera. “Posteriormente inició una investigación independiente de las acusaciones que se describen en el artículo, muchas de las cuales datan a más de seis años. Walmart de México y Centroamérica está cooperando con esta investigación”.

Desafortunadamente, dice literal el comunicado, “estamos conscientes de que, en este momento, hay preguntas para las cuales no tenemos respuestas. Quisiéramos poder decir más, pero no estamos dispuestos a poner en riesgo la integridad de la investigación”.

La empresa subrayó su “compromiso cabal” con el  cumplimiento de las leyes en vigor en los países donde opera, incluyendo cualquier reglamento municipal o estatal respecto a la solicitud de licencias y permisos. Asimismo, señaló que “espera que todos nuestros asociados cumplan tanto con las políticas corporativas como con las leyes anticorrupción, y que siempre se conduzcan con los estándares más altos de conducta”.

Walmart de México opera con 1,700 tiendas y establecimientos de las marcas Walmart, SAMS Club, Suburbia, Superama, Bodega Aurrerá y la cadena de restaurantes Vips-El Portón. Es el mayor empleador privado de México con 209 mil trabajadores.

Lee aquí el reportaje de NYT

Lee aquí íntegro el comunicado de Walmart

 

 

 

 

 



Temas relacionados:
Corrupción


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]