Pedro Weber “Chatanuga” deja huella tras su muerte
Murió el lunes a causa de una insuficiencia cardiaca y pulmonar.
chata
Foto: Notimex

El actor mexicano de comedia Pedro Manuel Weber Chávez, conocido como “Chatanuga”, murió el lunes a los 82 años, a causa de insuficiencia cardiaca y pulmonar.

El artista estuvo hospitalizado por diversos problemas de salud, pero fue dado de alta y se encontraba en su casa.

 

Pedro Weber será recordado como actor de carpa, comedia y por las más de 100 películas en las que trabajó, principalmente en la época del llamado Cine de Ficheras.

La última cinta en la que intervino fue “En el último trago” (2015), en la cual compartió créditos con Eduardo Manzano, José Carlos Ruiz y Luis Bayardo, bajo la dirección de Jack Zagha Kababie. El filme rinde homenaje al fallecido cantautor José Alfredo Jiménez, quien fue testigo en su primera unión matrimonial.

Weber Chávez nació el 27 de noviembre de 1933 en Ciudad Guzmán, Jalisco, en el seno de una familia que combinó las raíces mexicanas con las de Medio Oriente, pues su padre era de origen libanés.

Aunque su carrera no estuvo vinculada a la política, Weber tuvo como padrino de bautizo al ex presidente de México, Manuel Ávila Camacho, gracias a su padre, quien ocupó un cargo importante en Salubridad.

Su madre gustaba de tocar el piano y pintar, de allí su vena artística, pues desde joven los negocios le llamaron la atención, pero fue ella quien le inculcó el interés por el teatro.

Su carácter inquieto provocó que en varias ocasiones fuera expulsado de las escuelas a las que asistió. Su primer trabajo fue en el hospital psiquiátrico “La Castañeda”, donde colaboró en distintas áreas, pero de la sección que adquirió un mayor aprendizaje fue del laboratorio de cirugía experimental, pues tuvo que realizar todos los estudios y análisis clínicos.

Casi cuatro años los dedicó a esta labor, pero sabía que eso no era lo suyo, ni a lo que quería dedicarse el resto de su vida.

Su pasión por el baile lo hizo frecuentar cada fin de semana, en compañía de sus amigos, los salones de la Ciudad de México.

Cierto día, Adalberto Martínez “Resortes” llegó a uno de esos sitios de baile en busca de talentos para una película; sin embargo, “Chatanuga” no fue seleccionado.

Sin perder la esperanza, Pedro comenzó a ensayar una rutina de baile y de chistes, lo que trajo como consecuencia que durante 10 años trabajara en carpas y, posteriormente, en las terrazas que fungían como cines, con lo que inició de manera profesional su carrera.

Al principio sufrió vicisitudes, pues muchas veces, cuando salían de gira, tenían que pedir “aventones” a los camioneros.

En ese andar, laboró 10 años como maestro de ceremonias en la “Caravana Corona” y, posteriormente, tres años como director de escena en el Madison Square Garden, en Nueva York.

Después de esa larga temporada comenzó a laborar en el Teatro Blanquita, con un espectáculo cómico musical que mantuvo por cinco años.

Aunado a su experiencia laboral, Pedro Weber coleccionaba anécdotas, y entre sus favoritas estaba la que tuvo junto con el cantautor José Alfredo Jiménez, quien fue su testigo legal en su primer matrimonio.

En 1964 participó en los filmes “Dos caballeros de espada” y “La duquesa diabólica”, lo que trajo para el actor nuevos proyectos de cine.

Algunas otras producciones cinematográficas en las que actuó fueron: “El comanche” (1973), “Los hombres no deben llorar” (1979), “Son tus perjúmenes mujer” (1978), “El mil usos” (1981) y “Ni modo, así somos” (1981).

Después de la experiencia que tuvo con sus cuatro matrimonios, señaló que esas uniones le dejaron lo más maravilloso que hay en su vida: Sus hijos, a quienes amó con el alma y le dieron nietos.

En 2004, Weber se sometió a varios estudios cardiovasculares y permaneció algunas semanas bajo tratamiento médico y dieta rigurosa, ya que su peso superó los 120 kilos. El actor decía que en el mundo del espectáculo contaba con amigos a los que consideraba como hermanos, entre ellos Lalo “El Mimo”, Rafael Inclán y Manuel “Flaco” Ibáñez.

Algunas de las telenovelas en las que trabajó fueron “El privilegio de amar”, “Locura de amor”, “Aventuras en el tiempo”, “Navidad sin fin”, “Cómplices al rescate”, “Rebelde” y “Mañana es para siempre”.

En 2007 trabajó en el largometraje “One long night”, cuya temática narra la historia de un hombre estadunidense de origen mexicano que se dedica a los negocios y sufre una serie de peripecias al pasar una noche en la Ciudad de México.

En 2010, Pedro Weber participó al lado de Itatí Cantoral y Pedro Fernández en la telenovela dirigida por el productor Emilio Larrosa, en la que dio vida a “Don Gastón de la Parra”, carnicero y padre de Vicky “La Pajarita”, papel interpretado por Luz Elena González.

Un año después se tomó un breve descanso alejado de la televisión, aunque con algunos proyectos de cine. En 2012 participó en la telenovela “Amores verdaderos”, en la que dio vida a “El mezcalitos”.

La Asociación Nacional de Actores (ANDA) lamentó el fallecimiento del actor. (Con información de Notimex)



Temas relacionados:
Espectáculos
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]