“La vida de Trotsky es novelesca y su obra polémica”: Leonardo Padura
En el marco de las conmemoraciones de la muerte del revolucionario ruso, el escritor cubano Leonardo Padura, vuelve por medio de esta entrevista al personaje de su novela ‘El hombre que amaba a los perros’.
Entrevista padura
(Redacción AN/Tusquets).

Cuando apareció El hombre que amaba a los perros (Tusquets) en 2009, pocos se podían imaginar su trascendencia. La novela del cubano Leonardo Padura, no sólo es uno de sus mejores libros, también se ha convertido en uno de los clásicos de la narrativa latinoamericana del siglo XXI.

En la obra, el autor se adentra en la vida de Ramón Mercader, el español que el 21 de agosto de 1940 asesinó a León Trotsky, símbolo de la revolución rusa. A propósito de un aniversario más del crimen, Padura vuelve a su novela y revisa el peso histórico de sus personajes.

Hay quien dice que El hombre que amaba a los perros, es su mejor novela. ¿Qué relación tiene con el libro a varios años de distancia?

Los lectores, los críticos, los académicos pueden tener sus opiniones, es más, deben tenerlas, y no siempre tienen que coincidir con la del creador. Yo pienso que mi mejor novela es La novela de mi vida, el libro más visceral que he escrito, en el que mejor resuelvo los conflictos con los personajes, el lenguaje, la arquitectura de la novela, en el que me encuentro más como escritor y como cubano. Mientras, El hombre… es mi novela más sufrida, en todos los sentidos: en investigación, en escritura, en manejo de ideas… y el premio a tanto sufrimiento y desasosiego ha sido su gran circulación, los premios y satisfacciones que me ha regalado y que, incluso, algunos digan que es mi mejor novela. No me quejo.

¿Qué tipo de fascinación le suponía Trotsky como personaje literario?

La fascinación de la ignorancia. En mis tiempos de estudiante universitario, en la década de 1970, tuve algún interés por ese personaje tan ignorado y, si era mencionado, tan diabólico. Intenté buscar información y existía muy poca, escrita por demás en la URSS y en la que se calificaba a Trotsky como el peor enemigo de la clase obrera y la revolución mundial. Después fui encontrando algo y me fui interesando en el personaje, al punto de que cuando hice mi primer viaje a México en 1989, fui a la casa de Coyoacán y sentí una gran conmoción al ver aquel sitio remoto y carcelario en el que se había refugiado Trotsky y hasta donde había llegado el largo brazo de Stalin para asesinarlo. ¿Era necesario ese crimen? ¿De aquel modo tan brutal?… Esa historia de vida y una obra tan compleja y llena de contradicciones como la de Trotsky, además de su cercanía a muchos procesos esenciales del siglo XX que incluso tenían que ver conmigo y con mi vida cubana, me fueron convirtiendo a ese personaje en una obsesión… y ese es un paso necesario para que una figura de la realidad o la imaginación se transforme en personaje novelesco.

No dejan de aparecer novelas, ensayos o biografías, alrededor de este personaje. ¿Qué claves arroja su figura para el presente?

Creo que tiene el gran atractivo del martirologio del perdedor (al menos en su momento histórico) en una batalla épica que fue de las más dramáticas y significativas en la historia de las luchas revolucionarias del siglo XX… y en el resultado de su fracaso histórico. Además, la vida de Trotsky es en sí novelesca; su obra, es polémica; su relación con las personas y el entorno es riquísima. Trostky tiene todos los atractivos para que tantos escritores y artistas, de una forma u otro, se acerquen a su vida y destino y traten de ver con él, o a través de él, el lamentable destino de la utopía del siglo XX que él predijo con sus denuncias a la perversión del ideario esencial de la revolución de los iguales.

Recientemente leí Viva del francés Patrick Deville, la novela muestra no sin cierta nostalgia, la efervescencia de una época donde Malcolm Lowry, Trotsky, B. Traven, cruzaron México. Era una época de efervescencia cultural que incluso se prolongaría con el paso de Fidel Castro o El Che Guevara por acá. ¿Qué tipo de fascinación o interés despertaba el país para este tipo de personajes?

A lo largo del siglo XX México tiene una de las historias nacionales más intensas de toda América. Durante la Revolución y después de ella fue un espacio atractivo para todo tipo de personas, a veces por interés político, otras por interés cultural e incluso solo por interés económico, como ocurrió con tantos músicos y actores durante esos años de oro del cine mexicano. Además, la presencia de unos atraía la atención de otros, como fue el caso de Breton, que viene a ver a Trotsky y Rivera para hacer el famoso manifiesto de los intelectuales revolucionarios del mundo y se deslumbra con el surrealismo de la realidad y la cultura mexicanas. Pero en esa lista habría que colocar también a unos personajes importantísimos para la historia de México, que son los intelectuales republicanos españoles que fueron acogidos durante el gobierno de Lázaro Cárdenas y después. México les dio espacio político, posibilidades económicas, ambiente cultural, a gentes de todo tipo, entre los que hubo algunos de esos personajes importantes del siglo XX.

¿En un sentido metafórico Trotsky fue una especie de personaje bisagra entre el comunismo de Stalin, y el tipo de socialismo posterior?

No lo sé, la verdad. Recuerda que no soy sociólogo ni historiador ni político ni filósofo, ¡solo un novelista! Creo, sin embargo, que fascinó a muchos o despertó el interés de otros precisamente por haber sido el primer y más grande opositor político del estalinismo desde dentro del pensamiento marxista y revolucionario. Se habla, por ejemplo, de su posible influencia en el pensamiento y la acción del Che Guevara, aunque es un tema del cual algunos prefieren no hablar. Hoy, en el mundo, hay muchas personas que se declaran admiradores y seguidores de Trotsky. Y muy pocos que reconozcan públicamente su admiración por Stalin, a pesar de ser profundamente estalinistas. Algo que sí creo es que en cualquier posible pensamiento utópico y revolucionario, la obra de Trotsky podrá tener un espacio. La de Stalin, no.

Trotsky promovía la idea de una revolución continua, algo difícil de conseguir por no decir imposible. A partir de las revoluciones mexicana, rusa y cubana, ¿se podría hablar de revoluciones truncas o inconclusas?

Creo que estas tres revoluciones cumplieron sus propósitos esenciales. La historia o las historias posteriores, son otra cosa. Pero revoluciones truncas o frustradas hay muchas en la crónica del siglo XX, una época de gran enfrentamiento clasista radicalizado a partir del desarrollo de las sociedades contemporáneas y la crisis del capitalismo y la forma de asumir el conflicto de las diferencias sociales con nuevas ideologías. A su modo cada una de estas revoluciones cambiaron la historia de sus respectivos países, e incluso de partes del mundo, y marcaron la historia y la vida de muchas personas. Es difícil saber si sus evoluciones posteriores son un quiebre o una conclusión no concretada, y lo hace más difícil el hecho de saber que sus evoluciones y destinos han sido diferentes, propios.

Hablemos de Mercader, quizá nadie ha hurgado tanto en los matices de su personalidad, como usted. ¿Qué le dejó adentrarse al personaje en términos ideológicos y de conocimientos de condición humana?

Aprendí mucho tratando de conocer y entender a Mercader, lo cual no quiere decir que el conocimiento y el entendimiento me llevaran a una revalorización de su figura, aunque me pusieron al borde de la compasión, un tema del que hablo en la novela. Mercader encarna lo peor del sistema y los métodos estalinistas y lo más tenebroso de la condición humana. Pero para escribir de él, desde cerca de él, tenía que aprender a pensar como él, y eso es algo que nos vemos obligados a hacer los novelistas constantemente. Yo debí hacerlo con mi personaje de Mario Conde, cuyo oficio es (fue) el de policía, una actividad lejana de mi sensibilidad y que, incluso, rechazo. Se trata de un ejercicio sucio, escatológico, pero necesario. Y aunque no pude saber muchas cosas de la vida de Mercader que todavía hoy se desconocen, creo que aprendí algo que hoy estamos viviendo con el problema del terrorismo fundamentalista: y es que una idea, la promesa de sacrificarse por un mundo mejor, puede llevar a un hombre a realizar los actos más deplorables… Que no dejan de ser deplorables por hermosa o pretendidamente hermosa que sea la idea.

Siendo la revolución cubana heredera directa de la revolución rusa, ¿Qué le aportó El hombre que amaba a los perros, en términos de comprensión sobre la historia del siglo XX de su país?

Sobre todo ver las diferencias entre los dos procesos revolucionarios y… constatar sus semejanzas, que es la parte menos amable. La práctica de estrategias y métodos políticos y económicos patentados por Stalin se han aplicado en Cuba, sin el tinte más violento o sangriento, pero con resultados humanos muy dolorosos. Ahí estuvieron los campos de trabajo forzado de los años 1960 en Cuba, la represión y marginación de homosexuales y religiosos, la incapacidad para aceptar pensamientos diferentes y establecer el diálogo… Yo mismo soy parte de uno de esos procesos cuando en Cuba se me quiere invisibilizar por no pensar o decir exactamente lo que algunos ortodoxos piensan o creen que yo debo decir o escribir. Y creo que aportó conocimiento de un proceso histórico que nos atañe, y mucho. Por eso mucha gente en Cuba se me acercó, de diversas formas, para decirme que me agradecían que hubiera escrito esa novela pues, con su lectura, habían aprendido procesos de sus propias vidas de los que no tenían información necesaria y, a veces, ni noticias.

¿La historia ha puesto en justo lugar a Trotsky, Mercader y Stalin?

La historia es un proceso que nunca termina o al menos no termina como un acontecimiento, pues es un proceso siempre en marcha. Y los procesos son infinitos. Hoy están apareciendo más libros sobre Ramón Mercader que nunca, y eso nos hace al personaje más conocido y a su avatar histórico más claro, pero no cierra su capítulo. Las próximas generaciones darán su visión de estos personajes, los condenarán o los salvarán, dependiendo mucho de sus propios contextos temporales y encrucijadas políticas. Por eso no me asombra que hoy en Rusia todavía haya estalinistas confesos. Y en muchas partes del mundo, estalinistas vergonzosos, pero que practican sus métodos de control, miedo y poder de acuerdo a sus circunstancias. ¿Ese es un lugar definitivo en la historia? Claro que no. Nos falta, al mundo le falta, mucho por ver y conocer, muchos por avanzar y ganar en verdadera libertad individual y colectiva.

libros



Temas relacionados:
Cuba
Cultura
Libros


    Contenido Relacionado


  1. 4 libros basicos de padilla4 libros básicos de Ignacio Padilla (1968-2016)
    agosto 20, 2016 3:17 pm
  2. Muere el escritor mexicano Ignacio Padilla
    agosto 20, 2016 1:02 pm
  3. Sandor marai antonio ortuno entre las novedades semanalesNatalia Toledo, Sándor Márai y Antonio Ortuño, entre las novedades editoriales
    agosto 19, 2016 12:01 pm
  4. Alemania y colima invitados filijAlemania y Colima, invitados de la FILIJ
    agosto 18, 2016 5:42 pm
  5. entrevista bef“Chico Che es la traslación del punk al sureste mexicano”: Bernardo Fernández ‘Bef’
    agosto 18, 2016 2:26 pm
  6. Ya viene la venta nocturna del fondo unoYa viene la Venta Nocturna del FCE 2016
    agosto 18, 2016 2:07 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
América derribó al menos 18 árboles para "Cancha del Centenario",
Lo hizo sin permisos ni trámites.
@KieseLaymon Dirty America Tour!! #2017 be aware of the things we don't want to see! lets embrace Change! #HIPHOP https://t.co/BBEPvNVNkY
0 retweets less than a minute ago
dnykanen Dave Nykanen
I liked a @YouTube video https://t.co/0Q0hWr8lGc The Daily Show - Tomi Lahren - Giving a Voice to Conservative America on "Tomi"
0 retweets less than a minute ago
Uliherme Ulises Hernandez.
@Mtz_katty sólo falta que pierda Àmerica wuuuu
0 retweets less than a minute ago
abintra Abintra
@samsteinhp @Fahrenthold No it doesn't matter to Ryan who doesn't give a shit about America.Only a rep in office. Penance Paul Ryan. Penance
0 retweets less than a minute ago
Cathloveshim Catherine
he said ''United States'' and not North america i'm sad :((((((((((((((((( https://t.co/G37mmcmq4M
0 retweets less than a minute ago
matt_catelli29 Matteo Catelli
7104- AMERICA CARALHO PENIS POHA BCT PELUDA GRANDE
0 retweets less than a minute ago
Guillermo121401 Guillermo Galvan❄
America vs tigres final would be raw
0 retweets less than a minute ago