El nuevo Hospital de Culiacán endeudaría a los próximos cinco gobernadores: ‘Noroeste’
Si el Congreso de Sinaloa aprueba comprometer los recursos de FAFEF, entonces Banobras tendría la garantía para prestarle a GIA, de Hipólito Gerard Rivero -cuñado del expresidente Carlos Salinas- y a Prodemex de Olegario Vázquez, hasta el 80% de la inversión inicial.
expediente
Gráfico: Noroeste

Reporteros: Gabriela Soto / Marcos Vizcarra
Coordinación de investigación: Francisco Cuamea

El proyecto de construcción del Hospital General de Culiacán está inmerso en la opacidad.

Por el terreno donde se construirá el hospital, el Gobierno de Sinaloa tendrá que pagar 3.5 veces más que el monto aprobado por el Congreso del Estado y, además, la participación de la empresa Desarrollo Inmobiliario Financiero Gasbel ha sido ocultada por el propio gobierno.
El gobernador Mario López Valdez pretende que el Congreso local autorice comprometer, como garantía de pago a las constructoras, los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, lo cual implicaría que los próximos cinco gobernadores tendrían que pagar la deuda.
Adicionalmente, el Hospital General de Culiacán se construiría en una zona industrial, en el Bulevar Dr. Jesús Kumate Rodríguez, que se encuentra en el el kilómetro cero de la carretera Culiacán-Eldorado, donde inicia el corredor industrial Culiacán-Costa Rica.
A continuación el texto publicado originalmente por Noroeste.com.mx este martes 21 de julio:

En la cadena de empresas que participan en el proyecto de sustitución del Hospital General de Culiacán, hay una que el Gobierno de Sinaloa ha ocultado: Desarrollo Inmobiliario Financiero Gasbel.

La inmobiliaria es dueña de los terrenos donde se edificará el próximo centro hospitalario. Y ésta, a su vez, es propiedad del empresario Mauricio Gastélum Hernández.

Pero su nombre es públicamente desconocido hasta hoy.

Mientras en el expediente del centro hospitalario de Mazatlán transparenta la información sobre el propietario del terreno, el cual es Arko Consultores, la razón social de Gasbel no aparece en el dictamen del decreto 977 que aprobaron los diputados de la 60 Legislatura.

Tampoco se mencionó en el Foro para el Análisis de la Inversión Público Privada para el Desarrollo Social de Sinaloa, aun cuando las cámaras empresariales y las organizaciones civiles preguntaron. Incluso, se declara información inexistente en la respuesta a la solicitud de información con folio 00138215.

Y, cuando se consulta directamente, Ernesto Echeverría Aispuro, director de los Servicios de Salud y Secretario de Salud, omite el nombre o lo dice incompleto.

La evasión se ha convertido en un patrón.

Lo cierto es que Echeverría Aispuro conoce a Gastélum Hernández.

“¿Mauricio Gastélum Hernández? Sí, lo conozco porque es un empresario, de ahí de Coldwell Banker”, confirma el Secretario de Salud.

“Lo conocí hace muchos años; es un empresario, donde quiera lo ves. Lo vi en Culiacán; medio Culiacán lo conoce”.

Gastélum Hernández es un inversionista al que los socios de las cámaras empresariales desconocen. Para sus vecinos, es una persona discreta y solidaria.

Su rostro parece una figura reservada, pues no hay registro público de alguna fotografía, y en sus redes sociales aparecen imágenes de perros.

A sus 39 años, el hombre originario del campo pesquero La Reforma, Angostura, posee la franquicia Coldwell Banker, así como las empresas Nikao Proyectos Inmobiliarios; Culiacan Technology Park; Gasbel; Transportes Refrigerados Gastélum; y Servicios Johema, que con ésta última explota la concesión otorgada por Petróleos Mexicanos para la venta de gasolina y diesel, en La Costerita.

Además, tiene propiedades en el Desarrollo Urbano Tres Ríos y terrenos en El Trébol, El Diez, Bachigualato, Las Flores, Los Becos, San Rafael, Chiricahueto y Costa Rica, ubicados en el corredor industrial Culiacán-Costa Rica.

En los 15 años recientes, ha invertido al menos 78 millones 627 mil 371 pesos en bienes raíces, en Culiacán. Su primera compra la realizó cuando tenía apenas 24 años.

Su relación comercial con los Servicios de Salud de Sinaloa comienza el 29 de enero de 2013, según los contratos revisados, con la renta de las bodegas que aloja al Centro Logístico de los SSS, justamente al lado del polígono de 120 mil 253 metros cuadrados donde se construirá el hospital bajo Contrato Público Privado.

Por usar el inmueble de febrero de 2013 a abril de 2015, se han pagado 25 millones 660 mil pesos de renta.

Ahora, con la venta de la tierra para el nuevo nosocomio, recibirá 180 millones 380 mil 205 pesos del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos.

El pago lo emitirá la desarrolladora multinacional Promotora y Desarrolladora Mexicana, propiedad del magnate mexicano Olegario Vázquez Raña, cuando reciba el crédito por mil 586 millones 124 mil pesos que gestiona con el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

Para cubrir la deuda, el Gobernador del Estado, Mario López Valdez, cabildea para que el Congreso del Estado comprometa, como garantía, hasta el 25 por ciento de los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, conocido como FAFEF.

De aprobarse, dicha obligación de pago se heredaría a los cinco futuros Mandatarios estatales.

Esta investigación desarrollada por Noroeste se extendió durante nueve meses: se elaboraron 12 solicitudes de información; se revisaron 35 escrituras públicas; cinco actas constitutivas de empresas; documentos diversos de los Servicios de Salud; así como trabajo de campo y entrevistas.

Este es el expediente de la compra y venta de los terrenos que Malova y Echeverría Aispuro han ocultado.

Un hospital en zona industrial

El inmueble donde se edificará el próximo Hospital General de Culiacán, “Bernardo J. Gastélum”, se ubica en el Bulevar Dr. Jesús Kumate Rodríguez, en el kilómetro cero de la carretera Culiacán-Eldorado, donde inicia el corredor industrial Culiacán-Costa Rica, justo al lado del Centro Logístico de los SSS.

Es el “lugar ideal”, expresa Echeverría Aispuro.

“Vinieron los asesores de Protección Civil Nacional y de la Federación a buscar terrenos de ubicación. (Con los requisitos siguientes) número uno: un hospital que sea fácilmente comunicable, con vías de comunicación, porque es un hospital regional. No es de Culiacán, es regional, es del noroeste. Y número dos: que sea un hospital que esté alejado de desastres, en caso de inundaciones”, justifica y promete proporcionar copia del dictamen, pero al cierre de esta publicación no lo hace.

“Se empezó a buscar en esa zona de ahí, de El Trébol”, insiste, “ahí fue donde decidieron los peritos de hospitales que era el lugar ideal”.

“Luego que sucede eso, pues pasa la prueba de fuego: convencer a los dueños de esos terrenos. Que los buscamos. Eran de un Ejido, y luego se convirtió en un banco, no sé cómo estuvo la cosa… Fíjate, nos dieron la oportunidad de que se hicieran los estudios de suelo para poder hacer una licitación (pública) pareja de un lugar fijo… Se tiene que hacer un hospital, se tiene que hacer en este terreno… Hay un compromiso de oferta de venta, ¿sí? Pero vuelvo a recalcar: el lugar ideal para construir el hospital regional sigue siendo El Trébol”, subraya.

Y tal como describe Echeverría Aispuro: antes eran parcelas de cultivo, hoy son lotes ociosos donde crece pastizal seco.

En el extremo que colinda con la carretera federal se erige un espectacular que anuncia a la franquicia Coldwell Banker La Marina, en la que Gastélum Hernández es el director General.

De acuerdo con el Proyecto “Sustitución del Hospital General de Culiacán, ‘Bernardo J. Gastélum’, que aprueba el Comité de Análisis y Evaluación de los Proyectos de Colaboración Público Privada de los SS de Sinaloa, el inmueble debe medir 50 mil 607 metros cuadrados que equivale a casi cinco canchas de futbol.

Los predios de Gastélum Hernández miden dos veces más: 120 mil 253.47 metros cuadrados.

Noroeste buscó una entrevista con el empresario en dos ocasiones, pero en ambas, personal de Coldwell Banker dijo que se encontraba fuera de la ciudad.

mapa

Con una inversión de 30 millones 200 mil pesos en 6 años, la empresa Gasbel adquiere los lotes en los que Servicios de Salud de Sinaloa decide construir el HGC en el esquema e Contrato Público Privado.

1 y 2. 11 de abril de 2008 compra dos terrenos que suman 38 mil 110 metros cuadrados en 3 millones 199 mil 107 pesos.
3. 20 de agosto de 2013 adquiere 61 mil metros cuadrados en 14 millones de pesos.
4. 10 de junio de 2014 formaliza la compra de un predio de 10 mil 706 metros cuadrados en 6 millones 500 mil pesos.
5. 10 de junio de 2014 (mismo día) formaliza adquisición de lote de 10 mil 706 metros cuadrados por 6 millones 500 mil pesos.

Compra, con pago en abonos

El 18 de julio de 2013 el Comité de Análisis y Evaluación de los Proyectos de Colaboración Público Privada de los SSS, en el que recae la responsabilidad de los dos hospitales CPP, se facultó a sí mismo para elegir el inmueble al que los sinaloenses acudirán a recibir atención médica.

“El inmueble donde se pretende desarrollar el proyecto de inversión denominado: Sustitución del Hospital General de Culiacán ‘Dr. Bernardo J. Gastélum’ será propuesto por los Servicios de Salud de Sinaloa y adquirido por el licitante ganador con el que se celebrará el contrato de colaboración público privada; dicho inmueble deberá ser libre de gravamen”, establece el acta de la reunión ordinaria.

En esa última reunión del Comité que preside Echeverría Aispuro, se acordó también liberar los terrenos del pago de impuestos y gestionar los permisos y concesiones correspondientes.

Para esa fecha, Gasbel poseía solo dos tercios de la superficie requerida por el proyecto del hospital CPP: 38 mil 100 metros cuadrados.

Esa superficie fue adquirida el 11 de abril de 2008 a los hermanos David y Alan Tamayo Alvarado por 3 millones 199 mil 107 pesos.

Se trata de dos predios que al unirse suman 38 mil 110 metros cuadrados, describe la escritura pública 8 mil 370.

Los pagos, según el documento, se realizarían en abonos.

“Mediante 12 pagos mensuales y sucesivos, por la cantidad de 266 mil 589 pesos con 75 centavos. Pagaderos los primeros cinco días naturales de cada mes”, detalla.

“El primer pago se efectuará a partir del día 12 de abril del año 2008”.

A la empresa inmobiliaria le faltaban al menos 12 mil metros cuadrados para cumplir con la superficie mínima que demanda el proyecto del Gobierno del Estado y que autoriza el Congreso del Estado.

Hasta antes de la decisión del Comité, Gasbel carecía del terreno que colinda con el Bulevar Dr. Jesús Kumate Rodríguez, la vía terrestre que conecta directamente con la zona urbana, la Central de Autobuses Millenium Culiacán y el Aeropuerto Internacional de Culiacán.

A la par de que el Comité, los Servicios de Salud y la Secretaría de Administración y Finanzas construían el proyecto; la inmobiliaria reactivó la compra de terrenos en la zona, operación que mantenía suspendida desde cinco años atrás.

Dos meses después de la última sesión del Comité, el 20 de agosto de 2013 la empresa concretó la compra siguiente con el ejidatario Édgar Salcido Aispuro.

Según la escritura pública 10 mil 592, el contrato incluye la posesión de 61 mil metros cuadrados a cambio de 14 millones de pesos.

Con este inmueble adquiere la superficie que demanda el proyecto del Gobierno de Sinaloa, sin embargo el lote carece de camino que conecte con las carreteras Culiacán-Los Mochis y Culiacán-Eldorado.

La transacción se liquida en dos pagos.

“La cantidad de 11 millones de pesos fue pagada con anterioridad a la firma de este instrumento”, dice el documento, “en cuanto al saldo del precio de operación que asciende a la cantidad de 3 millones de pesos, las partes están de acuerdo y conforme en que el mismo sea pagado en un plazo de seis meses contados a partir de la fecha de firma del presente instrumento”.

Después de que las dependencias concluyeron sus trabajos, el 25 de octubre de 2013 el Gobernador, a través de Gerardo Vargas Landeros, Secretario General de Gobierno, envió a la 60 Legislatura del Congreso del Estado la iniciativa para la aprobación de uno de los dos hospitales CPP.

El proyecto enviado no menciona el domicilio donde se ubicará el próximo Hospital General de Culiacán, ni la empresa titular del inmueble, ni su precio de venta.

“(La) superficie total (de los terrenos es) de 50,607 metros cuadrados. Se encuentra localizado al suroeste de la ciudad de Culiacán, a unos metros de la carretera que va de Culiacán a Los Mochis y una de sus colindancias se ubica sobre la carretera Culiacán-Mazatlán, de igual manera en su porción sur. El terreno colinda con unas bodegas que son ocupadas por los Servicios de Salud de Sinaloa, en el resto de las colindancias se encuentran terrenos destinadas al cultivo”.

Esa es la escasa información que el Ejecutivo estatal proporciona a los diputados. Aún así, el 21 de noviembre de 2013 los legisladores aprueban el centro hospitalario con inversión pública privada que comprometerá las finanzas en materia de salud por los próximos 25 años.

Para entonces, Gastélum Hernández poseía casi el doble de los 50 mil 607 metros cuadrados señalados como necesarios para el proyecto, según la descripción que aprobaron los diputados.

Ahora, tenía que conseguir los predios ubicados junto a la carretera Culiacán-Eldorado que pertenecen a las familias Ortiz Hernández y Yáñez Cárdenas.

El acuerdo se concreta siete meses después. El 10 de junio de 2014, un mes después de que los SSS declaran a Vázquez Raña como ganador del Contrato Público Privado del HGC, la empresa adquiere la titularidad de los predios faltantes.

Ese día, en dos movimientos jurídicos simultáneos, Gasbel compra al matrimonio Nancy Carrillo Jones y Roberto Ortiz Hernández, hermano del ex Secretario de Desarrollo Económico, Eduardo Ortiz, el predio que mide 10 mil 706 metros cuadrados.

A la par, la inmobiliaria también adquiere otros 10 mil 706 metros cuadrados a otro matrimonio, Araceli Valenzuela Miranda y Daniel Yañez Cárdenas, primo de Daniel Cárdenas de la agrícola El Porvenir.

La empresa pagó 6 millones 500 mil pesos a cada familia, según las escrituras públicas 11 mil 617 y 11 mil 618.

En el caso de la compra realizada a la familia Ortiz, la empresa realiza los pagos en abonos. El primer cheque se expide desde el 28 de febrero de 2013, 16 meses antes de firmar el contrato de compra venta entre las partes, por un millón de pesos. Después se emiten seis pagos adicionales por 500 mil pesos. Y el último se concreta el 10 de junio de 2014, cuando se formaliza la transacción, por 2 millones 500 mil pesos, según el documento.

Para la familia Yáñez, el esquema es similar. El primer pago se efectúa el 5 de febrero de 2013 a favor de Daniel Yáñez Cárdenas por 250 mil pesos. Y se emiten nueve pagos más. El último se registra el 10 de junio de 2014 que asciende a 2 millones 750 mil pesos.

El día de la firma de las escrituras, Gastélum Hernández deposita en total 5 millones 250 mil pesos a las dos familias.

Noroeste solicitó entrevistas a Ortiz Hernández y Yáñez Cárdenas, pero no aceptaron.

Mientras, Gasbel adquiere los terrenos donde se construirá el próximo hospital público privado; a la par, Gastélum Hernández, a través de su franquicia internacional, Coldwell Banker, negocia la venta de los predios con el Gobierno de Sinaloa, pero que serán adquiridos por Prodemex, de Olegario Vázquez Raña.

“Mauricio, el empresario, es el dueño de la franquicia de Coldwell Banker, y a través de la inmobiliaria, una vez tuvimos contacto con él”, acepta Echeverría Aispuro.

¿Cómo se hizo la negociación?, se le pregunta.

“Pues a través de una inmobiliaria… Coldwell Banker que es una empresa que, incluso la conocí porque se anuncia con ustedes, en Noroeste. Entonces, ellos tenían diferentes opciones, porque la Federación nos dijo que en esa zona se tiene que hacer, pero fue a través de Coldwell Banker. Que me conste que sea de él, no sé.

“Yo sé que lo tramité con Coldwell”, afirma el Secretario de Salud

En seis años, Gastélum Hernández ha invertido 30 millones 200 mil pesos en la adquisición de cinco predios que conforman el polígono donde Salud propone construir el nosocomio, y a cambio recibirá seis veces más del capital invertido: 180 millones 380 mil 205 pesos, provenientes del crédito que Banobras concederá a la desarrolladora de Vázquez Raña.

En total, el Fideicomiso de Gasbel incluye 120 mil 253.47 metros cuadrados y establece un valor a la venta de mil 500 pesos por metro cuadrado.

Y los Servicios de Salud, a través del dictamen, ha informado a los diputados que el precio de venta del terreno sería de 52.6 millones de pesos, casi cuatro veces menos.

Ruta del dinero

La cláusula de exclusividad

El 9 de mayo de 2014 la Dependencia de Servicios de Salud declara a Promotora y Desarrolladora Mexicana ganadora del proyecto de reemplazo del HGC de inversión pública privada, por lo que debe cumplir el compromiso de comprar a Gasbel el inmueble donde se edificará el nuevo nosocomio, estipula el punto 4.3 “Visitas de inspección” de la sección 2 de la licitación pública nacional EA-925006998-N53-2013.

Dos meses después, el 19 de agosto de 2014 Brenda Selene Beltrán Pérez, esposa de Gastélum Hernández y administradora única de la empresa, contrata a la banca BANSI Sociedad Anónima para poner los terrenos bajo fideicomiso.

De acuerdo con la escritura pública 8 mil 522, adscrita en Guadalajara, por el Notario Público, Jesús Guillermo Ramos Orozco, los predios serán vendidos exclusivamente a quien resulte ganador de la licitación del proyecto del Hospital General de Culiacán.

“(Los terrenos serán transmitidos a quien) Presente original al ‘Fiduciario’ (BANSI), del resultado de la licitación número EA-925006998-N53-2013 realizada vía convocatoria a concurso público nacional publicado el día 4 de diciembre de 2013 en el Diario Oficial del Estado de Sinaloa, realizada por el organismo público descentralizado denominada Servicios de Salud de Sinaloa, la cual tiene como finalidad primordial la sustitución del Hospital General de Culiacán ‘Dr. Bernardo J. Gastélum’, en la que el tercero se haya acreditado como ganador de dicha licitación. En la licitación antes mencionada se deberá establecer que el pago por concepto de contraprestación para la transmisión de ‘los inmuebles fideicomitidos por la cantidad de $1,500.00 por metro cuadrado”, impone la cláusula 7.1 de la escritura pública.

Además, Gasbel condiciona que la adquisición de los terrenos debe ser en 24 meses o, de lo contrario, el acuerdo comercial expirará.

Desde hace un año, la iniciativa de reforma al decreto 977 continúa “trabada” en el Congreso del Estado. Tanto Malova como Echeverría Aispuro no convencen a los diputados de comprometer los recursos del FAFEF.

Mientras, el tiempo se le consume a Vázquez Raña. Le quedan 12 meses para hacer válida la oferta de Gastélum Hernández.

*****

Caminos paralelos:

El proceso del proyecto de sustitución del Hospital General de Culiacán y la compra de tierra donde Servicios de Salud propone que se construya avanzan en el tiempo de manera simultánea entre el Gobierno y la empresa Gasbel.

En el primer gráfico de abajo se presentan las acciones que tomó Gasbel, casi de manera simultánea que las autoridades, mostradas en el segundo gráfico.



Temas relacionados:
Deuda Pública
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre