Diferentes plumas, un solo tema
Más columnas sobre el caso MVS-Aristegui.
FOTO: IVÁN STEPHENS /CUARTOSCURO.COM

Estas son algunos fragmentos de columnas publicadas en diferentes medios de comunicación:

La conexión Aristegui/ Hugo Aboites, en La Jornada:

“Probablemente no lo sepan ni lo entiendan, pero con la decisión de expulsar a Carmen Aristegui del foro público, quienes lo urdieron han cometido un error fundamental para su propio interés en la estabilidad del Estado.

Se entiende bien que en la decisión de desalojo ni siquiera se pusieron a consideración cuestiones tales como garantías constitucionales, el derecho a la libertad de prensa o los derechos humanos más elementales. El despido es un hecho que responde simplemente al ejercicio más burdo del poder, la terminación fulminante con la ilusión de que ahí acaba todo. Lo que, sin embargo, no es comprensible es que no se tenga en cuenta cuál era el papel que Aristegui desempeñaba, cada día. Su foro era una de las más evidentes conexiones que en México existían entre dos mundos que ahora cada vez se apartan más, y que están creciente y violentamente confrontados: por una parte el mundo de los partidos, funcionarios gubernamentales, Ejército, presidente, Congreso, Estado, y, por otra, el mundo de la guardería ABC, los yaquis, los rarámuris, los zapatistas, las y los de Pasta de Conchos, de Paz con Justicia y Dignidad, el 132, los cientos de miles de maestros contra la reforma educativa, los 43 y los cientos de miles que los apoyan, los que crecientemente desprecian la lógica de corrupción y protección que despliega, impune hasta ahora, la clase política, la que agravia a todos, hasta a una madre extranjera como Maude Versini. Todos ellos y muchos más, que no cabrían en estas líneas, encontraron siempre la posibilidad de que a través de Aristegui los escuchara prácticamente toda la nación. Y eso sólo ya es importantísimo. Porque a todos los agraviados por lo menos les es claro que la injusticia no queda sin mencionarse, que hay un registro, una identidad de su dolor. Si llega a muchos, su tragedia adquiere una estatura, dignidad y credibilidad a la que nunca podrá aspirar en un diálogo a oscuras, fuera del conocimiento público, bajo presión, en alguna oficina de Estado…”.

No se trata de un conflicto entre particulares/ Arturo Alcalde Justiniani, en La Jornada:

“No se trata de patrimonios privados en disputa, se trata de la explotación de un bien, propiedad de todos los mexicanos, que ha sido temporalmente concesionado por el Estado. No se trata de una mercancía que se vende a clientes privados que deseen adquirirla y cuyas condiciones dependen exclusivamente de lo pactado por las partes, se trata de un servicio al público mediante el cual se ejercen derechos humanos relacionados con la libertad de expresión, información y pensamiento.

Se equivoca el gobierno federal cuando afirma que el golpe al equipo de Carmen Aristegui se reduce a un conflicto entre particulares; con ello pretende minimizar el alcance y la importancia del hecho como si se tratara de una tienda de hamburguesas. Mucho antes se hablaba ya de un inminente ataque a ese equipo, pues haber descubierto e informado sobre actos de corrupción de altos funcionarios del gobierno federal no era cosa menor. A esa labor periodística se achaca, en buena medida, la pérdida de credibilidad gubernamental. Conforme al periódico Reforma, ésta ha llegado al grado de que 78 por ciento de los estudiantes universitarios del país reprueban la gestión de Enrique Peña Nieto.

Se pensaba que la excusa para atacar a Aristegui y su equipo de trabajo sería más sofisticada y encubierta, como sucedió en el caso de José Gutiérrez Vivó, o cuando años atrás Francisco Huerta fue retirado de su espacio, utilizando al sindicato de la radio para separarlo, porque no era miembro del gremio. En este caso, la operación se llevó a cabo de la manera más grotesca, fuera de toda proporción, con razones que resultan increíbles. Ese desprecio a la opinión pública y la ausencia de racionalidad han sido el común denominador de la estrategia gubernamental…”.

¿Aristegui presidenta?/ Hugo García Michel, en Milenio:

“Buena parte de la opinión pública tiende a la absolutización de los acontecimientos. Lejos de reconocer que todo hecho es relativo en el tiempo y que una nueva noticia suele tapar y reemplazar a otra que en su momento fue estelar, se suele considerar que el presente siempre será presente y nunca se convertirá en pasado, a pesar de la fatal demostración práctica de que eso es falso.

Valga el anterior galimatías (creo que ni yo me entendí) para mostrar que una nota, como el actual affaire Aristegui, opaca a una inmediatamente anterior, como el affaire Ayotzinapa. Basta con mirar a los medios de comunicación y asomarse a las redes sociales, tan amantes del trending topic: en el ánimo de quienes siguen las noticias (una minoría, comparada con el grueso de la población nacional), doña Carmen ha borrado a los normalistas desaparecidos.

Hace no mucho tiempo, el movimiento #YoSoy132 parecía destinado a una trascendencia revolucionaria y hoy es apenas un vago y anecdótico recuerdo. Eso para no irnos más hacia el pasado.

En fin, el caso es que lo de hoy es el asunto de Carmen Aristegui contra MVS, con todas las percepciones, opiniones, intereses y chismes que lo rodean. No simpatizo con el estilo periodístico de la conductora (demasiado parcial y tan obviamente militante), pero tampoco me parece bien que haya sido privada de su espacio en los medios…”.

¿Y quién es Carmen Aristegui?/ Enrique Calderón Alzati, en La Jornada:

“Una pregunta que tiene muchas respuestas y todas ellas importantes. Así, de manera superficial podríamos decir que se trata de la mejor conductora de noticias con que cuentan los medios de comunicación de nuestro país, la que tiene más audiencia y la que acapara la atención nacional como un referente que nos lleva a conocer lo que realmente está sucediendo en él, su capacidad para estudiar, establecer hipótesis, hacer inferencias y luego deducir el cómo y el porqué de las cosas, la han convertido en una investigadora social que con su equipo de colaboradores conforma una organización a la altura de los mejores centros de investigación del país. Pero hoy Carmen Aristegui es algo mucho mayor y más profundo que esto.

Carmen Aristegui es un ejemplo a seguir para quienes realizamos una actividad en el medio de las comunicaciones y el periodismo, un ejemplo de objetividad, de profesionalismo, del manejo serio del lenguaje, que sin hacer uso de adjetivos fáciles nos da una idea clara de la magnitud y la trascendencia de lo que se está informando, un ejemplo de ética para los comentaristas que ponen en venta sus espacios convirtiéndolos en mercancías y servicios al mejor postor. Un ejemplo de inteligencia al servicio de la sociedad, distinguiéndole, en la separación de lo irrelevante, con lo trascendente, sin desperdicio alguno de tiempo ni de recursos en el desempeño de sus labores, como la herencia de Julio Scherer…”.

Lógica mexicana/ Jorge Ramos, en Reforma:

“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Augusto Monterroso
“En México la lógica y la justicia están rotas. ¿Quién debe perder su puesto: el que comete un acto de corrupción o quien lo denuncia? Claro, debería perderlo quien es corrupto. Pero en México, siguiendo la lógica del mundo al revés, quien comete el acto de corrupción se queda en su puesto y quien lo denuncia es despedido. Es la lógica mexicana del poder: mata al mensajero…”.

¿Quién sigue?/ René Delgado, en Reforma:

“Abordar la salida del aire de Carmen Aristegui no es sencillo. No es el primer caso que se registra en el sexenio, es el cuarto -Ciro Gómez Leyva, Pedro Ferriz y el programa Tercer Grado-. En los anteriores, se tendió el velo de un acuerdo civilizado entre las partes o de una legítima decisión de los programadores, ahora se tiende el manto de “un asunto entre particulares”. En todos ellos, el gobierno se lava sin jabón las manos…”.

La justiciera, por @apsantiago, en Más por más:

“…Sin pretenderlo, Carmen ocupó ese abismal vacío político volviéndose una suerte de líder única e involuntaria de la oposición, una oposición sin partido. Si había esperanza de saber las indecencias de los gobernantes y que éstos se sintieran agarrados de sus partes pudendas, era por Aristegui. Periodistas hay excelentes, pero los hallazgos del equipo de Carmen tenían astucia y músculo para ser noticia de México a Tokio. No dudo que más de un político meditara transar por temor a que ella lo descubriera…”.

Recuento del caso en el portal Sin Embargo

 







    Contenido Relacionado


  1. “Una batalla como ésta, en solitario, nunca será ganada”: Carmen Aristegui (discurso)
    Marzo 21, 2015 9:24 am
  2. Contra Carmen Aristegui, “serio ataque a la libertad de expresión”: Luis Botello
    Marzo 20, 2015 9:01 pm
  3. Caso MVS-Aristegui, agresión del “Estado mexicano”: Solalinde (video)
    Marzo 20, 2015 7:01 pm
  4. Aristegui habla para “Conclusiones”, en CNN
    Marzo 20, 2015 9:41 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]