Bolfy Cottom expone las implicaciones laborales y políticas de la Secretaría de Cultura
El investigador del INAH y autor del libro 'Legislación cultural. Temas y tendencias', analiza los retos y pendientes que enfrentará la nueva dependencia encargada de la política cultural.
fo

El 17 de diciembre, el Diario Oficial de la Federación publicó el decreto presidencial que pone en marcha a la Secretaría de Cultura. El nuevo organismo sustituye al Consejo Nacional de Cultura y las Artes, instancia que en su momento dependía de la SEP. La nueva oficina de Estado supone cambios no sólo en términos de política sino también laborales. El investigador Bolfy Cottom analiza las implicaciones del nuevo organismo federal.

¿Qué análisis hace del dictamen para la creación de Secretaría de Cultura?

Fue un proceso rápido si pensamos que se anunció en septiembre. Creo que en términos de cabildeo ye estaba acordada con el Congreso, pareciera que ya era un compromiso político meditado, algo característico de esta administración, donde parece que todo se decide desde el Ejecutivo. La duda que me queda es sobre la famosa independencia de poderes. Siendo el Congreso uno de los tres poderes fundamentales en la estructura del Estado, simple y sencillamente no actuó con autonomía.

Organizaciones sindicales del INAH e INBA advierten un interés por privatizar el patrimonio cultural e histórico.

En el planteamiento del texto no encontré una propuesta de privatización de los bienes públicos. Entiendo que el señalamiento se hace dentro de un contexto donde se privilegia al mercado, al turismo y la percepción de la cultura como mercancía. En ese sentido, distintos académicos concluyen que se podría presentar una tendencia a la privatización. Pongo como ejemplo el uso que se le ha dado a Teotihuacán, los conciertos en Chichen Itzá o el Castillo de Chapultepec, donde se privilegia a quien puede acceder a espectáculos costosos.

¿Es adecuado separar la noción de cultura de la política educativa?

Con la creación de la SEP por parte de José Vasconcelos, la política cultural pública fue considerada parte de la política educativa. Los bienes del Estado y las instituciones tenían el sello educativo. Ahora, con la separación de ambos sectores  si bien existe el riesgo de sumar la cultura a la tendencia privatizadora será muy complicado porque se necesitaría cambiar cuestiones constitucionales.

Los trabajadores sindicalizados advierten también, que se les perjudicarán los derechos laborales.

Aquí hay un problema muy complejo. Hay un artículo tercero transitorio dentro de la propuesta del ejecutivo, que establece que los derechos de los trabajadores de la SEP, Conaculta, e instituciones que resultarán afectadas por la reforma, serán respetados conforme a la ley. El problema es que esa formulación ha sido tan genérica y simple que sienta las bases para que en cualquier momento se haga una modificación laboral. Recordemos que con la reforma laboral se debilitaron los contratos colectivos y se han ido eliminando prestaciones. Las condiciones generales que los trabajadores lograron en el sector educativo, como las homologaciones salariales y actualizaciones de convenios con la UNAM y Politécnico, quedan muy debilitadas.

Los derechos laborales por lo tanto, entran en una gran ambigüedad y no se sabe si los convenios se respetarán. En el ámbito cultural, la mayor parte es gente mayor. ¿Qué harán, respetarán sus condiciones de jubilación o echarán a andar una especie de programa de retiro voluntario para deshacerse del personal sindicalizado? Los legisladores no fueron capaces de atender y escuchar la crítica. El nuevo secretario podrá decir que no les va a afectar absolutamente en nada pero eso no es garantía de nada porque depende de una cuestión laboral, hacendaria y legislativa.

De entrada tendría que crearse otro nuevo sindicato.

La creación de un nuevo sector significa la creación de una(s) nueva(s) forma(s) laboral(es). Es un mito pensar que debe crearse un nuevo sindicato único de trabajadores de cultura. A partir de la libertad sindical, puede haber diversas agrupaciones. Además los trabajadores de las instituciones no desempeñan las mismas funciones.  Claro está que los sindicatos no serán los mismos, porque no era lo mismo pertenecer al sindicato del SNTE con la fuerza política que tenía a la de un nuevo sector con poder mínimos.

En término de política pública, ¿qué engrana la Secretaría de Cultura?

Me parece que lo más trascendente será ver la naturaleza de las funciones de la Secretaría de Cultura y de todas las dependencias que la conformarán. Durante la existencia del Conaculta su naturaleza era educativa. Al dejar de depender de la SEP veremos qué tipo de funciones desempeñará. Alguno dirá que serán funciones culturales, pero eso ¿qué significa?, ¿Implica entonces que el Estado impondrá un modelo cultural?, ¿que a partir de ahora la cultura será un modelo elitista de bellas artes, de incentivo exclusivo a las artes escénicas, función comercial? Eso es, desde mi punto de vista, la parte más trascendente. No creo que los creadores de este nuevo modelo se lo hayan planeado, para ellos fue todo muy pragmático y oportunista. Me parece que todo ha sido un rediseño administrativo pero tarde o temprano vendrán problemas de fondo.

¿Es pesimista u optimista ante la creación de la dependencia?

Creo que tengo dos formas de valorar este hecho. Soy pesimista en el sentido de que no veo que se dimensionen las implicaciones de una Secretaría de Cultura. Lo veo como una tragedia en relación con relación el proyecto surgido en el siglo XX que otorgaba a la cultura una función educativa. Esto llegó a su fin, administrativamente hablando. Ahora empieza una nueva etapa llena de incertidumbre y esas incertidumbres son aprovechadas por quienes tienen el poder económico y político. La nueva dependencia nace dentro de un contexto leonino donde hay intereses que verán al este sector como un área de oportunidad: de negociación, mercantilización, compra y venta. Por otro lado, creo que la historia es una constante dialéctica donde la gente tampoco se va a quedar viendo hacia el cielo esperando a las políticas públicas. Tarde o temprano, esto resulta esperanzador en el sentido en que tanto trabajadores como comunidades sociales y pueblos sumirán la responsabilidad que les toquen.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
SOCIEDAD


    Contenido Relacionado


  1. La biografia del Che entre los libros de la semanaLa biografía ilustrada del Che, entre los libros de la semana
    diciembre 17, 2015 6:07 pm
  2. Libros del Zorro Rojo hace venta navidenaYa está aquí la venta navideña de Libros del Zorro Rojo
    diciembre 17, 2015 5:48 pm
  3. Entrevista De regreso a casaPersisten los feminicidios en Ciudad Juárez, denuncia Malú García Andrade
    diciembre 17, 2015 2:50 pm
  4. librosEditorial M. A. Porrúa presenta 2 obras facsimilares de Antonio García Cubas
    diciembre 16, 2015 3:06 pm
  5. Entrevista MiretKirén Miret cuenta mitos y verdades de algunas asquerosidades
    diciembre 16, 2015 2:15 pm
  6. Lista la Primera Conferencia Internacional de Lectura y Tecnología LibrosMéxicoLista la Primera Conferencia Internacional de Lectura y Tecnología Libros México
    diciembre 15, 2015 5:59 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Inflación se acelera y sube 3.31% en noviembre
Es la más alta desde el 4.08 por ciento que registró en diciembre