Colombia: Presidente Santos destituye al alcalde de Bogotá
Gustavo Petro fue destituido en 2013 por el procurador general Alejandro Ordoñez, por considerar que el nuevo esquema de aseo que aplicó en Bogotá "afectó los intereses de la ciudadanía". Permaneció en su cargo hasta agotar otras instancias judiciales.

El presidente de Colombia,  Juan Manuel Santos, anunció el miércoles la destitución del alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, y nombró de inmediato al ministro del Trabajo, Rafael Pardo, como encargado de la administración de la capital colombiana.

Santos no aceptó la recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para otorgar medidas cautelares a favor del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, por lo que ratificó su destitución.

Petro fue acusado en 2012 de otorgar concesiones a empresas de recolección de basura sin experiencia y de aplicar en  Bogotá, un nuevo esquema de limpieza y aseo urbanos que “afectó los intereses de la ciudadanía”. En consecuencia, el procurador general de Colombia, Alejandro Ordoñez, promovió su destitución e inhabilitación, en 2013.

Desde que el procurador anunció la destitución de Petro, “dijimos clara y tajantemente que, tanto el proceder del presidente como el del gobierno, sería el de cumplir con la Constitución y las leyes, y defender las instituciones”, dijo el presidente Santos.

Recordó que, al mismo tiempo, pidió “que al alcalde Petro se le respetaran sus derechos y se le permitiera usar todos los recursos legales a su disposición”.

El presidente destacó que el Consejo de Estado “ha señalado que el alcalde Petro aún dispone de otras instancias y mecanismos de defensa judicial ante la jurisdicción colombiana”.

“En este caso es entonces evidente que la justicia colombiana no solamente ha actuado, sino que lo ha hecho de manera transparente, eficaz y oportuna”, puntualizó Santos.

El gobierno “ha defendido el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Considera, sin embargo, que el papel de dicho sistema es complementario y alternativo, por lo cual sólo debe operar en el evento de que no funcione o se dé una falla en el sistema interno”, acotó.

Sin embargo, Santos esperó los fallos de diferentes instancias judiciales, como el Consejo de Estado, que avalaron la destitución e inhabilitación del alcalde de Bogotá por 15 años.

Tras conocer la petición de la CIDH, el mandatario mantuvo reuniones con sus asesores jurídicos, dirigentes políticos de los partidos de gobierno y la canciller María Ángela Holguín, antes de ratificar la decisión del ministerio público.

Gustavo Petro, calificó como “golpe de Estado” la resolución presidencial que ratificó su destitución e inhabilitación por 15 años para ejercer cargos públicos.

“La destitución al alcalde es un golpe de Estado a la ‘Bogotá Humana’”, dijo Petro, utilizando el nombre de un programa aplicado por su gobierno, ante más de tres mil de sus seguidores, concentrados en la Plaza de Bolívar en solidaridad con el funcionario.

Asimismo, Petro afirmó que el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, quien fue designado como su sucesor, no es más “que un impostor” y reiteró que su destitución e inhabilitación es un golpe para la democracia y el proceso de paz de Colombia.

(Notimex)



Temas relacionados:
América Latina
Colombia


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]