2016, un “parteaguas” mundial: Aguayo
Dresser y Meyer coinciden en que el 2017 plantea retos frente a la inseguridad, violencia y corrupción que vive el país, así como a la democracia y al modelo económico que ha fracasado a nivel mundial.

Sergio Aguayo opinó que el 2016 debe ser visto como un “parteaguas” y consideró que el 2017 puede ser un año en el que se pase de “la protesta a la propuesta“.

Durante la Mesa Política de Aristegui Noticias, comentó “para mí el 2016 es un año en el cual las sociedades del mundo entero se dieron cuenta de la magnitud de los retos y empezó y se aceleró una discusión muy intensa sobre los modelos de organización política y económica y también sobre lo que se puede hacer, lo que se debería hacer, es uno de esos años, 2016, parteaguas en los cuales se renueva la agenda“.

“En el caso de México me parece que ha sido evidente que la sociedad desde diferentes ámbitos está decidida a involucrarse en los asuntos públicos”, dijo.

El académico del Colegio de México recomendó que el próximo año como sociedad es importante hacer sentir nuestra presión a la clase política a fin de empujar soluciones, “es decir ese tránsito de la protesta a la propuesta”. Y sintetizó “2016 un año para identificar los problemas, 2017 un año para hacer sentir nuestras opiniones y evitar que sigan saqueando y maltratando a nuestro país”.

Por su parte, Lorenzo Meyer destacó que a nivel internacional está el resurgimiento de Rusia como potencia con gran influencia en Medio Oriente y el parecido de lo que se está viviendo en Alepo, con Stalingrado en la Segunda Guerra Mundial.

“2016 es ver en vivo y en directo algo que se parece mucho a Stalingrado en la segunda guerra mundial, la destrucción de una de las grandes ciudades de Siria de una manera brutal sin que nadie pudiera desde el exterior hacer algo por detener esa salvajada, no hay mucha diferencia entre Stalingrado y Alepo en materia de destrucción, por otro lado”, manifestó.

El historiador comentó: “quién lo iba a decir hace un año o dos años tú no hubieras apostado porque Rusia recuperaría esa fuerza tan evidente ahora, una fuerza que es la otra cara de la dureza que usaron los rusos en esa región del mundo“.

A nivel nacional destacó el tema económico y el contraste con lo que se vio a principios del sexenio, “2012, 2013 fue el año del retorno del PRI y en el cual fue posible que Peña Nieto pusiera a comer de la mano a los tres partidos, es el momento en que se dice está moviendo a México, salvando a México; 2016 es el contraste donde cada vez más lo de Iguala junto con las otras problemáticas no resueltas en México van poniéndonos la otra cara del gobierno del PRI, y lo que deja el 2016 es una herencia en inseguridad, en corrupción“.

Destacó que en materia económica la transformación de Pemex no cumplió lo prometido de que iba a reavivar la economía, “esto está yéndose cada vez más abajo, la herencia del 2016 es que el 2017 va a ser un año de muy poco crecimiento económico (…) entonces además de la inseguridad, de la corrupción, está el hecho evidente de que nuestra economía está funcionando muy mal”.

Finalmente propuso que como sociedad se promueva el diseño de un modelo económico que responda a las nuevas condiciones en las que nos encontramos.

Denise Dresser, por su parte, coincidió que este 2016 fue a nivel nacional el año de la corrupción. “El año de los gobernadores y la latitud que descubrimos ejercen sobre el presupuesto, sobre los recursos que manejan y cómo lo han hecho a su libre albedrío, fue el año de Duarte, tanto en Veracruz como en Chihuahua, fue el año de Guillermo Padrés, el año de Roberto Borge y lo que esos casos revelaron es cómo la democratización de México no ha implicado menos corrupción sino más corrupción en una paradoja trágica”.

La tranza es el enemigo público número uno y creo que la sociedad civil se ha dado cuenta de ello, coincido con Sergio en que así como 2016 fue el año de la corrupción, 2016 fue también el año de los ciudadanos que comenzaron a rebelarse contra ella”, abundó, aunque admitió que aún falta mucho por hacer.

A nivel internacional, opinó que “ha sido el año de la democracia en peligro“. La académica del ITAM dijo que este año vimos un contragolpe al capitalismo, “el exacerbamiento de guerras étnicas, nacionalismos que considerábamos superados que regresan de vuelta el año de las grandes migraciones y el efecto que han tenido sobre Europa, un rechazo en países como Hungría, Polonia, incluso Alemania, uno de los últimos bastiones que queda de la democracia liberal.

Finalmente. opinó que para el próximo año es importante hacer notar el disenso, “la oportunidad de resistir es lo que inaugura el 2017″. 





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]